La Marea Blanca vuelve a la calle: “Estos políticos no son gestores públicos, serán ejecutivos empresariales”

Publicado:

El movimiento ha cargado contra la gestión de la pandemia del Gobierno de la Comunidad de Madrid por haber "deteriorado el sistema actual de salud derivando millones de euros de dinero público a entidades privadas".

Noticias populares

«Después de un año de pandemia: más ineptitud, más privatización y más corrupción en vacunación». Este es el mensaje que ha corrido como la pólvora en multitud de grupos de mensajería instantánea para convocar a la manifestación que este domingo ha recorrido el centro de Madrid y a la que han acudido en torno a 5.000 personas. Desde el inicio de la marcha, en el Paseo del Prado, los asistentes no han dejado de corear consignas como «queremos ser pacientes, no clientes» y «la sanidad no se vende, se defiende».

Casi una hora y media después del comienzo, la cabecera ha llegado a la Puerta de Alcalá. Ese ha sido el lugar escogido por los integrantes de la Marea Blanca (organizaciones sociales, sindicales y políticas) para que a las 13:30 y bajo un sol primaveral los convocantes leyeran su manifiesto. El acrónimo «lucha por tu salud» ha presidido por unos minutos el emblemático enclave. Algunos manifestantes, luciendo cada uno una letra del mensaje, han ido desfilando ante el micrófono para reclamar la reversión de la privatización de la sanidad en la Comunidad de Madrid y más fondos para la sanidad pública.

Un ‘ninot’ que parodia a la presidenta de la Comunidad de Madrid durante la protesta de la Marea Blanca de este domingo en Madrid. — Guillermo Martínez

Los organizadores, además, han tildado de «desastrosa» la gestión del Gobierno de la Comunidad de Madrid por haber «deteriorado el sistema actual de salud derivando millones de euros de dinero público a entidades privadas, con una intolerable y errática campaña de vacunación y sometiendo a sus profesionales a un estrés y una presión permanentes». Cuando se cumple un año de la declaración del estado de alarma, la Marea Blanca recalca que las medidas del Ejecutivo madrileño son «el mayor ataque a la salud, tanto individual como colectiva, de toda nuestra historia reciente».

Carmen Esbrí, portavoz de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública (Medsap), ha recalcado a Público que «aprovechando la coyuntura de la pandemia se están gestionando concesiones y privatizaciones sin nadie de por medio que las pueda regular y sin que vayan a parar a lo que realmente la sociedad persigue, que es un control muy ordenado de los servicios públicos que deben estar gestionados de forma directa por la Administración, ya que todo lo demás provoca que el dinero vaya a otros cometidos».

«Denunciamos la construcción del hospital-hangar del Isabel Zendal y cómo se ha disparado el traslado forzoso de sanitarios»

Ella dirige sus palabras a la actuación de la Comunidad de Madrid, gestionada por Isabel Díaz Ayuso: «Denunciamos la construcción del hospital-hangar del Isabel Zendal y cómo se ha disparado el traslado forzoso de sanitarios, además de que los pacientes no se encuentran en un lugar en el que se cumplan todos los requisitos que consideramos que debe tener un hospital».

La seguridad sanitaria ha sido una constante durante la marcha. Algunos encargados de la misma se han afanado en recordar a los manifestantes la obligación de respetar la distancia de seguridad y caminar en filas marcadas por las líneas de los cuatro carriles de la carretera.

«Compañeros, no podemos ir en pareja», le ha dicho Julio González, uno de los encargados de la seguridad a dos asistentes: «Dicen que son convivientes, pero aunque lo sea es obligatorio caminar separados», ha comentado a Público.

La llegada de la marcha a la Plaza de Cibeles no ha dejado indiferentes a los asistentes, quienes han gritado «menos banderas y más enfermeras». La céntrica fuente siempre está flanqueada por una decena de banderas rojigualdas.

Protesta de la Marea Blanca en Madrid este domingo. — Guillermo Martínez

Pequeños carteles reclamando que la vacunación se efectúe mediante el sistema público de salud también se han dejado ver en el recorrido. En este sentido, desde la Medsap exponen que «sabiendo que iban a venir las vacunas y cuáles eran nuestros recursos públicos, como la atención primaria, la más capacitada para efectuar la vacunación, no se ha hecho ningún trabajo de planificación y se va improvisando día a día», en términos de Esbrí.

Ella misma también se refiere al binomio salud pública–economía, y critica que en la Comunidad haya primado más la segunda: «Sacan adelante un programa orientado a la salud de la economía, que es muy importante, pero siempre secundaria a la salud de la ciudadanía». Según la portavoz, en algunos lugares han apreciado «corrupción» a la hora de distribuir las vacunas al mismo tiempo que los profesionales encargados de administrarlas reciben las instrucciones el propio día de vacunación: «El caos es su fundamente para seguir machacándonos con las bondades de la sanidad privada».

Un año después todo sigue igual

La situación actual en la Comunidad presidida por Ayuso se sigue pareciendo mucho a la de hace un año, justo cuando se cumple el primer aniversario del estado de alarma: «No se ha reforzado el personal sanitario, los centros de salud están prácticamente inutilizados para cuestiones como las enfermedades comunes y crónicas, el personal se encuentra extenuado tras pasar por tantas fases de pandemia en unas situaciones tremendas, incluso algunos tiene alterada su salud mental al haber tomado decisiones que excedían de sus capacidades humanas. Por otra parte, aquí nunca han potenciado a los rastreadores y las urgencias de los centros de salud siguen cerradas, provocando colapsos en los hospitales», relata Esbrí.

«¿Qué hacen estos señores con el dinero que tiene que ir a los ciudadanos? ¿Lo utilizan para cumplir sus sueños neoliberales?»

«¿Qué hacen estos señores con el dinero que tiene que ir a los ciudadanos? ¿Lo utilizan para cumplir sus sueños neoliberales? Estos políticos no son gestores públicos, serán ejecutivos empresariales, pero eso no es lo que paga la ciudadanía. Necesitamos personas que administren de forma eficiente unos servicios públicos que nos ha costado mucho conseguir y que ahora están destrozando», reflexiona la portavoz. El expediente privatizador en la Comunidad de Madrid viene de largo: «A esto hemos llegado tras un largo goteo impenitente desde que el PP lleva gobernando en la Comunidad, más de 20 años en los que de una manera subliminal ha ido privatizando. Privatizar, por absurdo que parezca, es destruir la democracia, pues los bienes comunes deben responder al pueblo soberano».

Madrid, a contracorriente

Aunque la Comunidad de Madrid finalmente cerrará para la festividad de San José y la Semana Santa, su negativa a efectuar el cierre ha protagonizado el debate entre comunidades autónomas: «Venden que se puede salir de Madrid, saltarse las normas que aceptan todas las demás comunidades, porque lo único que les importa es el negocio, pero ese negocio es pan para hoy y hambre para mañana», expresan desde la Medsap.

Respecto a la vacunación, Esbrí comparte ciertas dudas: «Nosotros no confiamos en lo que están haciendo en el Wanda. Es como vacunar a las ovejas. No hay un control sanitario en el que se sepa tu historial clínico. Nos genera mucha inquietud porque no nos consta que estas vacunaciones estén controladas por Atención Primaria. No es lo mismo que vayas a tu centro de salud en donde te vacuna tu profesional de medicina o enfermería, quienes tienen recursos para paliar cualquier problema que se pueda producir, que hacerlo en medio de un campo de fútbol. Nos genera muchísima incertidumbre y nos parece un desastre. Esa es la ineptitud provocada por la idea de que quieren salvar la semana santa, el verano, el turismo, los bares… ¿pero cuándo van a salvar a las personas?», se pregunta la portavoz.

Así pues, la manifestación que ha discurrido en el madrileño eje de Paseo del Prado – Puerta de Alcalá ha concluido con la lectura de un manifiesto en el que los convocantes han denunciado «los años de recortes sin freno, la excusa para derivr a la privada», ya que desde su perspectiva así es la tónica general en la Comunidad de Madrid. «Gobierne quien gobierne la sanidad se defiende y «sanidad pública» han sido los cánticos coreados una vez finalizada esta jornada reivindicativa en el centro de la capital.

Fuente: Público

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias