La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció hoy que Israel mata de una forma que “parece indiscriminada” y recordó que querer saltar o dañar una valla fronteriza (la de la Franja de Gaza) no justifica el uso de munición letal.

“Parece que cualquiera puede ser asesinado o herido; mujeres, niños, reporteros, personal de primeros auxilios, si se acercan a más de 700 metros de la valla. Dispararon a un amputado doble, ¿que amenaza es un amputado?”, afirmó el portavoz en Ginebra de la Oficina, Rupert Colville.

“Parece bastante claro que se está matando de forma indiscriminada”, precisó Colville. “El uso de la fuerza letal debe ser el último recurso, no el primero y debe responder a una amenaza a la vida. El intento de saltar o dañar una valla, o lanzar cocteles molotov no es claramente una amenaza de muerte”, subrayó el portavoz.

Colville dijo estar en “shock” porque la represión israelí de las protestas palestinas se haya saldado con “docenas de asesinados y centenares de heridos” .

Israel festejó este lunes el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén, lo que ha provocado multitudinarias protestas en Gaza, donde más de 55 personas han perdido la vida en enfrentamientos con las fuerzas del orden israelíes.

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los DDHH ha pedido a las autoridades israelíes que “cejen inmediatamente el uso de munición real”. “El derecho a la vida debe ser respetado”, agregó, y solicitó que los responsables de “horribles violaciones de los derechos humanos rindan cuentas”. Finalmente, pidió a la comunidad internacional que “se asegure que las víctimas obtienen justicia”.

Una bebé de 8 meses murió esta noche debido a la asfixia producida por los gases lacrimógenos lanzados por el Ejército israelí en Gaza durante las protestas de ayer, a las que su madre la llevó, informaron fuentes oficiales palestinas.

Ashaf al Qedra, portavoz del Ministerio de Salud palestino, confirmó hoy de la muerte de la pequeña, Laila al Gandor. Al menos otros 5 niños murieron el lunesen las manifestaciones contra la inauguración de la Embajada de EE.UU en Jerusalén y en el marco de la Gran Marcha del Retorno, según denunció la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA). “Cincuenta y ocho personas murieron en la frontera entre Gaza e Israel, entre ellos seis niños y un trabajador de salud, según datos verificados por Naciones Unidas”, afirmó en rueda de prensa el portavoz de la OCHA, Jens Laerke.

Además, más de 2.700 palestinos fueron heridos, la mitad de ellos de bala o metralla.

A las protestas acudieron familias enteras, atendiendo al llamamiento de Hamás, padres, madres, ancianos y niños, algunos de los cuales se situaron en la vanguardia de las protestas frente a la divisoria.

Sin embargo, en el caso de Laila, su madre estaba junto a un grupo de personas a un kilómetro de distancia de la línea fronteriza, cerca de tiendas de campaña instaladas por los organizadores, pero el gas lacrimógeno se extendió hasta esa zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.