Compartir

El presidente de Brasil, Michel Temer, permite que aviones de guerra británicos, que van a las islas Malvinas, hagan escala en su país para abastecerse.

La exembajadora argentina en el Reino Unido Alicia Castro y el diputado nacional por el Frente para la Victoria (FpV) Guillermo Carmona denunciaron el martes que el mandatario brasileño viola todos los acuerdos existentes entre los países miembros del Mercado Común del Sur (Mercosur) y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) al permitir que aviones de guerra británicos aterricen en su territorio, como parada técnica, y continúen luego su vuelo hacia las islas Malvinas.

Castro y Carmona presentaron la denuncia en un programa televisivo, y aseguraron que la canciller argentina, Susana Malcorra, tendría conocimiento del hecho, y que sin embargo guarda un silencio más que inquietante para los intereses de la soberanía argentina.

En ese sentido, Castro consideró “preocupante” que el Gobierno argentino, presidido por Mauricio Macri, no proteste ante la militarización de las islas Malvinas por parte del Reino Unido, que incrementa una “base militar gigantesca”.

El diputado Carmona exhibió, por su parte, la copia de “un cable confidencial de la Cancillería argentina donde se da cuenta de que la Dirección Nacional de Control de Tráfico Aéreo viene advirtiendo, a través de la Dirección General de Malvinas, un incremento muy significativo de vuelos desde Malvinas hacia el Reino Unido y viceversa con escalas en Brasil, en tres aeropuertos de Río de Janeiro, San Pablo y Porto Alegre. Allí Brasil abastece y da logística a vuelos militares británicos”.

Por último, Castro afirmó que “los vuelos se incrementan después de que la Cancillería argentina firmara un acuerdo con Gran Bretaña, el 13 de septiembre, donde ofrece cooperación militar y donde plasma el interés británico por remover los obstáculos para el crecimiento económico y el desarrollo sustentable en las islas”.

Mientras tanto, el Ministerio argentino de Relaciones Exteriores y Culto ha informado este miércoles, en un comunicado, que “instruyó a la embajada Argentina en Brasil la realización de gestiones ante la Cancillería local a fin de transmitir preocupación por dicha situación”.

Además se recordó el compromiso brasileño de no receptar en sus aeropuertos y puertos, aeronaves o buques británicos de guerra apostados en los archipiélagos bajo disputa, en concordancia con la posición adoptada por el Mercosur y la Unasur.

La exembajadora remarcó que, lamentablemente, la pelea por la soberanía argentina en Malvinas “ha dejado de ser una causa regional, porque Macri y Temer son agentes de desintegración regional”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here