La ONG Somos Defensores, contabiliza, a junio de 2017, el asesinato de 51 líderes sociales en Colombia (uno cada 3 días y medio) ocurridos principalmente en los territorios donde las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) hacía fuerte presencia y se ha desmovilizado, como son Cauca, Valle y Nariño.

La información se extrae del mapa de riesgo de 2015 de la Misión de Observación Electoral (MOE) y reseñada por el diario colombiano, El Tiempo.

“De ellos, 86% murieron a manos de desconocidos. Los demás crímenes se les atribuyeron a presuntos paramilitares, supuestos miembros de la Fuerza Pública e incluso a guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN)”, explica el informe.

El informe señala que desde finales de 2015 se incrementaron las agresiones a líderes sociales, pero destaca que a partir del 26 de agosto de 2016, cuando se dio a conocer el Acuerdo Final, en distintas regiones del territorio nacional arreciaron las amenazas y atentados. “Especialmente aquellos que desarrollan actividades asociadas a la defensa de sus territorios, de oposición a proyectos extractivos y particularmente, en relación con aquellos dedicados a hacer pedagogía para la paz y a apostar por la construcción de la paz territorial”, asegura el texto.

Preocupan también los ataques a minorías, como los líderes Lgbti o los defensores de los derechos de los afrodescendientes y de los indígenas, que reúnen el 25% de los casos presentados en 2017.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.