«En muchos países africanos de hoy en día, son los poderosos estados capitalistas e imperialistas los que están haciendo la ley, son quienes apoyan a las camarillas locales gobernantes, las cuales dependen directamente de ellos y son instaladas, cambiadas o asesinadas según los intereses que dicten. Estas camarillas reaccionarias son antinacionales y antipopulares, verdaderos gendarmes del neocolonialismo, que guardan los intereses del capital extranjero invertido en África, defienden los bancos y las subsidiarias de las empresas multinacionales que garantizan el máximo beneficio para los monopolios extranjeros, que mantienen al pueblo bajo la opresión y el oscurantismo, para que no vean como están siendo esquilmados y saqueados por los imperialistas y los colonialistas. (…)

Este mundo «no alineado» es como un sueño, pero un sueño en el cual los imperialistas y revisionistas, los neocolonialistas y capitalistas están aconsejando ruidosamente, a los pueblos a mantener y distraer su atención de la terrible realidad en la cual están viviendo.

La práctica diaria, cuando incluso las camarillas reaccionarias son presentadas a sí mismas como «no alineadas», «antiimperialistas», «democráticas», «populares», «progresistas» e incluso «socialistas», muestra que esta teoría es un gran fraude, diseñada para frenar la vigilancia de los pueblos y desviarlos de la lucha real contra el imperialismo y especialmente las dos superpotencias. ¿Qué clase de «no alineamiento» existe cuando los regímenes contrarrevolucionarios, antipopulares y opresivos de estos países, están maniatados con mil cuerdas visibles e invisibles del imperialismo mundial y sus estructuras militares, económicas y financieras, etc. están en el poder, se proclaman y se aceptan así mismos como «no alineados»? Es muy bien sabido que muchos de estos estados que se anuncian como «no alineados» aunque no forman parte formalmente de la OTAN o el Pacto de Varsovia o cualquier otro pacto militar se han comprometido completamente con una o ambas superpotencias, así como con otros grandes capitalistas y potencias imperialistas, a través de una serie de tratados y acuerdos operativos oficiales. (…)

Las teorías del «no alineamiento», los «tres mundos», el «mundo libre» y otros mundos» burgueses y revisionistas tienen el mismo objetivo: no asistir a los pueblos a encontrar la verdadera lucha revolucionaria antiimperialista, sino llevarlos a un camino falso, inofensivo para la dominación imperialista. Están destinados a preservar el statu quo presente, la terrible situación de opresión, creada por los nuevos colonialistas, para engañar a los pueblos que dicen ser supuestamente «no alineados» y libres». (Zëri i Popullit; La teoría del «mundo no alineado» y la teoría de los «tres mundos», unidos en la defensa del statu quo imperialista, 1978)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.