Inicio Artículos Entrevista a Pável Blanco, Primer Secretario del PC de México

Entrevista a Pável Blanco, Primer Secretario del PC de México

712
0
Compartir

Pável Blanco: “La única alternativa al capitalismo es el poder obrero, la lucha por el socialismo-comunismo, cualquier propuesta que se quiera quedar en medio queda del otro lado de la barricada”

A través de la Secretaría Internacional, entrevistamos a Pável Blanco, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de México, quien nos comenta sobre la situación política en su país, sobre los acontecimientos en América Latina, el 100 aniversario de Octubre y los retos del movimiento comunista internacional, entre otras interesantes cuestiones.

Nuestros pueblos están hermanados por razones históricas, culturales, idiomáticas, etc. Sin embargo en España no abundan las noticias sobre lo que sucede en México. ¿Podrías explicarnos el momento que atraviesa el país?

Recientemente sesionó el XII Pleno del Comité Central del PCM que realizó un balance de la sacudida social de los primeros días de enero como resultado del gasolinazo y que se caracterizó por miles de acciones espontáneas expropiatorias de participación masiva contra monopolios del comercio, paralización de carreteras y vialidades y diversas formas de insumisión. Es una manifestación de una situación de explosividad, resultado de 9 años de crisis continua de la economía capitalista que han tenido que soportar los trabajadores y sectores populares para que los monopolios sostengan y aumenten sus ganancias. Años de hambre y miseria, de medidas para desvalorizar el trabajo como la reforma laboral, educativa, fiscal, de recortes a los presupuestos públicos del área social, de aumento de la pobreza extrema que pasó de 50 a 60 de millones de habitantes en esa situación.

El Estado mexicano, de manera preventiva, viene empleando la represión y reforzando los presupuestos del ejército y cuerpos policíacos, lo que aunado a la llamada “guerra del narco” y a variadas formas de paramilitarismo, expresan una política terrorista para intentar sofocar la lucha de clases.

Además tenemos un escenario de disputa electoral para la sucesión presidencial del 2018, y además se renovará el poder legislativo; el agrupamiento de los monopolios se está orientando a favor del candidato de la nueva socialdemocracia López Obrador. En este Pleno de nuestro CC se inició una discusión sobre la táctica. En la vida del PCM, desde 1994, en ocasiones participamos electoralmente (1997 y 2000) y desde 2003 promovimos la abstención;  ahora discutimos si es la mejor opción para acumular en dirección del objetivo revolucionario. Tenemos claro que no daremos ningún apoyo y confrontaremos a los partidos del capital (PRI, PAN, PRD) y de la nueva socialdemocracia (MORENA). Tampoco sentimos expresados los intereses de la clase obrera en la candidatura del CNI, que apoya el EZLN. En fin, estamos en esa discusión sobre este momento de reconfiguración política en el escenario de la crisis económica, para acentuar la crisis política.

El cuadro en general es de la escisión cada vez mayor de las clases sociales y una perspectiva revolucionaria en curso, lo que evaluará a más detalle del VI Congreso del PCM, que inició sus preparativos con éste Pleno, y que se reunirá en marzo del 2018.

Durante años, en España fueron muchos los que tomaron como ejemplo a seguir algunos de los procesos políticos que se desarrollaban en América Latina, especialmente la Revolución Bolivariana en Venezuela. Sin embargo, hoy, esos procesos parecen estancarse e incluso retroceden. ¿Qué evaluación hace el Partido Comunista de México al respecto?

En nuestro V Congreso evaluamos que esos procesos se encontraban en la disyuntiva de avanzar o retroceder. Al final son procesos en que nunca se tomaron medidas para romper con el capitalismo, y que por supuesto enfrentan las mismas dificultades que éste, como la crisis de sobreproducción y sobreacumulación. Cuánta fraseología sobre cambio, alternativa, socialismo y tan solo una forma distinta de gestionar el mismo modo de producción que es responsable de los problemas de los pueblos.

Es además muy preocupante la probable ilegalización del Partido Comunista de Venezuela.

Esos gobiernos progresistas se encuentran en crisis profunda, pero no cabe duda, que lo importante no es si salen o no de ella, sino que lo esencial es que para el cambio revolucionario se requiere de la participación organizada de la clase obrera, con su programa y partido comunista en la vanguardia.

La única alternativa al capitalismo es el poder obrero, la lucha por el socialismo-comunismo. Cualquier propuesta que se quiera quedar en medio, en definitiva queda del otro lado de la barricada, en el reforzamiento de la explotación y de la apropiación privada de lo socialmente producido.

Uno de los pilares defendidos por ese tipo de procesos fue la creación de un orden mundial multipolar, sin embargo, esa política parece no poder garantizar un escenario de paz mundial. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Multipolaridad es la forma eufemística de referirse a las contradicciones interimperialistas, que hoy tienen a los pueblos al borde de una guerra generalizada. En 1914 los oportunistas planteaban a los proletarios ir a morir por sus burguesías, y el llamado de los oportunistas de hoy es apoyar al menos malo de los boques imperialistas en disputa.

Este año conmemoramos el centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre de 1917. ¿Qué tareas desarrolla el PCM al respecto?

A partir del Primero de Mayo nos centraremos en ello; se preparan unas tesis que serán presentadas por el XIII Pleno del CC y una serie de actividades, publicaciones de libros, del ejemplar de la Revista Comunista Internacional dedicado al centenario y un acto central para el 12 de Noviembre en la Ciudad de México.

Es un momento muy importante para la historia de la lucha de clases y para los trabajadores del mundo: pueden los trabajadores tomar el poder, la vida sigue funcionando sin los burgueses, pues en nada son indispensables esos parásitos sociales. El poder obrero lleva a la humanidad a un nuevo escalón, a una vida mejor, y así lo demuestra la construcción del socialismo.

La Revolución socialista dirigida por Lenin y el Partido Bolchevique nos sigue indicando el camino, y es la pionera de las revoluciones socialistas que vendrán. Por cierto, un punto a debate con Kautsky y con los nuevos oportunistas es el carácter de la Revolución de Octubre. No ahondaré, pero en conclusión fue una Revolución Socialista, posible por la entrada del capitalismo a su fase imperialista, porque el capitalismo mostraba ya sus límites históricos, porque la clase obrera y su partido de vanguardia protagonizaron el proceso un programa por el socialismo. Kautsky, Trotsky, los eurocomunistas, siempre refutaron las posiciones leninistas sobre el carácter socialista de la Revolución de Octubre.

Nuestros partidos comparten espacios internacionales como la Revista Comunista Internacional o los Encuentros Internacionales de Partidos Comunistas y Obreros. ¿Cuáles son a su juicio los restos que enfrenta el Movimiento Comunista Internacional?

Así es, y  esperamos que sigan fortaleciéndose los lazos de cooperación entre nuestros partidos comunistas y llevándose a planos superiores, por nuestra base ideológica común. Pensamos que la cuestión cardinal es el asunto de una estrategia unificada del movimiento comunista para confrontar al capitalismo, a los monopolios.

Otro gran problema es el asunto del socialismo y el mercado. Ya en la URSS ese debate se dio a fines de los años 40 e inicios de los 50 y con una conclusión inequívoca: socialismo y mercado son incompatibles; alejarse de esa conclusión llevó a sentar las bases de la contrarrevolución, y esa no es una lección del pasado, es un asunto colocado a los países que construyen el socialismo y a todos los partidos comunistas.

Nos parece, desde el PCM, que un problema es que los impactos negativos del XX Congreso del PCUS, sobre los caminos pacíficos para la revolución, las vías nacionales, las alianzas interclasistas, los frentes amplios, tienen que superarse en definitiva para que los partidos comunistas puedan alcanzar sus objetivos. Vea nuestra experiencia: cuantos años perdidos por buscar la unidad y coordinación de las izquierdas, y es que en eso el Partido y sus objetivos quedan en segunda prioridad.

Para ampliar los frentes se desdibuja el programa, los objetivos y al final queda hipotecada la independencia de clase del proletariado y el Partido va a remolque de lo que otras clases van dictando.

Ahí reconocemos el aporte de ustedes contra movimientos disolventes como el 15-M y la forma orgánica en que derivó, que es la nueva socialdemocracia con el nombre de PODEMOS, auxiliar indispensable del sistema.

El Partido Comunista tiene que concientizar y organizar a la clase obrera para su lucha diaria y para su objetivo histórico, la toma del poder y la construcción del socialismo comunismo; la centralidad de su actividad diaria es la clase obrera y el movimiento obrero, y su único criterio es el de la clase obrera.

El movimiento comunista internacional una vez que supere sus dificultades será la fuerza que va a transformar el mundo.

Usted es un estudioso de la historia del movimiento comunista en España y conoció a algunos de nuestros grandes dirigentes, como el camarada Juan Ambou. Además, encabezó la delegación de su partido a nuestro X Congreso. Desde entonces se han dado debates en nuestro Partido que han desembocado en la elección de una nueva dirección. ¿Cuáles son desde su punto de vista los retos que tenemos por delante para construir un Partido Comunista a la altura del momento histórico?

Tenemos conocimiento de las dificultades por las que han atravesado; sabemos de lo complejo que es una crisis interna, pero cuando es necesario tomar definiciones hay que asumirlas.

Nuestra solidaridad con el trabajo que emprenden para superar la crisis, tanto con las medidas orgánicas, es decir la elección de una nueva dirección y el trabajo para un Congreso Extraordinario, como aquellas para fortalecer al Partido. Entendemos que la crisis orgánica es una manifestación de una crisis ideológica. El camarada Ástor es un cuadro con experiencia y capacidad y sabemos de su empeño militante.

En los últimos tiempos la relación entre nuestros partidos se había empañado, de manera sorpresiva para nosotros, ahora comprendemos las causas. Habían surgido divergencias ideológicas por cuestiones que pensábamos eran comunes.

Estamos confiados que con el nuevo Secretariado Político, y con el camarada Ástor García como Secretario General, las relaciones volverán a estrecharse.

De nuestra parte, leales a los principios del marxismo-leninismo y al internacionalismo proletario, reiteramos nuestra solidaridad. Cuenten con sus camaradas del PCM.

¿Desea trasladar alguna otra cuestión a los y las comunistas españoles?

Hay que trabajar duro, con estilo bolchevique, hay que ir a la clase obrera, priorizar el frente ideológico, reforzar la educación comunista, dejar atrás las horas amargas y trabajar para el futuro revolucionario, impulsar a los CJC, la juventud comunista.

La única prioridad, pensamos, para todos los comunistas, es el trabajo con la clase obrera y los sectores populares con dirección a la toma del poder y la revolución.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here