Las edificaciones y viviendas en los países socialistas y Valencia

Publicado:

Noticias populares

Julio Tuñón Osoro.— En enero de 1984 visité la URSS cuando gobernaba Andropov, al mes siguiente fallecía tomando el timón Chernenko, eran los últimos bolcheviques revisionistas traidores a Lenin y a Stalin, que después les siguieron los demás ejecutores que conocemos. A partir de este viaje año a año seguí viajando al resto de los países del Este, el Telón de Acero como lo llamaba el capitalismo, no llegué a visitar Hungría ni la RDA.

Independientemente del resto de la vida socialista de estos países quiero referirme a la construcción de edificios y lógicamente a sus viviendas, desde la URSS hasta el resto de países del Bloque. Según mi libro Unión Soviética, Guía Política-Económica, dice, a la Unión Soviética la llaman el país de las nuevas obras en construcción. El destacamento de obreros de la construcción, incluidos los aprendices, cuenta con 8 millones de personas.

En las obras se utilizan más de 437.000 máquinas y mecanismos de construcción. El país comenzó a funcionar diariamente con una y dos empresas grandes de construcción entregando como promedio 8.000 apartamentos.En el País Soviético experimentó grandes cambios. En las obras ha adquirido buena reputación la autogestión financiera por brigadas, con gran rendimiento y muy buena calidad en la construcción de viviendas, alcanzando en 1974 el 45% de edificaciones.

La edificación de viviendas en el país la realizan, principalmente organizaciones especializadas de construcción y montaje y empresas de construcción de edificios, empezando a tener nuevos materiales eficaces, estructuras avanzadas, métodos progresivos de trabajo, lo que contribuye a elevar la calidad, reducir los gastos laborales y los plazos de construcción. En el resto de los países socialistas se guiaron por las construcciones soviéticas, yo pude observar los edificios construidos, sobre todo esos monstruos tan altos que acogían a familias soviéticas y a todos los obreros, al igual que otras edificaciones más bajas en plantas.

Claro, el mundo capitalista las consideraba como edificaciones galleta al realizar tantas viviendas, además sociales, públicas, de los Estados socialistas, pero yo pude observar que eran edificios duros, resistentes, compuestos de hormigón y vigas de hierro en sus interiores digno de ver presencialmente.

El año pasado realicé un viaje a Albania, estuve en Tirana, Durres, Berat, Vlore, Girokaster y Korka. Albania se encuentra en unos momentos con un pie dentro de lo que queda de socialismo y valores sociales, y con otro pie inmerso en el capitalismo, en lo que respecta a la construcción de edificios y viviendas, estas siguen identicamente al igual que en la época de Enver Hoxha, al igual que en la URSS y el resto del Este de aquellos años, Albania de momento no tiene empresas extranjeras capitalistas de construcción que hayan ido a meter mano y construir edificios, tiene sus constructoras solamente locales albanesas, solo el grupo Meliá está construyendo un hotel en Tirana y otro ya construido en zona turistica.

En todas estas ciudades pude comprobar la robustez de los edificios, prácticamente todos de cuatro y cinco plantas, unos pintados, otros no, en donde se ven el hormigón con ese color gris y ventanas de aluminio, esta robustez en los edificios posiblemente mejor que otros del resto del Este fue debido al miedo que tenía el gobierno comunista albanés de cualquier tipo de invasión por parte de los italianos y los griegos en sus momentos, de esta manera la población estaría más protegida, aparte de los bunkers.

Los edificios son antiguos, pero muy conservados que dan una auténtica seguridad para su pueblo, viviendas publicas y gratuitas con Enver Hoxha, a diferencia del capitalismo, todo lo contrario, lo sucedido en Valencia es producto de la política capitalista en materia de vivienda, cuando se levanta un edificio el sistema te ofrece lo mejor, los mejores materiales, y no veamos sus interiores, la mejor calidad, dicen, claro, se cree, como no se ven sera verdad, y luego a pagar la estafa, se demuestra como estaban construidos después de ocurrir una catástrofe como la de Valencia u otras en otros países capitalistas.

Detrás quedan centenares de familias sin hogar, sin nada, con lo puesto o lo que les den, y los gestores del sistema capitalista, los de la derecha, los de la izquierda apesebrada, que hacen? lamentos, abrazos ,besos, y su bandera a media hasta varios días, soluciones? no existen, el sistema no lo permite, solamente promesas de solución, compañías de seguros especulando limosnas para los afectados que no acabaran llegando nunca, abogados que estudiarán salidas pero no habrá ninguna al final, el final es más miseria, más pobreza, más bajo nivel de vida, es el glorioso sistema del capital, el capital como dijo Marx, viene al mundo chorreando sangre y lodo, por todos los poros, desde los pies a la cabeza.

Los edificios galleta no eran los del socialismo, son los del capitalismo, la rapiña, el engaño, y al final, el resultado está ahora en Valencia, dos edificios galleta, donde ahora no fue nadie el culpable, y al cabo de los días se irá olvidando, porque el pueblo está idiotizado sin que pida responsabilidades e incapaz de reivindicar, mientras tanto las familias de los edificios siniestrados, olvidando ya los fallecidos, pasarán al ejército de reserva, no industrial, sino de la pobreza más misera, que nadie espere su salvación con este sistema,y desde luego con el socialismo esto no pasaría.

Es el sistema sangriento del capitalismo que solamente tiene como bandera el color del dinero.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Hezbolá ataca puestos enemigos israelíes en respuesta a los ataques sionistas en el sur del Líbano

En apoyo al pueblo palestino y a la resistencia en Gaza y a la luz de la agresión israelí a las diversas aldeas del sur del Líbano, la Resistencia Islámica continuó atacando los sitios de ocupación sionistas cerca de la frontera con el Líbano...

Le puede interesar: