BOGOTÁ (Sputnik) — Un juez de la ciudad colombiana de Ibagué (centro) concedió la libertad transitoria al coronel retirado Robinson González del Río, condenado por su vinculación con 46 casos de “falsos positivos”, asesinatos extrajudiciales en el marco del conflicto interno.

“El coronel (…) se encuentra en libertad desde el pasado 6 de enero, él se había postulado a la JEP (Jurisdicción Especial de Paz) desde el año pasado y cumplió todos los requisitos consagrados para estar en dicha jurisdicción”, dijo el abogado del militar retirado, John Castelblanco, según declaraciones publicadas por la emisora local La FM.

Otros militares han mostrado su disposición a acogerse a la JEP, creada en el marco de los diálogos de paz con la FARC en La Habana para juzgar a todos los actores armados del conflicto que hubieran incurrido en crímenes no asociados a delitos políticos.

Castelblanco explicó que la libertad de González del Río se hizo efectiva luego de que se confirmó que cumplía con el requisito de llevar cinco años detenido.

“El año pasado se envió la solicitud a la JEP y el 29 de diciembre se otorgó la libertad condicionada y fue notificada a comienzos de este año”, agregó el abogado.

González del Río fue condenado por tres juzgados especializados a pasar entre 30 y 37 años de prisión por su responsabilidad en 46 ejecuciones extrajudiciales, lo que lo convierte en uno de los militares colombianos con mayor número de condenas por falsos positivos.

La última condena en contra del militar se presentó el pasado 5 de septiembre, cuando fue hallado responsable de engañar a doce civiles y de haber patrocinado su muerte.

Aún con la libertad condicionada, González del Río está pendiente de que se profiera otra condena en su contra por la muerte de un pescador cuando ejercía como comandante de un batallón de contraguerrilla.

Los tribunales colombianos han condenado a más de 800 miembros del Ejército por ejecuciones extrajudiciales, en su mayoría soldados y suboficiales, mientras que las autoridades no han llevado a cabo investigaciones exhaustivas sobre los altos mandos del Ejército colombiano y, por el contrario, han ascendido de rango a militares presuntamente implicados en esos hechos.

Los falsos positivos fueron cometidos en Colombia durante el Gobierno del derechista Álvaro Uribe (2002-2010) y con ellos los militares buscaban hacerse con prebendas y beneficios mientras hacían pasar a civiles como guerrilleros muertos en combate.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.