En la actualidad existe confusión sobre el papel del Partido Comunista en el movimiento obrero. Los comunistas tienden, por un lado, a sobreestimar el papel del partido y, por otro, a subestimar. La sobreestimación es que a menudo tratan de cargar al partido como la única fuerza de la clase. Por alguna razón, se considera que es el partido el que debe crear sindicatos, los órganos de la dictadura del proletariado, etc. Hay otro extremo. El dique, los propios trabajadores entenderán «quién tiene la culpa» y «qué hacer», por lo que el partido debe «madurar» desde el movimiento proletario espontáneo.

Durante la «primavera rusa» en Donetsk, un camarada invitó seriamente a los comunistas a crear consejos para implementar las disposiciones de la Declaración de Soberanía de la República Popular de Donetsk. Debe recordarse que los primeros concilios fueron organizados por trabajadores en huelga durante la Primera Revolución Rusa. Eran comités de huelga que controlaban la lucha de la huelga. En otras palabras, los órganos de la dictadura del proletariado surgen en una lucha real, y no sabemos de antemano qué forma adquirirán en el futuro. Quizás estos cuerpos no tendrán nada que ver con el consejo. Por lo tanto, lo peor de todo es cuando los comunistas intentan adaptar la vida a esquemas muertos.

Pero tales ideas «revolucionarias» surgen, por regla general, en la era de las convulsiones sociales. En tiempos relativamente tranquilos, las opiniones de los partidarios del movimiento obrero espontáneo están ampliamente difundidas, incluso si este movimiento en sí mismo es casi nulo en su actividad. En el artículo » El periódico como un organizador colectivo» ya se ha dicho que han pasado más de cien años desde la aparición del » Economismo «, pero sus partidarios aún están presentes entre los comunistas. Tienen una amplia gama de propuestas que van desde el «maduramiento del partido» hasta la creación de una «organización de trabajo». Sin embargo, en todos los casos del partido, se le asigna un rol poco envidiable: en lugar de dirigir el movimiento espontáneo de la clase trabajadora, se ve forzado a seguirlo.

En su tiempo el golpe decisivo al «Economismo» fue infligido por el trabajo de Vladimir Lenin «¿Por dónde empezar?» y «¿Qué hacer? Las preguntas persistentes de nuestro movimiento «, mientras que el marxista húngaro Gyorgy Lukacs desarrolló las ideas de Lenin en su libro» Historia y conciencia de clase «. Lenin afirmó que con su propia fuerza la clase trabajadora es capaz de desarrollar sólo conciencia sindicalista. En cuanto a la conciencia de clase en sí misma, sólo puede introducirse desde el exterior, y su operador es el partido político. A su vez, Lukács comparó al partido con su cabeza, lo que pareció crecer en el cuerpo de la clase trabajadora. La tarea de la cabeza, entre otras cosas, es ver al menos un paso adelante del cuerpo.

No es exagerado decir que el destino de cualquier revolución socialista depende de la madurez ideológica del proletariado. El indicador de la madurez es la existencia de la conciencia de clase entre los trabajadores, ya que el proletariado actúa cuando está consciente de su posición. Recuerde que la producción de mercancías en el capitalismo difiere de las formas anteriores en que la fuerza de trabajo se convierte en mercancía. Sin darse cuenta de la posición del proletariado bajo el capitalismo, nunca se da cuenta de la necesidad de cambiar el estado actual de las cosas. ¿Los trabajadores modernos entienden que son sólo un producto que se vende en el mercado a la par con la ropa, los autos o los artículos esenciales? Por supuesto que no. Hoy, el proletario tiene una conciencia puramente burguesa, la cual se manifiesta no en la lucha contra el sistema, sino en el esfuerzo por ocupar la posición de la burguesía en él; conseguir dinero, hacerse rico y también comenzar a explotar. Y esto continuará hasta que el propio Partido Comunista comprenda su verdadero papel en el movimiento obrero, que consiste en la introducción de la conciencia de clase en el medio proletario. Por supuesto, Lukács tenía razón cuando escribió que la conciencia de clase es la «ética» del proletariado.

«Economistas», y junto con ellos los mencheviques, creían erróneamente que la conciencia de clase es una mera continuación de la psicología de clase. De ahí su adoración del movimiento obrero espontáneo. El sobresaliente marxista soviético Mikhail Lifshitz llama la atención sobre el hecho de que, en cualquier caso, es imposible confundir estos conceptos. «En cualquier caso, la psicología de clase del proletariado como un producto de la vida de la fábrica no debe confundirse con la teoría del socialismo proletario, que, como cualquier teoría proviene de la reflexión de los hechos objetivos de la realidad externa y sobre todo la mayor parte de la historia humana» (Mikhail Lifshitz, «Diálogo con Ewald Ilyenkov (el problema del ideal)).

Debido al hecho de que la conciencia de clase del proletariado es la teoría del socialismo, el partido no sólo actúa como el portador de la ideología y el conocimiento científico. A su vez, la ideología como forma de conciencia social existirá siempre que exista una división de clases del trabajo. «Sólo un carácter directamente social del trabajo y sin la división del trabajo permitirá a la conciencia social dejar de ser una ideología, pues será liquidada su base terrenal y, por tanto, la pretensión ideológica» — dice Valery Bosenko en «Dialéctica se venga por descuido de ella.» Según él, la sociedad sin clases es «el producto del materialismo práctico», por lo que no es una ideología. Con la transición a tal sociedad, la ideología burguesa será destruida, y la ideología en general se marchitará.

Ya en esos tiempos, Carlos Marx y Federico Engels dijo que el comunismo se había convertido en una ciencia, y es necesario estudiarla. Por lo tanto, el partido que se llama comunista, debe acercarse con toda la responsabilidad a la teoría del socialismo como a la conciencia del proletariado. Los comunistas tendrán que hacer un gran trabajo en el campo de la introducción de la conciencia de clase. El hecho de que en la época soviética el estudio del marxismo injustamente se desvaneció, y en la actualidad en este sentido es aún peor. Especialmente la insuficientes instrucción de alfabetización teórica de los comunistas modernos se ve en la discusión de las causas de la derrota del socialismo en la URSS. Por supuesto, es posible tanto como sea necesario para explicar el colapso de renacimiento de la élite del Partido Comunista de la Unión Soviética, pero esta actitud, por decirlo suavemente, no es de un marxista. Este es el positivismo más real.

Al finales del siglo XIX, el ruso Nikolai Mijailovski desarrolló la teoría del héroe y la multitud, según la cual la historia del desarrollo está determinado por la voluntad de los grandes hombres. En respuesta, George Plejanov escribió un artículo, «Sobre la cuestión del papel de la personalidad en la historia», que afirma lo siguiente: «En la actualidad, la causa final y más general del movimiento histórico de la humanidad es necesario reconocer el desarrollo de las fuerzas productivas que determinan los cambios consecutivos en las relaciones sociales de los hombres.» En la continuación de lo anterior, observamos que la derrota del socialismo no es explicar el comportamiento de los «grandes hombres», y «el cambio de las relaciones sociales.»

Lo que sucedió a principios de la década de 1990 solo consagró legalmente los «logros» de los años cincuenta y sesenta. El principal «logro», por supuesto, es la llamada reforma Kosiguin, la cual suponía una ampliación de la independencia económica de las empresas, es decir, autogestión financiera. En Occidente, se nombró una reforma similar en honor del economista soviético Yevsey Lieberman. Pocos años antes de su adopción, la cual publicó en el periódico «Pravda» como el artículo «Plan, beneficio y premio.» Según él, el criterio principal de la empresa debe ser el beneficio, porque sirve a «la obra de construcción del comunismo.» Hoy, es obvio que todo esto condujo directamente a la restauración del capitalismo.

¿Comprendió el liderazgo soviético qué consecuencias amenazaban tales acciones? Lo más probable es que no, porque había un analfabetismo teórico banal. A diferencia de los líderes posteriores, Joseph Stalin entendió perfectamente que la tarea del socialismo es superar la comerciabilidad, y no al revés. (ver » A la crítica de la base económica del estado «). Pero más tarde la economía soviética comenzó a desarrollarse no al estilo de Stalin, sino al estilo Lieberman. En algún momento, la forma simplemente se ajustó al contenido. No podría haber sido de otra manera, porque el objetivo de la industria soviética era producir tantos bienes como fuera posible. A su vez, una mayor comerciabilidad es una amenaza mortal para el socialismo.

Uno de los primeros que dio la voz de alarma con motivo de las nuevas tendencias en la economía soviética fue Ernesto Che Guevara (ver » Sobre el sistema de financiación del presupuesto «). En particular, criticó duramente la afirmación de Lieberman sobre la estimulación material como el principal incentivo. «No estamos de acuerdo con el énfasis que Lieberman hace sobre el interés material (como palanca)», escribió Che Guevara, «pero su preocupación por las desviaciones que surgen en el transcurso del tiempo en la noción de» cumplir el plan «nos parece correcta. Las relaciones entre las empresas y los departamentos centrales adoptan formas bastante contradictorias, y los métodos utilizados por las empresas para generar beneficios a veces adquieren características que están muy lejos de la noción de moralidad socialista «.

Por el grado de comprensión del problema de la conciencia de clase, Che Guevara puede ponerse audazmente al mismo nivel que Lenin y Lukács. En este trabajo, él revela hábilmente la relación entre la conciencia y el desarrollo de la producción. En su opinión, en Cuba y en todo el campo socialista, es necesario comenzar a resolver la tarea de desarrollar una nueva conciencia lo más pronto posible porque se han creado nuevas formas de relaciones de producción. Además, a pesar de que la conciencia es un derivado de las relaciones existentes, su desarrollo en ciertos casos puede superar el nivel de desarrollo de las fuerzas productivas. Por lo tanto, Che Guevara habla sobre la necesidad de educar a la conciencia como un factor importante en la construcción del comunismo.

Es obvio que la reproducción (y después de la reforma Kosiguin y el reforzamiento considerable) de las tendencias capitalistas en la producción conduce a la reproducción de la conciencia burguesa. Es este hecho, el cual aparece en el momento de la «perestroika» de Gorbachov, Yakovlev, Yeltsin y así sucesivamente. Ellos, por supuesto, son canallas, pero no debemos sobreestimar su papel en el colapso de la URSS. Es que la producción mercantil es un elemento que por la misma imagen espontánea tamiza a los indeseables y recoge a sus agentes, necesarios para ella. No sólo los líderes, todos los 20 millones de miembros del PCUS trajeron las relaciones monetario-mercantiles a su conclusión lógica: la restauración del capitalismo.

En contraste con el autofinanciamiento soviético, uno de los líderes de la Revolución Cubana propuso un sistema de financiamiento presupuestario para resolver el problema de elevar los estándares de producción. Su ventaja es que permite un aumento significativo en la formación profesional, lo que con el tiempo dará lugar a un aumento significativo en el nivel técnico general. «También es necesario tener en cuenta», continúa, «que será fácil -por la política de subsidios- transferir a los estudiantes que han elevado sus calificaciones a otro trabajo y eliminar gradualmente las áreas con predominio del trabajo vivo, para crear empresas con mayor productividad laboral, más correspondiente a la idea básica de la transición al comunismo, a una sociedad de producción desarrollada y la satisfacción de las necesidades humanas básicas «.

Che Guevara creía que el cumplimiento (cumplimiento excesivo) de la norma no es simplemente una fuente de ingresos (prima) para el trabajador, como en la autofinanciación, sino su deber social. En el proceso de lograr el objetivo, el partido desempeña el papel principal. En este sentido, no es sólo el portador de la conciencia de clase, sino también la vanguardia. Los comunistas, por su ejemplo personal, deben demostrar su disposición a cumplir con sus obligaciones sociales. Como es sabido, Lenin tomó parte directa en el subbotnik, y el Che Guevara personalmente experimentó nuevos equipos de producción. En el futuro, el proletariado seguirá al partido que estará listo para ayudarlo a resolver las tareas establecidas por la historia. Pero sólo ayuda, no decide por él.

Hoy, el movimiento comunista se encuentra en una profunda crisis provocada por la derrota del socialismo en la URSS y en los países del campo socialista. Pero la derrota política y económica no es tan terrible como la derrota teórica. Si el cerebro del proletariado está empolvado con toda clase de tonterías (positivismo, por ejemplo), incluso en presencia de una situación revolucionaria, no puede oponerse a nada en una sociedad en descomposición. Pero son precisamente las cuestiones de teoría que un partido no sólo puede resolver, sino que debe resolver en las condiciones modernas, es decir, en condiciones de una reacción sorda. Afortunadamente, en el Partido Comunista de la República Popular de Donetsk se dan cuenta de la importancia de este trabajo. Esto, en particular, lo demuestra la realización de estudios políticos titulados «Lecturas de Lenin» durante los cuales se estudian las principales obras del líder del Partido Bolchevique.

Stanislav Retinsky.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.