Más de 700 migrantes permanecen en el norte de Francia a la espera de poder cruzar al Reino Unido. A un año del cierre del campamento de Calais los refugiados denuncian detenciones y aplicación desproporcionada de la fuerza policial.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.