Compartir

La campaña de muerte de Arabia Saudí en Yemen está a punto de cumplir dos años. Los ataques del régimen monárquico sobre el territorio han acabado con la vida de miles de personas.

Cuando en marzo de 2015 la Aviación Militar de Arabia Saudí lanzó sus primeras bombas sobre los yemeníes, este país ya era uno de los más pobres del mundo. Dos años después, la estela de destrucción indiscriminada de las infraestructuras de producción y distribución de Yemen ha desembocado en una hambruna a gran escala.

Estamos oficialmente en la peor crisis del mundo desde que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tiene registros, después de su creación en 1945. Y no es solo Yemen que arde por los delirios belicistas de unos pocos. Yemen, Sudán del Sur, Somalia y el norte de Nigeria engloban cerca de 20 millones de personas que están al borde de la muerte por inanición.

La ONU estima que en dos años de guerra en Yemen, 12.000 civiles han muerto. La cifra también incluye a los que han perecido por falta de alimentos o agua.

Entidades internacionales y defensores de derechos humanos exigen a la comunidad internacional que haga algo al respecto. Además de fondos, requieren presión internacional sobre Arabia Saudí para que, al menos, abra el cielo, el mar y las vías terrestres que ha cerrado para que la ayuda humanitaria pueda llegar a millones de yemeníes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here