martes, julio 14, 2020
Enlace externo

El jazz, una música nacida de la resistencia

Noticias populares

La cabra siempre tira al monte. Las entrañas fascistas de Jorge Verstrynge.

Uno de los efectos colaterales de las elecciones francesas en nuestro país, es que han contribuido a que muchos...

El Ministerio del Interior alemán define al coronavirus como «falsa alarma global» en un informe filtrado a la prensa

El gobierno alemán y los principales medios de comunicación han quedado en estado de shock después de que desde...

Bielorrusia se negó al chantaje: no impuso el confinamiento a cambio de los préstamos del Fondo Monetario Internacional

Lo mismo que Suecia, Bielorrusia ha sido de los pocos países del mundo que tampoco ha caído en la...

Gilad Atzmon. Soy un artista de jazz, he dedicado toda mi vida adulta al estudio de la música y la cultura negra americana. El jazz es ciertamente la más importante y probablemente la única contribución americana significativa a la cultura mundial. La pregunta que sigue es: ¿dónde está el jazz negro americano ahora? ¿Por qué los negros americanos han perdido interés en su propia creación fantástica…

Una respuesta es que el jazz nació de la resistencia. Fue impulsado por el desafío al “sueño americano“: en lugar de buscar a Mammon, la riqueza y el poder, nuestros padres fundadores del arte negro americano sacrificaron sus vidas por la belleza. Literalmente se suicidaron en busca de nuevas voces, nuevos sonidos, nuevos colores, nos dejaron un gran legado pero sus hijos se trasladaron a nuevos campos artísticos como el Hip Hop y el Rap.

Para la gente que hizo el jazz y lo convirtió en una forma de arte, la música era un espíritu revolucionario. Para Bird, Now’s the Time significaba que el momento estaba maduro para el cambio social. Para John Coltrane, “Alabama” fue la respuesta apropiada a la bomba KKK de la Iglesia Baptista que mató a cuatro niñas afroamericanas.

Cuando el jazz tenía sentido, no era el lenguaje de la victimización, sino todo lo contrario; el jazz era un mensaje de desafío: todo lo que puedas hacer, nosotros los negros podemos hacerlo mejor. Y esto era cierto, nadie podía hacerlo mejor que Trane, Bird (Charlie Parker), Miles, Elvin, Sonny, Blakey, Duke, Ella y tantos otros. Estos artistas nunca pidieron dinero de Wall Street, nunca pidieron a nadie que se uniera a su lucha: en cambio, nos hicieron rogar por su belleza, su arte y su espíritu para iluminarnos y liberarnos.

La “élite” americana no tardó mucho en entender que el jazz era el mejor embajador de América en el mundo. Y todo esto sucedió en un momento en que los americanos negros estaban siendo sometidos a medidas de apartheid, especialmente en los estados del sur. Sería razonable creer que fue la transformación del jazz en “la voz de América” lo que se convirtió en un factor enorme en la liberación de los negros en el sur.

Tristemente, el jazz perdió su alma hace una década o dos. Pasó de ser la voz de la resistencia a lo que gradualmente se convirtió en un “asunto académico”, un “sistema de conocimiento, de saber”. Hoy en día, muchos jóvenes músicos de jazz son “estudiantes graduados de estudios artísticos”. Pueden ser rápidos, muy técnicos y sofisticados, pero tienen muy poco que decir y, en la mayoría de los casos, incluso prefieren no decir nada en absoluto. Algunos podrían pensar que decir algo desafía sus “objetivos artísticos”, desdibujando la distinción entre el arte y la política… Me temo que se equivocan. Si el jazz va a ser una forma de arte significativa, mejor que sea revolucionario en su núcleo. El jazz es, por encima de todo, el sonido de la libertad.

Durante un tiempo, hemos sido testigos del deterioro del jazz contemporáneo en un ejercicio técnico sin sentido. El jazz nos golpeó en la cara. ¿Esta caída artística anticipó el colapso de la civilización americana y su imagen anunciada como una “sociedad libre“?

¿Por qué murió el jazz? Porque los negros americanos perdieron interés en su forma de arte original. ¿Por qué perdieron el interés? Esencialmente porque su arte, como todos los demás aspectos de la cultura americana, las finanzas, los medios de comunicación, la mente y el sueño, han sido ocupados.

Junto con otros artistas de jazz y humanistas, odio el racismo en todas sus formas, pero soy de los que quieren que las culturas celebren sus síntomas, quiero ver a los alemanes filosofar y componer sinfonías de nuevo. Quiero ver a la gente celebrar su cultura única en la medida en que no lo hagan a expensas de los demás u oprimiéndolos. Más que nada, quiero ver a los negros sentirse orgullosos de lo que son. Quiero que nos guíen una vez más por el camino de la belleza que ellos y tantos otros nos han presentado. Espero de todo corazón que la América negra nos de un joven Coltrane, un pájaro recién afilado (Charlie Parker), la próxima Sarah Vaughn y un nuevo personaje como Miles [Davis].

Quiero ver a los artistas negros americanos hipnotizarnos con su talento, celebrar su grandeza. Quiero volver a verlos como los embajadores americanos que fueron una vez, en lugar de ser las víctimas de los abusos de los Estados Unidos. Creo que en lugar de enviar soldados americanos para supuestamente liberar a otros pueblos en las guerras imperialistas de los nuevos policías americanos, ha llegado el momento de que América se libere a sí misma.

https://gilad.online/writings/2020/6/5/liberating-the-american-people

DEJA UNA COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: