Inicio Artículos Juan Carlos Monedero: un imbécil incurable

Juan Carlos Monedero: un imbécil incurable

253
1
Compartir

Aday Quesada

Sé que no  luce bien utilizar determinados calificativos en el debate político. No lo hago nunca. Me desagrada porque la lucha ideológica debe estar siempre presidida por los argumentos. Pero hoy quiero romper esa regla. Me lo pide el cuerpo. Lo siento. Este tío no es más que un papafrita, un pijo del tres al cuarto que presume de ilustrado, que  está jugando como un niño con una pelota a “hacer política”.

Lo peligroso de que a estos idiotas se los deje  subir a un púlpito a soltar sus soflamas es que, al no existir otro púlpito desde donde se le pueda combatir  ideológicamente, sus irresponsables gilipolleces, sus necios divertimentos, pueden llegar a convertirse  en peligrosos. No para él, que al fin y al cabo no es más que un mero  peoncillo sin tino de quienes controlan los hilos de la difusión mediática en España, sino para los miles de personas que han creído, y aún creen, que con estos tahúres de medio pelo era posible llegar a alguna parte.

Me estoy refiriendo, claro, a las declaraciones formuladas por Juan Carlos Monedero –el clarividente “ideólogo” de Podemos– a los socialdemócratas edulcorados de Huffington Post.  Monedero manifestó, con aires de hombre que se lo  sabe casi todo, que “el artículo 155 de la Constitución había que aplicarlo en Catalunya porque los independentistas se habían vuelto locos”.

Y para mantenerse aparentemente equidistante de unos y otros, Juan Carlos Monedero añadió, igualmente, que Rajoy había realizado una “aplicación inconstitucional” del citado artículo. Agregó, además, que personalmente “no está, hoy por hoy, a favor siquiera de un referéndum pactado” sobre la independencia Catalunya, ya que, en su opinión, podría ocurrir algo similar a lo que ha sucedido en la Gran Bretaña con el Brexit, donde después de la consulta hubo muchos ciudadanos británicos que se arrepintieron de haberlo votado. O sea: ¿cómo evitar que los pueblos puedan equivocarse? Pues muy fácil. La receta que nos ofrece este gramsciólogo de pacotilla es expeditiva: evitando que estos tengan la posibilidad de votar. Y el tio se quedó tan pancho.

Quien en tantas ocasiones ha  denunciando la naturaleza corrupta del PSOE y el compromiso de este con el sistema monárquico, ahora ha llegado a la sabia conclusión  de que la mejor combinación para después del 21 de diciembre debe ser un pacto entre los llamados “comunes” –es decir, la sección podemita en Catalunya– y los socialistas del inefable Iceta.

Para más coña marinera, esta mañana las pavadas de este idiota  terminaron  cortándome  la digestión del desayuno. Mientras me dirigía en  el coche hacia el trabajo, pude constatar la alegria que experimentaban los sempiternos tertulianos adictos del Régimen. “¡Hasta Juan Carlos Monedero ha reconocido la oportunidad de la aplicación del 155!”, eyaculaban sin reparos los muy cabroncetes.

Ni qué decir tiene que la de Monedero no ha sido más que una últimísima maniobrilla, previamente concertada con los editores del Huffington, destinada a tratar de recuperar el electorado que según las encuestas –el único leit motiv que domina la actuación política podemita– han perdido con sus precedentes chalaneos entre un fantasmagórico referéndum pactado con Rajoy y un abstracto derecho a la autodeterminación del pueblo catalán.

Pero comprendo que no se fíen ustedes de mis iras furibundas. Por eso les sugiero que entren  ustedes al vídeo, y vean y oigan por sí mismos  las confesiones de este imbécil incurable a su coleguilla friqui del Huffington Post. Y si no sienten nada, ni un solo rertortijón en lo más profundo de sus intestinos, por favor, no me vuelvan a leer. Yo no soy de los suyos.

1 COMENTARIO

  1. Lo preocupante es que además estos señores dan clases en universidades. Creo que además las dan de lo que antes llamábamos Ciencias Políticas. Mis hijos me piden estudiar esto en Madrid y los apunto a la UNED.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here