El trabajo infantil en Panamá incluyó a 23 mil 855 menores, la cuarta parte de ellos con edades entre cinco y nueve años, reveló una encuesta de octubre de 2016, publicada hoy por la Contraloría General.

Aunque la cifra es un 10 por ciento menos que arrojó otro estudio similar en 2014, se destaca que la mayoría de los infantes están en el grupo etario de entre siete y 11, mientras que la cuarta parte del total de la muestra no asiste a la escuela.

Las leyes panameñas admiten el empleo a partir de los 14 años de edad, no obstante las precarias condiciones de la pobreza e indigencia del décimo país más desigual del mundo obligan a que todos los miembros de las familias ayuden en la búsqueda del sustento diario.

No obstante, la investigación se amplió hasta los 17 años, pero en el segmento tolerado por el código solo encontraron al 24 por ciento de la muestra, la mayoría de ellos abandonaron totalmente sus estudios.

La Encuesta de Trabajo Infantil 2016, realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo, definió a la población encuestada como niños y adolescentes ocupados en la producción económica oficial que realizan cualquier actividad dentro del país.

Son los varones quienes mayormente se insertan en labores, con un promedio de 2,83 por cada niña o adolescente, y apenas las tres cuartas partes del total asisten a la escuela, mientras que en esa misma proporción el trabajo infantil predomina en zonas rurales e indígenas, donde se concentra la pobreza.

La Comarca Ngabe Buglé y la vecina provincia de Bocas del Toro, ambas en el occidente del país, concentran la mayor cifra revelada por el estudio, que también es alta en la provincia de Panamá, incluida la capital.

Además de la violación por los infantes realizando labores habituales, otros más de 14 mil confesaron que hicieron algún trabajo en el último año y más sintomático aún es que la absoluta mayoría no recibe remuneración alguna.

Mientras que casi la quinta parte tiene ingresos promedio de menos de 100 dólares mensuales, en un país con salario mínimo de 500.

Agricultura, pesca, servicios y comercio son las principales ramas que ocupan a los infantes, que también realizan labores en la construcción y transporte, entre otras y en el desempeño de sus funciones tres mil 705 niños o adolescentes recibieron lesiones físicas por accidentes.

Panamá suscribió y ratificó en el 2000 convenios de la Organización Internacional del Trabajo sobre el labor infantil.

De igual manera la legislación regula la participación de los menores en el mercado laboral y además de la edad mínima, especifica las actividades y condiciones en las que pueden trabajar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.