Compartir

El politólogo e historiador estadounidense Alfred McCoy habló con Sputnik sobre el ascenso de China y la pérdida de influencia de EEUU. Señala que el país no es solo una superpotencia abocada a ser eclipsada por China, sino que su caída “será más abrupta de lo que nos imaginamos”.

McCoy, autor del libro ‘En las sombras del siglo estadounidense: ascenso y caída de EEUU como potencia mundial’ (‘In the Shadows of the American Century: The Rise and Decline of US Global Power’), advierte que los imperios parecen imbatibles mientras están en lo más alto, pero que, sin embargo, “por su propia naturaleza son extremadamente frágiles porque operan más allá de sus límites naturales”.

“Al igual que ocurre en un ecosistema delicado, cuando existe algún cambio comienza su declive, que desemboca en un efecto cascada impredecible. Una vez que los imperios comienzan a desmoronarse, lo que sigue tiene lugar muy rápidamente”, dijo McCoy.

Dos factores impulsan la caída de Estados Unidos, según McCoy. En primer lugar, que desde finales de la Segunda Guerra Mundial la aportación del producto interior bruto estadounidense al PIB mundial no ha hecho más que disminuir a medida que las economías asiáticas como China, Japón e India han aumentado el suyo. En segundo lugar, que se está invirtiendo en el fondo común de cuatro billones de dólares en efectivo que China generó desde que ingresó en la Organización Mundial del Comercio a finales de 2001 “para hacer realidad la visión de convertir Asia, África y Europa —aparentemente tres continentes separados— en una masa de tierra unificada a través de su estrategia ‘Un cinturón, una ruta’.

La estrategia de China podría modificar el mapa económico del mundo e incrementar la influencia global de Eurasia. Se engloba dentro de La Nueva Ruta de la Seda, que se complementará con una red de puertos y otros proyectos de infraestructura costera que conectarán a China con el sureste de Asia, el golfo Pérsico, África y el norte del mar Mediterráneo.

Mientras que EEUU se ha afanado por desarrollar la OTAN después de la Segunda Guerra Mundial para reforzar su presencia en el eje oriental euroasiático y ha desarrollado lazos con Japón, Australia, Corea del Sur y Filipinas para instalarse en el eje occidental, el proyecto ‘Un cinturón, una ruta’ lo que hará será, básicamente, derrocar ese desarrollo, según McAvoy.

Durante el último Congreso Nacional del Partido Comunista de China en octubre, Xi Jinping anunció que tenía planes para modernizar el Ejército Popular de Liberación para 2035 y transformarlo en un ejército de primer orden para 2050.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here