Niños amenazados por malnutrición a causa de cuarentenas

El Programa Mundial de Alimentos destacó el impacto negativo en la nutrición de la ausencia a escuelas, donde muchos menores reciben su único alimento del día

40

ROMA, mayo 20.— Unos diez millones de niños en todo el mundo pueden padecer de desnutrición aguda como una complicación derivada de las cuarentenas por la Covid-19, alertó este miércoles el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Según estimaciones del PMA, el número de infantes que sufren de esta forma de malnutrición potencialmente mortal podría aumentar en un 20 por ciento como resultado de la pandemia.

Destaca que este número es resultado de la inseguridad alimentaria mundial y que los impactos del cierre de las instalaciones de salud aumentarán aún más las tasas.

Esta situación les dejaría a un paso de morir de hambre, indicó el organismo. Obtener una nutrición adecuada hoy determinará si las consecuencias de Covid-19 para los niños se sentirán durante meses, años o incluso décadas, dijo Lauren Landis, directora de Nutrición del Programa.

En su página web oficial, el PMA explicó que la pandemia está teniendo un efecto ruinoso en las familias vulnerables que dependen de un salario diario o una remesa, lo que se evidencia luego en el acceso a alimentos y en la nutrición.

Los bloqueos relacionados con la COVID-19 y las restricciones de movimiento están socavando severamente los medios de vida, exacerbando las amenazas existentes como conflictos y sistemas de salud débiles, lo que hace que sea especialmente difícil para las familias de las naciones más pobres pagar una dieta nutritiva, agrega.

Simplemente el hecho de no asistir a clases afecta la nutrición de 370 millones de niños cuya única comida del día es la que reciben en sus centros de estudio, detalla Telesur.

«Cuando no la reciben, pasan hambre y están en peligro de enfermarse, abandonar la escuela y perder la mejor oportunidad de escapar de la pobreza», dice un comunicado del PMA.

Henrietta Fore, directora de Unicef, argumentó que para muchos niños, la escuela es la única forma de acceder a la seguridad, a los servicios de salud y a la nutrición.

«A menos que actuemos de inmediato ampliando servicios vitales para los niños más vulnerables, las devastadoras repercusiones de la Covid-19 durarán décadas», aseveró.​​​​​​​

En respuesta a un informe reciente del Secretario General de Naciones Unidas, en el que ponía de manifiesto la cantidad de niños que habían dejado de recibir las comidas escolares, el PMA y Unicef trabajan con los Gobiernos para ayudar a los niños que no están yendo a la escuela durante la crisis.

Para apoyar esta iniciativa la Unicef y el PMA destinaron 600 millones de dólares. En colaboración con la Unesco, realizarán un esfuerzo mundial para garantizar que los niños sigan estudiando a pesar de las interrupciones ocasionadas por la Covid-19.

La desnutrición aguda es causada por el consumo inadecuado de alimentos o enfermedades, o ambas, lo que resulta en una pérdida de peso repentina que, si no se trata, puede provocar la muerte.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.