Inicio Artículos EL TIMO-ESTAFA DE LA “EJEMPLAR” TRANSICIÓN POLÍTICA ESPAÑOLA

EL TIMO-ESTAFA DE LA “EJEMPLAR” TRANSICIÓN POLÍTICA ESPAÑOLA

672
0
Compartir

Lucas Leon Simon.- La viví en primera persona, como sindicalista y militante de un partido político clandestino, pero a medida que se sucedían los hechos, internamente, aumentaba mi decepción y una vaga sensación de estar siendo estafado me rodeaba.

Valoremos sino a sus principales actores.  El abrumador peso de los hechos ha dejado al rey Juan Carlos I en el lugar que la propaganda oficial nunca quiso que estuviera: Se sobreentiende todo los demás.

Adolfo Suárez es el que mejor parado sale, pero su obscuro pasado franquista es imposible de borrar.

Felipe González se ha revelado como paradigma del monumental fraude que supuso su partido y su política. Impulsado como referente de la izquierda en un operación a golpe de dólar de la CIA y la socialdemocracia europea, ha dejado atrás en su reaccionaria evolución a los que fueron sus mentores. Cómplice protagonista del atraco-estafa  de las compañías eléctricas a todos los españoles, tiene la “X” del Gal encima, ahora que se dedica a defender a las multinacionales y a los golpistas de la banana.

Santiago Carrillo, el más lúcido de todos, se equivocó gravemente. Literalmente acojonado por los militares, echó por la borda la heroica lucha del PCE durante la dictadura: pactó una indecorosa Monarquía y el acatamiento a unas reglas de juego (Constitución) que esquivaban libertades esenciales y una “ley de punto final” que amnistiaba fundamentalmente a los verdugos de tantos crímenes del franquismo.

Manuel Fraga no engañaba a nadie. Era lo que era: un fascista en ejercicio. Que fundó un partido fascista, ladrón de recursos públicos en beneficio propio –del partido- y de los millones de corruptos que se le agregaron.

El papanatismo infuso ha disfrazado de “transición ejemplar” lo que no fue sino un puro chalaneo entre el ruido de sables y fascismos encubiertos de democracia de arribada.  Esos cuarenta años de nuestra historia, glosados por papagayos y politólogos de ocasión, son en realidad “más de lo mismo”. La puesta al día que la oligarquía financiera tuvo que hacer para hacer el paseíllo en Europa y seguir expoliando a conciencia a un  pueblo. A todo aquel al que no había fusilado, masacrado o enterrado en cunetas.

Pasada la decepción y el desencanto, nos queda la realidad. Odio a ese tiempo y a quien lo glosa y este en que vivimos no es sino el resultado de tanto engaño. Consentido, en buena medida.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here