Compartir

La Habana, 18 jun (PL) El trabajo infantil se cobra en el mundo unos 168 millones de víctimas, de ellas 85 millones realizan labores peligrosas, pero los niños más vulnerables son aquellos que residen en zonas de conflictos o catástrofes, afirmó la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La conmemoración por el Día Internacional contra el Trabajo Infantil, el 12 de junio, incluyó la realización de 25 eventos mundiales para recordar la importancia de apoyar a los menores, los más desprotegidos.

Ante la fecha, el director general de la OIT, Guy Ryder, subrayó que en situaciones de conflicto o catástrofes los infantes son los más vulnerables, pues con frecuencia se destruyen sus hogares, escuelas, medios de subsistencia, y se quiebran los sistemas de protección familiar y social, lo cual aumenta los riesgos vinculados al trabajo infantil y al tráfico de personas.

Frente a la mayor crisis de refugiados en décadas, señaló, es esencial compartir responsabilidades y solidaridad con objeto de proteger a todos los niños del mundo, proporcionarles una educación, reavivar sus esperanzas y brindarles la posibilidad de lograr un futuro mejor.

Todo ello, en aras de evitar los casos de menores reclutados para ejercer como soldados en las guerras, empleados en calidad de espías o explotados y abusados sexualmente, solicitó Ryder.

A este llamado de la OIT, se sumó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que instó, además, a integrar el trabajo infantil a los programas de agricultura, seguridad alimentaria y nutrición que hacen frente a las crisis y los desastres.

En la fecha, la FAO presentó un manual para prevenir el trabajo infantil en conflictos y desastres, una guía de 26 páginas que analiza el desempeño de los menores en la agricultura en esos contextos prolongadas, frágiles y humanitarios.

Según las estimaciones de la FAO, en el mundo 100 millones de niños y jóvenes son perjudicados cada año por desastres naturales, 230 millones viven en zonas afectadas por contiendas bélicas, y de los 168 millones de pequeños trabajadores alrededor de 98 millones participan en tareas agrícolas, como miembros de la familia y sin ser remunerados.

De forma general, suele definirse el ‘trabajo infantil’ como todo trabajo que priva a los pequeños de su niñez, su potencial y su dignidad, y es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.

Es una violación del derecho internacional y de las Convenciones de las Naciones Unidas, donde se incluyen los Convenios de la OIT sobre el tema y la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Niños.

Además, está contemplada dentro de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y se pretende para 2025 eliminar la explotación infantil en todas sus formas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here