Un niño sirio desplazado y huido de las garras de Daesh, come un pedazo de pan en Jarufiyah, 18 kilómetros al sur de Manbij (norte de Siria), 4 de marzo de 2017.

Al menos 30.000 civiles han huido de las atrocidades del grupo terrorista EIIL (Daesh en árabe) en la provincia de Alepo durante la semana pasada, según el denominado Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), y muchos de los cuales buscaron refugio en alrededor de Jarufiyah, pero se encuentran en condiciones desastrosas.

Muchas familias no tienen tienda, colchones o mantas, y se apiñan bajo los árboles para mantenerse calientes y secos.

Desde el año 2011, Siria se ve afectada por conflictos armados provocados por mercenarios que con el apoyo del Occidente y sus aliados regionales intentan derrocar al Gobierno legítimo de Bashar al-Asad.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.