Compartir

Varios expertos explican que la participación de Rusia en la resolución del conflicto sirio ha sido fundamental para evitar que el país tuviera el mismo destino que los países que pasaron por la llamada ‘primavera árabe’.

De acuerdo con el politólogo Dmitri Solonikov, director del Instituto de Desarrollo Contemporáneo de Rusia, si los planes para la ‘primavera’ de Siria se hubiesen convertido en una realidad, el liderazgo de Damasco hubiera sido destruido y el propio país estaría dividido en zonas comandadas por diversas tribus y organizaciones terroristas, las cuales lucharían constantemente por ganar más y más influencia.

“Yo creo que, en este caso, Siria muy probablemente dejaría de existir como Estado. Lo que quedase en su lugar sería una herida constantemente sangrante”, opinó Solonikov en entrevista con la agencia rusa FAN.

Sin embargo, el experto constató que nada de eso se hizo realidad por lo que Rusia decidió auxiliar a Siria a resolver su conflicto interno.

“Rusia no traicionó a su aliado cuando él le pidió ayuda, Rusia no votó a favor de la aplicación de sanciones. Rusia tomó el lado del Gobierno legítimo, defendió la preservación de la autoridad legítima y del sistema constitucional. Después de eso, al parecer, los planes para una ‘primavera árabe’ fracasaron. El colapso y el caos planeados, ciertamente ya no ocurrirán”, aseguró el politólogo.

El coronel retirado Andréi Koshkin, experto militar y jefe del Departamento de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad de Economía Plejánov de Rusia, coincidió con Solonikov:

“Si no fuera por la intervención de Rusia, a Siria le hubiera pasado lo mismo que le sucedió a Irak y lo que le sucedió al gobierno de Gadafi, pues los rebeldes ya estaban cerca de Damasco (…) Sería una repetición 100% idéntica de los escenarios libios o iraquíes”, apuntó Koshkin.

El experto consideró además que en este caso, el país sería convertido en un campo de batalla. Las propias regiones pondrían sus intereses en primer lugar y, de esa manera, se intensificarían las acciones para desmembrar a Siria y crear distintas zonas de influencia, manifestó el analista.

Además, Koshkin destacó que la decisión de Rusia de atender a la solicitud legítima del presidente sirio, Bashar Asad, y desplegar un grupo de aviación de la Fuerza Aérea rusa en Siria ha sido totalmente compatible con las leyes tanto del derecho internacional, como del derecho interno del país eslavo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here