Ya es un hecho: Lula Da Silva ha sido condenado en un tribunal de apelaciones en segunda instancia y aumentada su sentencia, pero todavía no va a la cárcel. La gran pregunta de todos es si podrá seguir siendo el candidato del PT, si realmente podrá volver a la presidencia del país, o al menos competir por ella. Es difícil de responder, pero lo que puede darse por sentado es que existe aún una posibilidad, y mientras haya un resquicio, la batalla legal y el apoyo popular son más necesarios que nunca.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.