El asesinato del niño que vendía botellines de agua a la puerta del campo de refugiados

Publicado:

El periódico israelí Haaretz acaba de publicar (*) una crónica estremecedora del asesinato de Mahmud Samudi, un niño palestino de 12 años cuando vendía botellines de agua a la puerta del campo de refugiados de Jenín para ganarse unas pocas monedas.

Noticias populares

El 28 de septiembre, durante una redada del ejército israelí, un jeep blindado se detuvo frente a él y un soldado que iba dentro empezó a disparar. Samudi resultó gravemente herido y murió dos semanas después en el hospital de Ramallah. Es el palestino más joven asesinado en Jenín este año.

Su familia vive al oeste del campo de refugiados. El patio de la casa de tres plantas de la familia está lleno de plantas y flores. Una foto del niño cuelga en la pared exterior cerca de la entrada. Un hombre con chándal negro lleva barba de luto y un colgante en su cuello muestra una foto del fallecido. Es el afligido padre, Mohammed, de 43 años. Junto a él se sienta su hermano, el tío afligido, Abdu, un obrero metalúrgico de 41 años que habla hebreo con fluidez. En esta casa hay mucho dolor pero no hay lágrimas.

Es temporada de aceitunas. A lo largo de todas las carreteras del norte de Cisjordania, las familias están en sus olivares -es la única parte de Cisjordania donde no hay colonos israelíes- y las escenas son impresionantes.

El afligido padre de Mahmud, también trabajaba hasta hace poco con sus hijos en la cosecha de aceitunas, pero no en las tierras de Al Yamun, sino en Givat Yoav, en los Altos del Golán. Estaba allí, trabajando en los olivares israelíes, cuando recibió la terrible noticia de que su hijo pequeño había resultado gravemente herido. Dormía en una tienda improvisada cerca de Tiberíades, en un espacio reservado para ellos por el patrono judío.

Mohammed y su esposa Amani, de 38 años, tenían cuatro hijos y una hija. Mahmud era su cuarto hijo. Nureddine, de 4 años, es el más joven. Está sentado en el regazo de su padre. ¿Dónde está Mahmud? Nureddine señala el colgante en el cuello de su padre y permanece en silencio. Lo único que le ha dicho su padre es que Mahmud se ha ido al cielo, una bonita forma de explicar a un niño de 4 años que un soldado de 19 años disparó y mató a un niño de 12 años, hirió a cuatro adolescentes y luego se marchó a toda velocidad.

Ahmed, el hijo de 15 años de la familia, nos sirve el café en silencio. El 9 de septiembre salió de casa con su padre y otro hermano, Jalil, de 21 años. El plan era que los tres volvieran a casa tras un mes de trabajo a principios de octubre. Tenían permisos de trabajo. El padre hablaba con Mahmud por teléfono casi todos los días, la última vez fue dos días antes de que el niño resultara herido de muerte.

‘¿Por qué los israelíes tienen nombres y rostros, mientras nosotros sólo somos estadísticas?’

El 28 de septiembre, Jenín estaba alborotado, tras una noche difícil en la que un gran número de soldados israelíes llegaron a las afueras del campo -el ejército no se ha atrevido hasta ahora a entrar- en una operación para capturar a Fathi Hazem. Es el nuevo héroe local tras el asesinato de dos de sus hijos a manos del ejército israelí y por su papel como portavoz de los militantes palestinos de Jenín. Uno de sus hijos fue el autor del atentado de la calle Dizengoff en Tel Aviv el pasado abril. Hasta ahora, el padre ha eludido la captura, a pesar de una masiva persecución.

Durante su discurso de anoche, un cartel junto a Sayed Hassan Nasrallah muestra a los mártires palestinos que han llevado a cabo recientemente operaciones contra la ocupación israelí: “Palestina… todos son leones”. ¿Por qué los israelíes capturados y asesinados tienen nombres y rostros, mientras que los nuestros son sólo estadísticas?, pregunta Hassan Nasrallah.

Aquella noche murieron cuatro palestinos en Jenín, y al día siguiente la tensión era máxima. El joven Mahmud probablemente no sabía nada de esto. Su escuela estaba cerrada ese día como parte de una huelga general en la zona de Jenín tras los asesinatos, y probablemente lo vio como una oportunidad para ganarse unas monedas.

Cuando se levantó esa mañana, le pidió a su abuela Maryam, de 62 años, que le diera cambio de un billete de 20 shekel que tenía. Lo único que quería ese día eran seis shekels, ya que el viaje en taxi compartido a Jenín desde su casa en Al Yamun, un suburbio cercano, cuesta 4,5 shekels. Mahmud no dijo ni una palabra a su abuela sobre el lugar al que iba. Ella le preguntó por qué no iba a la escuela, pero él no le dio una respuesta directa. Salió de casa sobre las 10 de la mañana con seis shekels en el bolsillo.

El niño compraba los botellines de agua a crédito y se ponía de acuerdo con su proveedor al final del día. No se sabe qué hizo después de llegar a Jenín. Su familia tampoco lo sabe. El padre de Mahmud sigue demasiado conmocionado como para intentar averiguar más. Durante casi dos semanas estuvo al lado de su hijo moribundo mientras los médicos luchaban por salvarle la vida. Ahora está en casa, afligido.

Los rumores comenzaron a llegar a la casa de la familia en Al Yamun poco antes de las 11 de la mañana. Un pariente llamó y dijo que había muchos soldados en Jenín. Amani estaba nerviosa. No sabía dónde estaba su hijo pequeño y no tenía teléfono móvil, así que telefoneó a su marido en Givat Yoav, preguntándole si tenía alguna noticia sobre el niño. Mohammed no sabía nada. Pero poco después, un amigo de la familia llamó y le dijo a Amani que Mahmud había sido herido en Jenín. Amani telefoneó rápidamente a su marido, que, por supuesto, lo dejó todo y emprendió el regreso del Golán lo antes posible. También pidió a su hermano Abdou que se apresurara a ir al hospital de Jenín para averiguar lo que pudiera.

No fue posible ir al principal hospital gubernamental porque las fuerzas de ocupación israelíes seguían en la zona, así que Abdu fue primero al hospital privado Ibn Sina, donde no sabían nada de Mahmud; después fue al hospital Al Razi, otra institución privada.

Cuando el hermano de Mahmud llegó a Al Razi, vio cómo el personal metía a su sobrino en el quirófano. El niño no estaba consciente. Fue sometido a una operación que duró unas cuatro horas y media, durante las cuales los médicos intentaron sin éxito detener la masiva hemorragia interna del abdomen de Mahmud y reparar sus tejidos destrozados. La bala había entrado por la cadera derecha del chico y había salido por el lado izquierdo, causando estragos por el camino, incluyendo vasos sanguíneos clave y varios órganos vitales. El tío informó al resto de la familia. Mohammed estaba en camino: llegó al hospital a las cinco de la tarde. Amani llegó antes al hospital, pero fue demasiado para ella y la enviaron a casa. En los días siguientes, Mahmud recibió más de 50 unidades de sangre, pero fue en vano.

Durante cuatro días, Mahmud permaneció inconsciente en la unidad de cuidados intensivos de Al Razi. Al octavo día, fue trasladado a la HClinic, un hospital privado de Ramallah, en un intento desesperado por salvar su vida. Su temperatura era de unos espantosos 42 grados y su nivel de hemoglobina era de 5g/dL.

Al cabo de unos días parecía haber una ligera mejoría en su estado, pero nunca recuperó la conciencia. Una noche, el cuñado de Mohammed, Saddam, le propuso ocupar el lugar de Mohammed junto a la cama de Mahmud, para que pudiera ir a casa a descansar. A la noche siguiente, la familia recibió una llamada telefónica de Saddam, informándoles de que el estado de Mahmud había empeorado y era de nuevo crítico. Era tarde y a Mohammed le preocupaba estar en las carreteras de Cisjordania a esas horas, en un periodo tan peligroso, pero finalmente decidió hacer el viaje. Llegó al hospital a la 1 de la madrugada. El estado de Mahmud siguió deteriorándose. A las 10 de la mañana, un médico salió de la unidad de cuidados intensivos y le hizo un gesto al padre para decirle: se acabó.

Era el 10 de octubre. Mahmud fue enterrado esa noche en su ciudad natal. Con 12 años, se convirtió en la persona más joven asesinada en Jenín este año.

¿Cómo y por qué fue asesinado Mahmud? Su padre, Mohammed, dice que no lo sabe y que no quiere oír ningún detalle. Abdel Karim Sa’adi, investigador de la organización israelí de derechos humanos B’Tselem, afirma que a Mahmud le dispararon cuando estaba en la entrada de la escuela primaria de niñas Muntaha Al Hurani, a varios cientos de metros del campo de refugiados de Jenín. Dos testigos presenciales dijeron a Saa’di que los jóvenes que se encontraban cerca de la entrada de la escuela estaban lanzando piedras a un convoy de jeeps militares blindados que circulaban por la carretera principal. Uno de los jeeps se detuvo de repente, y un soldado sacó un rifle y disparó varias veces contra los lanzadores de piedras, que corrieron para salvarse. Sa’adi calcula que el soldado del jeep estaba a unos 20 metros de los jóvenes a los que disparaba. Sa’adi está convencido de que pretendía matar al menos a uno de ellos.

Cuando el soldado terminó de disparar, el jeep se alejó a toda velocidad hacia la carretera de Haifa, la principal ruta de salida del ejército de la ciudad.

Mientras estábamos sentados en Al Yamun, en el patio de la casa familiar, Abdu, el tío de Mahmud, recibió una llamada telefónica de su hijo Hanud, de 18 años. Había sido detenido cuando se dirigía a su trabajo en los olivares de Givat Yoav, en los Altos del Golán, sospechoso de llamar a la violencia. Hanud había escrito un conmovedor artículo sobre el asesinato de su primo Mahmud y ahora estaba siendo interrogado en las instalaciones de Salem y recluido en la prisión de Megiddo. Sólo cinco días después de su detención, sus interrogadores le permitieron llamar a su padre para decirle dónde estaba. También le dijeron que podía ser sometido a detención administrativa indefinida por su airado mensaje sobre la muerte de su primo pequeño, Mahmud Samudi.

(*) https://archive.ph/ocJi2

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias