Compartir

Estados Unidos se abstuvo de usar la bomba GBU-43/B durante más de 10 años por la elevada cifra de víctimas civiles que dejaría al usarse.

La bomba GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast bomb (MOAB), bautizada como ‘La Madre de Todas las Bombas’, fue producida en 2003, pero por más de 13 años las autoridades estadounidenses se opusieron a su uso y no dejaron que entrara en acción.

La página web The Intercept ha asegurado este jueves, citando a expertos militares, que la MOAB no se usó durante esos largos años por la posibilidad de que su uso causara un masivo número de bajas entre la población civil.

Cuando el Pentágono la presentó, dijo que esta bomba estaba diseñada para aterrorizar a los enemigos de Estados Unidos y obligarlos a someterse”, se lee en el texto publicado por The Intercept.

El antiguo analista del Pentágono (el Departamento de Defensa de EE.UU.) Marc Garlasco asegura que la elevada cifra de víctimas civiles resultantes de la explosión de la GBU-43/B es la principal razón por la que casi nunca se consideró esta bomba como una opción real a la hora de efectuar ataques.

Solamente una vez, recuerda Garlasco, se sugirió usar la MOAB —durante la invasión estadounidense de Irak— y, al final, las autoridades de Washington optaron por no usarla, precisamente por ese temor a que dejara cientos de víctimas civiles.

Además, indica The Intercept, la bomba en cuestión fue desarrollada para servir como elemento disuasorio y causar el terror entre los enemigos de Washington, sin que se planease usarla —algo que la actual Administración estadounidense acaba de hacer en Afganistán—. Al respecto, el expresidente afgano Hamid Karzai acusa a EE.UU. de utilizar a Afganistán como “laboratorio de pruebas” de sus artefactos militares.

“Cuando el Pentágono la presentó, dijo que esta bomba estaba diseñada para aterrorizar a los enemigos de Estados Unidos y obligarlos a someterse”, se lee en el texto publicado por The Intercept.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here