Compartir

La aparición de combatientes de la coalición paramilitar iraquí —Fuerzas de Movilización Popular— en la provincia siria de Hasaka puede ser una señal de una nueva intriga que se está tejiendo en Siria, de acuerdo con el analista ruso Kirill Semenov.

Recientemente, los militantes de las Fuerzas de Movilización Popular entraron en un pueblo situado en la provincia siria de Hasaka, el cual estaba bajo el control de las milicias kurdas.

Anteriormente, los kurdos sirios junto con las Fuerzas Democráticas Sirias advirtieron sobre dar este paso.

Semenov, politólogo del Centro de Estudios Árabes e Islámicos de la Academia rusa de Ciencias, subrayó a la agencia rusa FAN que las Fuerzas de Movilización Popular —que fueron creadas y entrenadas con ayuda de oficiales iraníes— han logrado entablar buenas relaciones con los kurdos de Turquía.

Sin embargo y a pesar del acercamiento que existe entre los kurdos turcos y la coalición paramilitar iraquí, las relaciones entre estos últimos y los kurdos sirios se han deteriorado, algo inusual si se tiene en cuenta las similitudes que existen entre ambos grupos de kurdos (incluso comparten el mismo dialecto) y que las milicias de kurdos sirios fueron creadas por los kurdos turcos.

Anteriormente, los kurdos sirios advirtieron a la coalición paramilitar iraquí sobre el traspaso de sus combatientes a sus fronteras. Su entrada en la provincia siria de Hasaka apunta a que se teje una nueva intriga relacionada con las discrepancias entre EEUU y Irán, opinó Semenov.

“Los estadounidenses gozan ahora de una gran influencia en el Kurdistán sirio debido a que les suministran armas y tienen a instructores militares asignados a esta región del mundo. Al mismo tiempo, las fuerzas iraníes se encuentran en la región iraquí de Sinjar, la cual comparte frontera con la provincia siria de Hasaka”.

Semenov consideró que es posible que la intriga radique en las relaciones entre Irán y EEUU. Actualmente, Washington, que controla el espacio aéreo de Irak, “no puede hacer nada con las fuerzas iraníes” que dominan en Sinjar.

De acuerdo con el experto, la aparición de los combatientes de la coalición paramilitar iraquí amenaza con provocar la escalada del conflicto en la parte oriental de Siria, lo que pueda traducirse en enfrentamientos entre los combatientes de las Fuerzas de Movilización Popular y los de las Fuerzas Democráticas Sirias.

“Las unidades estadounidenses pueden verse involucradas en estos enfrentamientos, lo que repercutirá en la situación en Irak, en donde también está desplegado un contingente de EEUU”.

En cuanto a Bashar Asad, el experto sostuvo que el presidente sirio podrá aprovecharse de la presencia de las Fuerzas de Movilización Popular ya que sus tropas no pueden llegar hasta la ciudad siria de Deir Ezzor y tomar bajo su control esta parte de la frontera.

“Al usar las fuerzas de la coalición paramilitar iraquí, Asad como mínimo será capaz de controlar la frontera de Siria con Irak y prevenir la unión de las Fuerzas Democráticas Sirias con el Ejército Libre Sirio”, enfatizó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here