El mercado negro de oro: todo pasa por Dubai

Publicado:

Noticias populares

Desde su creación en 2003, el sistema internacional de certificación de diamantes del Proceso de Kimberley (PK) ha contribuido a reducir la presencia de “diamantes de sangre” en el comercio mundial de diamantes. Por desgracia, otros productos mineros siguen provocando abusos de los derechos humanos o cuestan a los países productores miles de millones de dólares cada año.

La cuestión es aún más delicada para productos como el cobalto o el coltán. Utilizados en las baterías de iones de litio y en nuestros smartphones, están en el punto de mira por las condiciones que rodean su extracción en la RDC, entre la violencia habitual de los grupos armados y los riesgos que corren los mineros artesanales.

El oro es una de las materias primas más citadas cuando se trata de explotación ilegal o contrabando. La minería y el comercio del oro gozan de una relativa indiferencia respecto a las fuentes y métodos de suministro. Los informes muestran regularmente la pérdida de ingresos que representa el contrabando para los países productores donde la explotación ilegal es abundante, principalmente los países africanos.

La minería artesanal y de pequeña escala está en el origen de los miles de millones de dólares que pierden cada año los Estados africanos en el sector del oro. En 2017, por ejemplo, la mayor parte de la producción de oro artesanal y a pequeña escala en Mali, Burkina Faso y Níger se seguía exportando ilegalmente, según un informe de la OCDE. Al precio del metal amarillo en ese momento, esto supuestamente valía más de 2.000 millones de dólares. Sólo Malí pierde 15 toneladas de oro exportado ilegalmente cada año, lo que supone unos 900 millones de dólares a los precios actuales del oro.

En su informe “Gold Trafficking from Conflict Zones”, publicado en febrero de 2021, la ONG estadounidense The Sentry informaba de que cada año salen ilegalmente de los países de África Central y Oriental cantidades de oro por valor de 4.000 millones de dólares. Las cifras proporcionan una estimación de las sumas que los estados afectados podrían recuperar si toda esta producción exportada ilegalmente pasara por los canales formales. Reservas de divisas, impuestos a la exportación, etc. Desgraciadamente, la porosidad de las fronteras nacionales y los centros internacionales de comercio de oro, poco rigurosos en cuanto al origen del metal amarillo, siguen alimentando el contrabando.

Es menos conocido que Burj Jalifa, el zoco del oro de Dubai, es el destino inicial del oro que sale de contrabando de Sudán, Burkina Faso, la RDC y todos los demás productores africanos. El caso de Sudán, cuya producción es esencialmente artesanal, es bastante ilustrativo del lugar que ocupa Dubai en el negocio del contrabando.

“La mayor diferencia de valor entre lo que Sudán dice exportar y lo que sus socios comerciales dicen importar está en el comercio con los Emiratos Árabes Unidos”, afirma Lakshmi Kumar, de la ONG estadounidense Global Financial Integrity.

Las importaciones de oro de Emiratos Árabes Unidos procedentes de África pasaron de 67 toneladas en 2006 a 446 toneladas una década después, con un valor total de 15.100 millones de dólares. En 2016 el país incluso superó a China, el mayor importador de oro de África durante 2015, al importar casi el doble de los 8.500 millones de dólares de oro adquiridos por el país asiático. El estudio publicado en 2019 constata una discrepancia de 3.900 millones de dólares entre lo que Emiratos Árabes Unidos afirma haber importado de 21 países africanos y lo que esos países han exportado oficialmente al país del Golfo.

En febrero de este año el citado informe Sentry volvía a presentar a Emiratos Árabes Unidos como el principal destino del oro de contrabando exportado desde África, antes de ser transportado a otros mercados internacionales. “Es probable que las empresas de electrónica, joyería, automoción y servicios financieros compren oro procedente de las zonas de conflicto y riesgo de la República Centroafricana (RCA), la República Democrática del Congo (RDC), Sudán y Sudán del Sur a través de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), especialmente en Dubai”, afirma el informe.

En un nuevo informe publicado a principios de noviembre, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) denuncia esta falta de trazabilidad centrándose en Suiza. El país de los relojes y los lingotes de oro enterrados en las cajas fuertes de sus numerosos bancos es acusado de ser un participante pasivo en la falta de transparencia del comercio mundial de oro, debido a la escasa regulación. Entre el 50 y el 70 por ciento del oro mundial se refina en Suiza. Si bien es cierto que una parte de este oro ha seguido una ruta fácilmente identificable, ya que procede directamente de varios países africanos que no disponen de refinerías para procesar el metal por sí mismos, las autoridades suizas pueden desempeñar un papel más importante con respecto a la otra parte que ha tomado caminos dudosos.

“A pesar de su dependencia de este metal precioso, los relojeros, los joyeros y los consumidores finales siguen desconociendo en gran medida los riesgos asociados a la cadena de suministro del oro”, afirma Mark Pieth, profesor emérito de la Universidad de Basilea.

Ante el creciente número de acusaciones formuladas en los últimos años por ONG como Global Witness y Swissaid, Suiza ha tomado algunas medidas. El país ha decidido publicar estadísticas separadas para el oro refinado y el extraído a partir del 1 de enero de 2021. Esta distinción permitirá conocer la cantidad de oro procedente directamente de las minas (artesanales e industriales) para mejorar la trazabilidad. Tras haberla iniciado en Suiza, la Secretaría de Estado de Economía espera que esta nueva clasificación arancelaria se aplique en todo el mundo de aquí a 2027.

Sin embargo, como mayor exportador e importador de oro del mundo, la aplicación de esta medida ya es un paso en la dirección correcta, si es que realmente conduce a normas más estrictas para la procedencia del oro extraído. Esto implicaría, por ejemplo, métodos de identificación como el desarrollado por la refinería suiza (de propiedad japonesa) Metalor, en colaboración con la Universidad de Lausana.

En concreto, una tonelada de oro procedente de una mina artesanal de la RDC que el importador hace pasar por oro extraído de una mina industrial ya conocida en Malí, por ejemplo, sería detectada automáticamente.

Denominada “Pasaporte Geoforense”, la herramienta presentada el pasado mes de marzo tiene la ventaja de eliminar las deficiencias de un sistema basado en el cumplimiento, las auditorías, las administraciones locales, en un entorno no exento de corrupción. Mediante el análisis identifica una firma única similar al ADN para cada mina de oro. En la práctica, una tonelada de oro procedente de una mina artesanal de la RDC que el importador hace pasar por oro de una mina industrial conocida de Malí, por ejemplo, se detectaría automáticamente.

Casi dos décadas después de su puesta en marcha, el Proceso de Kimberley afirma ahora que garantiza la trazabilidad de más del 99 por ciento de los diamantes comercializados oficialmente en el mundo. Aunque las ONG siguen observando varias deficiencias, el éxito de esta iniciativa demuestra que el control del abastecimiento responsable de minerales depende de los esfuerzos concertados de todos los agentes implicados. Por lo tanto, para ser eficaces, las medidas iniciadas por Suiza, así como las diversas normas que rigen la trazabilidad del oro, deben aplicarse a escala mundial. Esto requiere un mayor esfuerzo por parte de Emiratos Árabes Unidos, pero también unas normas más vinculantes para los consumidores del metal comercializado en Dubai, es decir, las grandes casas de lujo (joyeros, relojeros, empresas tecnológicas e inversores que compran monedas y lingotes de oro). También exige que se incorporen normas de abastecimiento responsable como las de la London Bullion Market Association (LBMA).

Estos esfuerzos complementarán los ya realizados a nivel local por los países afectados por el contrabando. Para animar a los mineros artesanales a utilizar los canales oficiales, las autoridades de varios estados africanos les ofrecen ahora licencias mineras para operar legalmente. También se están creando centros de compra de oro con precios más cercanos a los oficiales y se están poniendo en marcha mecanismos para controlar la producción artesanal. Uno de estos mecanismos es el proyecto “Fair Gold”, cuyo objetivo es crear una cadena de suministro responsable para el oro artesanal en Costa de Marfil. En septiembre de 2020, Impact, la organización que dirige el mecanismo, realizó el seguimiento de un lingote de oro de 755 g producido por una cooperativa de Costa de Marfil desde el emplazamiento de la mina hasta un refinador reconocido por la LBMA.

Emiliano Tossou — https://www.agenceecofin.com/dossier/1911-93312-negoce-mondial-de-l-or-comment-dubai-prive-les-producteurs-africains-d-une-partie-de-la-manne-aurifere

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: