Peter Ford, exembajador del Reino Unido en Siria, habló con Sputnik acerca de la permanencia de Estados Unidos en el país árabe y las posibles razones y consecuencias de tal medida.

El 17 de enero, el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, declaró que las tropas estadounidenses permanecerán en Siria indefinidamente para luchar contra el posible resurgimiento de los extremistas, pero también para desafiar el poder del presidente sirio Bashar Asad y la influencia de Irán en el país árabe.

Tanto en la época de la Presidencia de Barack Obama como ahora, en la Administración Trump, Estados Unidos estableció para sí una tarea muy específica en Siria: derrotar a Daesh —organización terrorista proscrita en Rusia y otros países—. Sin embargo, ahora que el grupo terrorista ha sido derrotado y hay fuerzas en el país, como el Ejército Árabe Sirio, que son capaces de prevenir cualquier posible renacimiento de Daesh, EEUU decidió mantener su presencia militar en Siria.

Para Ford, la “verdad simple y obvia” es que EEUU no debería mantener sus tropas en Siria. El país norteamericano lo hace porque “a Trump se le está acusado de ‘entregar Siria a los rusos'”.

“Es muy simple: ahora Estados Unidos está luchando por el poder para demostrar que todavía tiene influencia en Siria y en Oriente Medio. Además, [la permanencia militar en Siria] es parte del juego estadounidense contra Irán. Esto no tiene nada que ver con la lucha contra el terrorismo en Siria ni con cuestiones humanitarias; esto no tiene nada que ver con el establecimiento de la democracia en Siria”, destacó el diplomático británico.

El exembajador consideró que la decisión estadounidense es simplemente una “lucha de brazos” en la que Estados Unidos busca involucrar a Rusia o cualquier otro poder que se atreva a cuestionar de cualquier manera la dicha “superioridad estadounidense en el escenario mundial”.

De acuerdo con Ford, el objetivo de EEUU al mantener sus tropas en Siria es “impedir la estabilización de Siria como un Estado soberano único”.

“Ese ya era el objetivo a largo plazo de Estados Unidos hace cuarenta años. Y ahora EEUU ve una forma de (al menos parcialmente) implementarlo: en particular, ayudando a formar un Estado kurdo en el norte y noreste del país. Es obvio que esto de ninguna manera ayudará a estabilizar la situación en Siria”, comentó Ford.

El diplomático agregó, además, que la política de EEEU en Síria es la “continua desestabilización” del país.

“Dado el hecho de que Estados Unidos no puede imponer su voluntad de cambiar el Gobierno [sirio], entonces se contenta con la siguiente opción posible: la constante desestabilización de este país”, reiteró el exembajador.

Según Ford, “lo que EEUU hace en Siria va totalmente en contra del derecho internacional”.

“El mantenimiento de una presencia militar en el territorio de un Estado miembro de la ONU, que participa en las reuniones en Nueva York y cuya soberanía es reconocida por la mayor parte de la comunidad internacional, es una violación flagrante del derecho internacional”, aseveró el diplomático.

Ford subrayó que es completamente ilegal mantener fuerzas militares en un país sin la autorización de su Gobierno.

“Pero Estados Unidos juega con otras reglas, según las cuales cree que tiene derecho a usar la fuerza. Estados Unidos es desdeñoso con las leyes, incluidas las internacionales. Esto podría observarse en muchos casos y no solo en Siria”, concluyó Ford.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.