Compartir

Cerca de la mitad de los trabajadores y trabajadoras españoles, concretamente el 47% (8.160.172 personas) tiene salarios por debajo de los mil euros, la proporción más alta desde que empezó la crisis económica, según un informe elaborado por el sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) con motivo del Primero de Mayo.

Según la información recopilada por Gestha, en los últimos 8 años ha aumentado el porcentaje de trabajadores que no llegan a 1.000 euros de salario, pasando de suponer el 39,9% del total en 2007 a ese máximo del 47% en 2015, año de la última estadística disponible.

Además, los Técnicos de Hacienda alertan de que, de no contar con otros ingresos familiares, casi 6 millones de trabajadores (un 34,4%) podrían encontrarse en riesgo de pobreza, al percibir un sueldo por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que fue de 9.080,40 euros en 2015, teniendo en cuenta que 8.010,90 euros era el umbral de riesgo de pobreza en hogares de una persona en ese año, sin considerar que el umbral de pobreza en hogares de 2 adultos y 2 niños era 16.823 euros.

“La mejoría de la actividad económica y de los beneficios empresariales en 2014 y 2015 no se trasladó a los salarios más precarios”, apuntan los técnicos de Hacienda.

En cambio, esta espiral del mileurismo contrasta con la situación de los directivos, que han seguido aumentando su salario inmunes a la crisis económica. En los dos últimos años el número de estos trabajadores con sueldos más altos ha aumentado hasta las 136.502 personas, el 0,8% del total de 17.349.558 asalariados.

Gestha califica la situación retributiva de los trabajadores precarizados como injusta si se tiene en cuenta que estos 136.502 directivos ingresan exactamente lo mismo que los 5.754.174 de trabajadores con sueldos más bajos, el 96,5% de los 5.960.597 trabajadores con sueldos por debajo del SMI.

Para Gestha, “la inevitable consecuencia de esta dispar situación es que la desigualdad salarial de los trabajadores ha aumentado un 3,8 % desde 2007”, siendo especialmente intensa en los tres últimos años, concluyen. De hecho, denuncia que la igualdad salarial ha perdido terreno para situarse en niveles de 2005, previos a la crisis económica.

Así, la desigualdad salarial se recortó hasta 2007, empeoró en los peores años de la crisis en 2008 y 2009, y mejoró nuevamente entre 2010 y 2012, para iniciar en 2013 una senda negativa hacia una mayor desigualdad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here