Inicio Destacado Sayyed Nasralá: Somos muchos más fuertes. La cumbre de Riad no tendrá...

Sayyed Nasralá: Somos muchos más fuertes. La cumbre de Riad no tendrá ningún efecto

272
0
Compartir

El secretario general de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasralá, ha señalado que los movimientos de resistencia no serán intimidados por campañas o por cumbres en Riad.

Hablando en la ocasión del Día de la Liberación del Sur de Líbano en 2000, Sayyed Nasralá criticó a los saudíes, que reservaron una pomposa bienvenida a Donald Trump, uno de los más fanáticos entre los presidentes de EEUU en contra del Islam y los musulmanes.

Para él, el régimen de Arabia Saudí busca a través de este comportamiento asegurarse el apoyo y la protección de EEUU después de haber sido condenado por la comunidad internacional por ser el primer patrocinador del terrorismo wahabí. Un terrorismo que afecta no sólo al mundo árabe, sino también a Occidente.

He aquí las principales ideas del discurso:

Que la paz de Dios sea con vosotros. Saludo vuestra presencia en la ciudad de los mártires, Hermel, en el Valle de la Bekaa, y os felicito con ocasión de esta gran fiesta nacional, la Fiesta de la Liberación. Este año hemos escogido festejar la liberación en la ciudad de Hermel para mostrar la importancia y el papel que jugó esta región de la Bekaa en la gran victoria lograda en 2000.

Los jóvenes de esta región respondieron al llamamiento de los primeros días de la resistencia. Ellos llenaron los frentes del Sur frente al ocupante israelí. Numerosos mártires y heridos son originarios de esta región. Saludo a los grandes y los pequeños de esta región que siempre fueron fieles y que ofrecieron todo tipo de sacrificios cuando la necesidad le impuso.

Me gustaría comenzar hablando de la ocasión que nos reúne aquí para pasar luego al dossier libanés y el regional.

Ningún apoyo al Líbano frente a Israel, excepto Siria e Irán

Nosotros recordamos, como en cada año, los mismos hechos para que las nuevas generaciones se beneficien de ellos. Cuando el enemigo israelí invadió el Líbano, el mundo nos abandonó. Las facciones y partidos libaneses y palestinos tomaron la decisión de afrontar al enemigo. La resistencia fue entonces iniciada y en el año 2000 logramos la victoria.

Desde 1982, aquellos que han creído en la resistencia no han esperado la ayuda de ningún país árabe y occidental ni de instancias internacionales de defensa de los derechos humanos para luchar contra los invasores. El 25 de mayo de 2017, debemos recordar al mundo que fueron sólo Siria e Irán los que estuvieron al lado del pueblo libanés en su lucha contra la ocupación.

Ningún apoyo fue prestado por los países occidentales ni por los países árabes del Golfo Pérsico. La mayor parte de los países ofrecieron su apoyo a la entidad sionista. Hezbolá, el movimiento Amal, las facciones de otros partidos libaneses, los combatientes de la resistencia palestina y las Fuerzas Armadas Sirias fueron los que llevaron a cabo todos los sacrificios para asegurar la liberación de Líbano.

Ulemas como Sayyed Musa Sadr, Sayyed Abbas Musawi, Sheij Raguib Harb y Hayy Imad Mugniyeh y otros líderes dirigieron esta resistencia. Esta victoria fue el resultado de los sacrificios del Ejército libanés y de la coopération entre el Pueblo, el Ejército y la Resistencia antes y después de 2000 frente a la ocupación.

Esta victoria histórica tuvo lugar durante el mandato del Presidente Emile Lahoud, del presidente del Parlamento, Nabih Berri, y del jefe del gobierno, Salim al Hoss.

La voluntad de los pueblos crea la victoria

La lección a extraer de todo lo que ocurre es la siguiente: el hacer frente a la ocupación y a los complots internacionales depende de la voluntad y la decisión de los pueblos.

La cuestión está ligada a vuestra voluntad. La suerte de los países de esta región depende de la voluntad de los pueblos. La gran sorpresa en Palestina es que la resistencia se transmite de una generación a otra.

Los jóvenes palestinos son aquellos que llevan a cabo ataques con cuchillos. Nadie en el mundo va a ayudarlos. Cuando Israel invadió el Líbano, EEUU estuvo a su lado.

Pero ningún ejército internacional puede permanecer en un país donde su pueblo lleva armas para combatirlo.

Cuando los grupos armados comenzaron su guerra en Siria y amenazaron la seguridad de la región de Baalbek y Hermel, no esperasteis a que se produjera un acuerdo nacional ni a un apoyo extranjero. Vosotros solos afrontasteis este peligro con la ayuda del Ejército libanés y la Resistencia.

El Ejército libanés y las fuerzas de seguridad han tomado las medidas de seguridad necesarias. Hay que resaltar la importancia de continuar los esfuerzos para hacer frente a los peligros de seguridad en la región y hemos visto que la situación mejora.

No hay que olvidar tampoco los esfuerzos dirigidos a mejorar el nivel de vida de los habitantes de la región.

Nuevas evidencias apuntan a un acuerdo sobre la ley electoral

En el tema de las elecciones parlamentarias, el tiempo apremia pero todos aspiramos siempre a un entendimiento. Nuevas propuestas han sido hechas en el tema de la ley electoral. Esto contribuye a edificar el país. Hemos dicho “no” al vacío parlamentario, “no” a la prórroga del mandato parlamentario y “no” a la ley de los años sesenta. Deseamos lograr próximamente un resultado positivo.

El Líbano al abrigo de la cumbre de Riad

A nivel de la región, todo el mundo esperaba la cumbre de Riad para ver sus resultados y sus repercusiones. Este evento ha sido una etapa crucial para la región.

Algunos han mostrado su inquietud por la seguridad en el Líbano. Permitirme asegurar a todos los libaneses que todo lo que se ha dicho en Riad no tiene ningún efecto en la situación en el país. Desde la elección del Presidente Aoun y la formación del gobierno las fuerzas políticas libanesas nos hemos puesto de acuerdo para no trasladar nuestras diferencias relativas a las cuestiones regionales al escenario libanés.

La situación de las reformas políticas internas y la situación económica no deben verse afectadas por estas divergencias. Ya habéis notado recientemente un alto nivel de estabilidad política y de seguridad en el país.

Tras la difusión de la declaración de Riad, el ministro libanés de Relaciones Exteriores adoptó una posición sincera, responsable y valiente que protege el país y su tejido social y se desmarcó de la misma. Al día siguiente, el presidente Aoun recordó también que el Líbano se desmarcaba de la declaración final de la cumbre de Riad. Ésta es una medida muy positiva que sirve a los intereses del Líbano.

Luz verde de EEUU al rey de Bahrein

Quiero abordar ahora el tema de Bahrein. Todo el mundo sabe que un movimiento de protestas pacífico tiene lugar en ese país y está liderado por Sheij Isa Qassem.

Sin embargo el régimen, en lugar de responder a las reivindicaciones de reformas políticas de la población, ha escogido tomar al asalto el lugar de las protestas, matar a jóvenes, encarcelar a mujeres y confinar a su líder religioso después de haberle privado de su nacionalidad. Todo ello llevó a sus partidarios a reunirse en una sentada permanente delante de su domicilio.

Después de su encuentro con Trump, el régimen de Bahrein obtuvo la luz verde de EEUU para atacar la concentración y arrestar a Sheij Qassem en su domicilio. Hemos sabido que existen varias gestiones en curso para encontrar un país que acepte recibirle, pero lo único que es aceptable para los bahreiníes es que Sheij Isa Qassem pueda vivir de forma honorable en su domicilio de Diraz.

Riad busca confiscar la capacidad de decisión de los árabes

Durante la cumbre de Riad, la mayor parte de dirigentes árabes se reunieron para oír el discurso del rey saudí y del presidente estadounidense. Todo el mundo se manifestó sorprendido a continuación por la declaración final de Riad. La mayor parte de los 55 países árabes e islámicos que tomaron parte en la cumbre no estaban al corriente de las recomendaciones de dicha declaración. Nada fue debatido allí. Esta escandalosa declaración fue redactada por EEUU y Arabia Saudí exclusivamente.

Esto es similar a los que ocurrió al principio de la guerra de Yemen, cuando el ministro saudí de defensa anunció la formación de una coalición de 30 países árabes e islámicos para tomar parte en el conflicto. Muchos de estos países afirmaron luego no tener conocimiento de su participación en dicha “coalición”.

En este sentido, los objetivos saudíes en dicha cumbre fueron:

– Elogiar a Trump y rendirle homenaje.
– Intentar demostrar que Arabia Saudí juega un papel central en el mundo árabe.
– Intimidar a Irán y al eje de la resistencia, que comprende a Siria, Iraq, Yemen, Hezbolá y Hamas. Ellos quieren advertirnos que el mundo apoyaba la opción de la guerra contra nosotros.
– Intentar por todos los medios convencer a EEUU de participar en una guerra contra Irán

Trump es el presidente norteamericano que ha llevado más lejos sus ataques contra los musulmanes, el Islam, Arabia saudí y los países del Golfo Pérsico. ¿No fue Trump quien comparó Arabia Saudí con una vaca lechera de la que hace falta de extraer hasta la última gota de leche para luego desembarazarse de ella?

¿Por qué los saudíes han reservado entonces estos honores a Trump y le han dado todo ese dinero?

Los saudíes buscan la protección de Trump

Los saudíes se comportan así porque ellos buscan la protección norteamericana. No es un secreto que Riad está detrás de los movimientos takfiris wahabíes como el EI y Al Qaida. El mundo entero hace responsable al régimen saudí por la expansion del terrorismo. Hoy en día, no son sólo los países árabes los que sufren esta plaga sino también todo el Occidente.

Ante este peligro de ser señalada como la responsable de estos hechos, Arabia Saudí necesita el apoyo de Trump. Y el rey Salman ha llegado a acusar a Irán de ser ¡el centro del terrorismo internacional!

Irán, primer apoyo a la unidad islámica

Es Irán el que apoya a los movimientos de resistencia frente a los movimientos terroristas respaldados por los saudíes.

A lo largo de la historia de Irán, su eslogan ha sido el de la aproximación entre las escuelas islámicas, mientras que los wahabíes saudíes no hacen más que llamar apóstatas a los otros musulmanes.

Los Al Saúd respetaron al Shah, que les trataba con desdén. Parece, pues, que esta gente está habituada a ser maltratada.

Sin embargo, cuando Irán se presenta como un país hermano musulmán que llama la unidad, los Al Saúd le combaten.

Demandas por el 11-S

Así pues, ellos tienen necesidad de protegerse contra esta condena internacional.

En la actualidad, el dossier de los atentados terroristas del 11-S ha sido abierto en EEUU. Decenas de miles de millones de dólares saudíes van a ser bloqueados para el pago de indemnizaciones a las familias de las víctimas.

En Yemen, tras dos años y medio de una guerra atroz contra el pueblo firme, fuerte y tenaz, la agresión saudí ha fracasado. Este pueblo hace frente al terrorismo de estado de Arabia Saudí, que ha utilizado todos sus medios. ¿Quién asedia Yemen? ¿Quién es el responsable del brote de cólera en ese país? Es el régimen saudí y detrás de él el silencio internacional hacia estos hechos.

Arabia Saudí ha fracasado en todos sus proyectos y, de esta manera, tiene necesidad de una protección.

Dinero y sumisión a Israel

Partiendo de ahí, los Al Saúd han intentado aproximarse a Trump colmándolo de dinero. Ellos han gastado 480.000 millones de dólares en contratos de adquisición de armas para satisfacer al presidente de EEUU.

Además, el rey Salman ha enviado una carta a la dirección sionista para expresar su deseo de concluir un acuerdo de paz. Dios sabe las concesiones que habrán sido hechas en el dossier palestino. Israel constituye una prioridad para Trump y los Al Saúd lo han hecho todo para satisfacer a este último.

Amenazas vanas contra Irán

En el momento en el que se producía la cumbre de Riad, 42 millones de iraníes mostraban su compromiso con el sistema islámico participando masivamente en las elecciones presidenciales y municipales. Ningún incidente fue señalado. Los iraníes escogieron a su Presidente de una forma totalmente democrática, mientras los países de la región que que combaten a Irán no han vivido nunca esa experiencia.

Arabia Saudí no ha ahorrado ninguna acción contra Irán en las últimas décadas para dañar a este país. En vano.

La única solución para ellos es el diálogo y la negociación con Irán. El camino que habéis emprendido no provocará más que derramamiento de sangre y no vais a ganar nada con él. Por el contrario, vais a ser los grandes perdedores.

Yemen continuará su lucha

Las cumbres no tendrá ningún efecto sobre Yemen. Todo el pueblo y los partidos políticos yemeníes continuarán resistiendo. Los saudíes han utilizado todos los medios para destruir ese país pero no ha logrado hacerlo. La declaración de Riad no tendrá ningún efecto sobre el terreno.

El EI en vías de extinción

En Iraq, la guerra contra el EI está llegando a su fin. En Siria, el Ejército está logrando nuevos éxitos mientras dicho grupo sufre nuevas pérdidas. Si Dios quiere, el EI ya no existirá de aquí a 2018.

Estas cumbres y comunicados no cambiarán en nada, pues, la situación sobre el terreno. En el discurso de Trump, este último dijo que Riad ha colocado a una gran personalidad de Hezbolá en su lista de terroristas ¡con el fin de mostrar que Arabia Saudí lucha realmente contra el terrorismo!

Su lista del terrorismo es inútil

Estamos inscritos en la lista del terrorismo de algunos estados desde los años 80. Miles de millones de dólares han sido gastados para manchar nuestra imagen pero ellos no han tenido ningún efecto.

Los movimientos de resistencia no temen las campañas de intimidación. Somos de la escuela del Imam Husain, que dijo a su hijo: “¿No estamos en el camino de la Verdad? No tememos que la muerte venga nosotros ni que nosotros vayamos a ella”.

Los movimientos de resistencia no se debilitarán. Somos más fuertes que nunca; somos más numerosos; estamos mejor armados y estamos más decididos a resistir contra los enemigos.

En 1996, durante la cumbre de Sharm al Sheij, los países que conspiraron contra nosotros eran mucho más numerosos. Nuestra resistencia era joven. Hamas y el Yihad Islámico de Palestina eran débiles y estaban siendo perseguidos. Pero resistimos y vencimos al enemigo.

La situación cambia a nuestro favor. EEUU era más fuerte. Israel, que invadía los países, está actualmente construyendo muros.

En 2006, dijimos: el tiempo de las derrotas se ha terminado. Es ahora el tiempo de las victorias.

Tened confianza en vosotros mismos, en vuestros pueblos y en vuestros aliados.

Vosotros (los saudíes) esperáis la ayuda de los norteamericanos, que abandonan a sus aliados en cada prueba.

Los movimientos y pueblos de la resistencia han izado la bandera de la victoria. Ellos van a perseverar hasta que obtengan el triunfo.

Que la Paz de Dios sea con vosotros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here