Evidencia muestra que Sodoma y Gomorra quizás fueron destruidas por una “bola de fuego cósmica”, no por fuego y azufre

Publicado:

Noticias populares

 

La identificación de metales fundidos, incluidos hierro y sílice, en muestras de suelo y sedimentos, aportó más pruebas. El asentamiento habría albergado a la temprana civilización, durante miles de años. En ese momento era diez y cinco veces más grande que Jerusalén y Jericó, respectivamente.

“Creo que uno de los principales descubrimientos es el cuarzo impactado. Estos son granos de arena que contienen grietas que se forman solo bajo una presión muy alta. Hemos extraído cuarzo de esta capa. Eso significa que hubo increíbles presiones involucradas para golpear los cristales de cuarzo. El cuarzo es uno de los minerales más duros. Es muy difícil conmocionarlo”, explica Kennett.

La bola de fuego también explica las inusualmente altas concentraciones de sal en la capa del sótano, que alcanzó el 25% en algunas muestras. “La sal fue arrojada debido a las altas presiones del impacto”, agregó.

Se cree que el meteoro se fragmentó al entrar en contacto con la atmósfera terrestre. “Y puede ser [que] el impacto golpeara parcialmente el Mar Muerto, que es rico en sal”, dice Kennett. Redistribuyó cristales ricos en sal de las costas locales del Mar Muerto, acabando con otras comunidades de la región. Es posible que hayan incluido la ciudad bíblica de Jericó, que sufrió una violenta destrucción al mismo tiempo.

Se cree que la alta salinidad del suelo ha desencadenado la “Tardía Brecha de la Edad de Bronce”, en la que las ciudades locales fueron abandonadas. La población bajó de decenas de miles, a tal vez unos cientos de nómadas. En estos terrenos anteriormente fértiles, no podía crecer, lo que obligó a las personas a abandonar el área durante cientos de años. La evidencia del reasentamiento de Tall el-Hammam y las comunidades cercanas, aparece nuevamente en la Edad del Hierro, aproximadamente 600 años después de la repentina devastación de las ciudades.

Tall el-Hamman ha sido el foco de un debate en curso, sobre si podría ser la bíblica ciudad de Sodoma. En el libro del Génesis del Antiguo Testamento, Dios destruyó a Sodoma y Gomorra, “por lo malvados que se habían vuelto sus habitantes”. Un habitante, Lot, fue salvado por dos ángeles que le dijeron que huyeran y que no miraran hacia atrás mientras huían, pero la esposa de Lot se volteó y se convirtió en una estatua de sal. Mientras tanto, cae del cielo, fuego y azufre; varias ciudades fueron destruidas; de los fuegos se originó un espeso humo; los habitantes de la ciudad murieron y los cultivos de la zona fueron destruidos en lo que parece un relato de un testigo ocular, de un evento de impacto cósmico.

“Todas las observaciones expresadas en el Génesis son consistentes con una bola de fuego cósmica, pero no hay pruebas científicas de que esta ciudad destruida sea de hecho la Sodoma del Antiguo Testamento”, dice Kennett. La roca espacial se precipitó a través de la atmósfera y explotó sobre la antigua ciudad, explicó.

Los investigadores creen que el desastre generó una tradición oral que inspiró el relato descrito en el Libro del Génesis. También puede haber llevado a la historia de la quema de Jericó, del Libro de Josué del Antiguo Testamento. “Es un área de increíble importancia cultural. Es donde se desarrolló gran parte de la temprana complejidad cultural de los seres humanos”, añadió Kennett.

Los hallazgos fueron publicados en la revista Scientific Reports.

El escritor de South West News Service, Mark Waghorn, contribuyó a este informe.

Traducido desde el inglés por Aporrea.org

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias