Ucrania recorta las pensiones y envía a los ancianos a mendigar por las calles

Noticias populares

La situación en Donbass ha cambiado drásticamente en caso de un ataque de Ucrania

Hoy en día Ucrania no podrá atacar las repúblicas de Donbass con impunidad porque más de 300 mil ciudadanos...

Ángeles Maestro: “Las vacunas fiables son la cubana, la rusa y la china”

Lo que quiero decir en relación a las vacunas, con la pandemia del coronavirus, lo hago desde posiciones profesionales...

WhatsApp the USA

Nahir González*.— WhatsApp es una de las redes sociales más usadas en el mundo y ha cambiado recientemente sus...

Hace seis años, para dar el Golpe de Estado fascista, el imperialismo y sus sicarios distribuyeron en Kiev fotos de jubilados alemanes felices. Desde entonces tres devaluaciones de la moneda han reducido las pensiones a una tercera parte.

Además, en Ucrania las pensiones tienen los mismos problemas que otros países capitalistas, pero multiplicados. A partir del próximo año, decenas de miles de ancianos se quedarán sin medios de subsistencia. Como resultado, muchos abuelos mendigos aparecerán en las calles y otros simplemente tendrán que morirán en sus casas, si es que las tienen.

Este sombrío escenario se estableció en Ucrania ya en 2017 como parte de la reforma de las pensiones, que preveía el aumento de la edad de jubilación y la duración de la vida laboral necesaria para un merecido descanso.

Hasta hace poco los ancianos cobraban una pensión social cuando no habían cotizado un número suficiente de años. La pensión era irrisoria en comparación con los precios de los alimentos, las medicinas y los servicios públicos. Actualmente son 1.720 jrivnias (unos 51 euros), pero incluso para obtener esas migajas deben cumplir ciertas condiciones, como habitar en una casa de menos de 21 metros cuadrados por persona.

El gobierno estableció que esa regla era una medida temporal, válida hasta el 1 de enero de 2021. Como consecuencia, más de 75.000 ucranianos que reciben la pensión social, la perderán, a pesar de que muchos de ellos han trabajado en el pasado, pero sin estar de alta a causa del desplome de la URSS, la desindustrialización y el cierre de empresas.

El número de jubilados en esa situación aumentará cada año. Hoy en día hay jubilados porque la generación soviética tenía cotizaciones anteriores a 1990. La siguiente generación no tendrá ningún ingreso.

Hoy sólo cotizan 11 de los 22 millones de trabajadores. El resto carecen de alta o son emigrantes. Tendrán que vivir bajo los puentes y mendigar en los vertederos de basura, si no hay parientes que se hagan cargo de ellos.

Quiebra del fondo público de pensiones

En la actualidad, el déficit del fondo público de pensiones asciende a más de 200.000 millones de jrivnias, un agujero que se rellena con el presupuesto del Estado.

El Primer Ministro Denis Chmygal ya ha confesado que en un futuro próximo dejarán de pagar las pensiones pero, como en otros países, echan la culpa a la demografía.

El Vicepresidente de la Federación de Sindicatos, Aleksandr Shubin, considera que dentro de cinco años Ucrania ya no podrá pagar las pensiones.

La exención de visado y el cierre masivo de empresas ha convertido a millones de ucranianos en emigrantes. Alrededor de 8 millones de trabajadores ucranianos trabajan fuera de su país y sus empresarios no cotizan al fondo de pensiones ucraniano, sino al polaco o al italiano.

Los fondos privados de pensiones son víctimas del saqueo

Como alternativa está la privatización de los fondos de pensiones. Si quieres una pensión, la contratas por tu cuenta. En Ucrania funcionan 64 fondos privados de pensiones que, además de fracasar, se han ganado la desconfianza de los trabajadores.

En realidad, los fondos privados de pensiones son bancos que ofrecen depósitos a largo plazo con pago en 20-30 años, pero nadie se fía de ellos. En Ucrania un banquero puede vaciar todos los depósitos de sus clientes en uno o dos años. Periódicamente en las calles de Kiev aparecen piquetes de ahorradores engañados.

En 2007 el Banco Nacional de Ucrania (BNU) creó un fondo de pensiones para sus trabajadores al que transfirieron el 3 por ciento de sus salarios para recibir una pensión complementaria en el futuro. El BNU invirtió esos fondos en acciones de empresas cuyo valor se esfumó completamente un año después del Golpe de Estado de 2014. El agujero es de unos 1.000 millones de jrivnias y 13.000 trabajadores no cobrarán el complemento de su pensión.

Fue un atraco en toda regla.

https://ukraina.ru/exclusive/20201120/1029686992.html

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: