Análisis Global – Miseria wahabita y el oportunismo occidental

391
0
Compartir

En 2016, científicos saudíes explican en un seminario que, según supuestas ‎investigaciones, la mujer no alcanza la categoría de ser humano.‎

Los científicos de Arabia Saudí aducen que la mujer es un mamífero como los camellos y las cabras, pero que no llega a ser un humano.

El anuncio despertó una gran indignación mundial reflejada en muchas redes sociales. La lluvia de críticas provocó que la organización saudí, vinculada y autorizada por la Casa Al Saud, cancele el evento que tenía planeado realizar días después, y publicaran una nota explicativa y de “disculpa”.

Luego de aquella noticia, la situación de la mujer en el reino medieval saudí (vasallo de Estados Unidos en la región, y armado por este) fue noticia para el mundo.

Cabe recordar que las mujeres en los países del Golfo Pérsico dominado por Arabia Saudí sufren de una sistemática y brutal represión, justificada por la falsa interpretación religiosa wahabita del Islam que las cosifica a ese género, asignándole el humillante papel de simples máquinas reproductoras y esclavas de sus esposos, y negando todos sus derechos humanos mundialmente reconocidos.

Sobre las mujeres en ese reino medieval saudí existe un conjunto de restricciones, entre ellas, se les pone límite en los estudios, se les prohíbe conducir, hacer deportes y si trabajan son consideradas una parias por la sociedad.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) a través del informe presentado en 2009 por la relatora especial sobre la violencia contra la mujer, expresó que las practicas violatorias a los derechos humanos de las mujeres en Arabia Saudí son a causa de la políticas públicas por parte del Reino. Y además que la violencia que se ejecutaban en ese país además de las mujeres incluye a las niñas.

Tal afirmación es ratifica cuando en febrero de 2016, en la televisión pública de ese país un terapeuta saudí de nombre Khaled al-Saqaby aconsejaba a sus televidentes sobre “la manera correcta” de “disciplinar a sus mujeres” golpeándolas con un palo o pañuelo, además el terapeuta calificó de grave que las mujeres pretendan vivir en una vida en igualdad con su marido y para eso recomendó el uso de la disciplina a través del golpe en el hogar.

Aquella noticia sirvió como anillo al dedo para que las grandes cadenas occidentales, además de contener el amarillismo necesario para vender, fue perfecta para difamar a toda la comunidad musulmana en general y sirvió para abonar a las viejas tesis occidentales que persiguen justificar la intervención en el Oriente Medio como una nueva cruzada “salvadora” y democratizadora.

La generalización ha sido útil para malponer a todos los países árabes y marginalizar al resto de las corrientes políticas y religiosas musulmanas que se oponen a la brutalidad saudí, también para justificar las ideas de “choque de civilizaciones”.

La represión de la mujer en el reino medieval saudí posee una explicación científica-social para el mantenimiento de aquel sistema absolutista. Escribía el psiquiatra alemán Wilhelm Reich en su libro titulado “Psicología de masas del fascismo” que una mujer oprimida y cosificada trasmite a sus hijos, desde muy temprano, la conciencia de la dominación. El niño crece creyendo en la “normalidad” del sistema, y ya adulto se presta para defenderlo.

Conclusión

Torturas, desapariciones, apoyo y formación de grupos terroristas, pero a la vez violaciones de los derechos humanos, políticos y sociales de sus ciudadanos. En el año 2015 en Arabia Saudí se ejecutó a 152 personas y en 2016, hasta el mes de marzo, las cifras de ejecuciones ascendían a 70. El secretario general de la ONU tuvo que aceptar la exclusión de Arabia Saudí de sus informes por violación a los derechos humanos por el chantaje recibido por ese reino wahabita de retiro de apoyo del financiero a esa organización.

Mientras tanto, hoy ese régimen violador de la dignidad humana sigue siendo uno de los principales aliados de EE.UU. en la región. ¿Por qué ningún medio occidental se atreve a denunciar la responsabilidad de EE.UU. por la protección que brinda a un régimen que viola sistemáticamente los derechos de las mujeres? Tampoco se preguntaron ¿por qué el Occidente apoya a Arabia Saudí para exportar su interpretación fundamentalista del Islam al resto de los países árabes y en Europa?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here