Compartir

“Nuestra vida de ahora y nuestra vida de mañana depende, en última instancia, de la eficacia con que trabajan los petroleros de Tiumén, los que abren túneles y tienden vías en el Ferrocarril Baikal – Amur, los que confeccionan en la fábrica Atommash los poderosos corazones de las futuras centrales atomoeléctricas, quienes siembran cuidadosamente el grano de trigo y de algodón en la tierra primaveral, del que se espera la cosecha de este año, quienes enseñan a nuestros niños y quienes velan por la salud del pueblo. En distintos sectores, en distintas condiciones, a veces incluso difíciles, laboran los soviéticos. Pero a todos ellos los une una cosa: la obra común del trabajo creador.”

*Yuri. v. ANDROPOV: Discursos y Artículos Escogidos.

Las palabras de Lenin: “¡Todo lo mejor para los niños!” se convirtieron en ley de la vida tras la Revolución de Octubre y la creación de la URSS. La preocupación por los niños y niñas y por su educación, era una de las tareas fundamentales de la sociedad soviética. Su mayor expresión fue la creación de “Artek” , que era un campamento sanatorial para los infantes de edad escolar fundado en 1925 en la Península de Crimea junto a la costa del Mar Negro.

Atrás quedaron las grandes historias de este campamento internacional que estaba compuesto de otros cinco emplazamientos llamados: Morskói, Gorni, Pribrezhni, Lazurni y Kiparisni.

Su bello paraje natural en el monte Ayu-Dag, al que los niños llamaban cariñosamente como “Mishka” (Osito) ha quedado condenado al olvido tras la creación en 1992 de la irreal CEI (Comunidad de Estados Independientes) que privatizaron todo aquel proyecto revolucionario que daba un futuro de esperanza a los pioneros/as soviéticos/as.

Aquellos edificios con forma de trasatlánticos, construidos en una bella armonía con la Naturaleza, van a la deriva cual Titanic desde el año 2009, tras diversas campañas de fraude por parte de las autoridades burguesas ucranianas, y otros traidores a la URSS como el excampeón mundial de salto con pértiga, Serguéi Bubka que pasó de anunciar las zapatillas de la “Libertad”-Nike made in USA tras 74 años de comunismo a ser el actual Presidente del COI de la Ucrania capitalista.

La importancia de Artek radicaba en que además del ocio y del trabajo para aquellos niños y niñas de 12 a 15 años, les suponía para muchos de ellos el primer paso hacia su futura profesión. La Unión Soviética contaba con cerca de 60.000 campamentos de pioneros, en los que cada año visitaban más de 12 millones de niños y niñas. Se destacaban entre otros los centros de Orliónok en el Cáucaso, del Joven Guardia junto a Odesa, del Zubriónok de Bielorrusia, del Artek letón en Riga y del Artek siberiano a orillas del Obi.

De los antiguos artekianos y artekianas surgieron grandes científicos, ingenieros, médicos, pedagogos, artistas, aviadores…cuyo lema principal en el Socialismo siempre fue “el amor al trabajo”. “el respeto a las personas y a los bienes del pueblo” y “el ser cuidadosos”.

Era un modelo de campamento abierto todo el año al que no sólo acudían los niños y niñas soviéticos/as; sino también de otras nacionalidades del mundo. Era un lugar abierto todo el año donde seguía funcionando el sistema escolar que comenzaba como en toda la URSS el 1 de septiembre.

Por iniciativa del cosmonauta Yuri Gagarin se creó una exposición de la técnica espacial dentro del Museo de Historia de Artek, siendo una de las referencias internacionales más importantes.

Pioneros y Octubrines:

La organización de pioneros “Lenin” agrupaba a 20 millones de niños/as y adolescentes entre 10 y 15 años de edad. Los pequeños y pequeñas de entre 7 y 9 años integraban los grupos de “oktiabriónok” ( De Octiabr-Octubre).

Guarderías y Jardines de Infancia:

En la URSS se las denominaba como Instituciones Preescolares. En las Guarderías Infantiles soviéticas se enseñaba a los niños y niñas: música, baile, dibujo y nociones de cálculo y escritura.

Las cuatro quintas partes de la manutención eran cubiertas por el Estado. Las familias con prole numerosa y las de pequeños ingresos no pagaban nada. Los niños y niñas eran el único grupo privilegiado en la URSS. Desde bien pequeños los Palacios de Pioneros y Escolares estaban abiertos a los círculos vocacionales como la danza, el canto, el teatro, dibujo… Destacaban entonces los 160 teatros especiales, y el único estudio cinematográfico del mundo. La televisión era buena parte dedicada en programas infantiles de carácter pedagógico. Y una vez más la importancia de le lectura y de los libros se veía reflejada en que una tercera parte de estos al editarse anualmente eran de carácter infantil.

Todas estas conquistas sociales se consiguieron por parte de los y las comunistas del mundo tras la Revolución de Octubre de 1917 instaurándose en los Países que conformaban el CAME y el Tratado de Varsovia, donde se destacaron las guarderías y jardines de infancia. Hay que señalar por aquella época precisamente los logros conseguidos en la RDA de Walter Ulbricht y Erich Honecker.

Incluso aunque el capitalismo ha intentado desacreditar y sigue tratando de tapar todas estos avances en materia social, 31 años después del sabotaje de Chernobyl, podemos observar en los restos arqueológicos de la ciudad de Prypiat, aquellos Palacios de Pioneros, centros deportivos, y sobre todo esas guarderías y centros escolares infantiles, donde la conciliación familiar y la igualdad del hombre y la mujer, formaban parte del sistema de los Países del Socialismo Real.

Samantha Smith:

Para finalizar debemos recordar a modo de conclusión que la madre de la niña Samantha Smith (1972-1985) además de seguir apostando por la amistad de los pueblos e intercambio de estudiantes rusos y estadounidenses, ha sido de las pocas personalidades valientes en seguir defendiendo en pleno siglo XXI los logros sociales de aquello que significó “Artek”.

El valor de su hija, y su marido, muertos en extrañas circunstancias en accidente aéreo en EE.UU, tras visitar la URSS de Yuri Andropov y defender la Paz de los Pueblos, así como el modelo educativo soviético, nos debe invitar a la reflexión de que cien años después estamos más vivos que nunca los y las comunistas del mundo. Y que a pesar de los intentos de desacreditarnos, seguimos contando con países como Cuba, Vietnam y Corea del Norte que siguen apostando por aquellos modelos educativos socialistas, en los que siguen siendo una verdadera fábrica de grandes médicos, profesores, etc al servicio de los principios de la Revolución de Octubre.

“La patria de Lenin les regaló a los chiquillos este formidable campamento. De no haberse dado la Revolución de Octubre de 1917 y los impresionantes cambios ocurridos en este país, habría sido imposible la victoria en mi país. Este país abrió al mundo el camino a la paz y la libertad. Estoy seguro de que también en nuestra tierra se construirán campamentos como “Artek”, donde pasarán sus vacaciones nuestros pioneros. La experiencia de “Artek” es preciosa.”

*Tran Ngoc Phuong, Héroe del Ejército Popular de la República Socialista de Vietnam.

Ángel Comonte

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here