Al cumplirse el quinto día de los bloqueos realizados por miles de camioneros en Brasil, el presidente de Michel Temer convocó este viernes a las fuerzas armadas para evitar el colapso de San Pablo, Río de Janeiro y otras capitales debido al desabastecimiento de insumos básicos.

Las razones de las protestas de los camioneros son las sistemáticas alzas en el precio de los combustibles en las gasolineras, principalmente el diésel, que en los últimos 12 meses, sufrió un incremento de 12% para el consumidor.

 “De inmediato vamos implantar un plan de seguridad para superar los graves efectos causados por esta paralización, comunico que accioné a las fuerzas federales de seguridad para desbloquear las rutas”, dijo Temer en un discurso televisivo este viernes.
La noche aterior el gobierno había pactado una “tregua” de quince días a cambio de la cual les prometió el congelamiento del precio del diésel y la reducción de algunos impuestos, sin embargo este no fue aceptado por todos los camioneros que el viernes continuaron con la obstrucción del tránsito en carreteras federales y estaduales de al menos 24 de los 27 estados de la Unión.

Según informa la prensa local el decreto de Tmeer autorizará multar y detener a camioneros que no retomen su trabajo, además de autorizar al ejército a prender y conducir camiones en caso de que los conductores rehúsen conducir.

El mandatario argumentó que “el gobierno tuvo el coraje de dialogar y ahora tendrá el coraje de ejercer su autoridad”, al tiempo que calificó como una “minoría radical” a los camioneros que siguen en paro tras el acuerdo.

Bloqueos

El bloqueo de carreteras y la imposibilidad de entregar productos al mercado de bienes de consumo continúan generando crisis de desabastecimiento en diversas partes del país.
En la ciudad de São Paulo se decretó estado de emergencia este viernes. En la mayor ciudad de país, se había reducido la flota de autobuses en circulación a un 40% debido a la poca reserva de combustible.

La alcaldía de São Paulo solicitó una medida cautelar en la Justicia el jueves para garantizar el abastecimiento de los autobuses y camiones de basura. Solicitó también la aplicación de una multa diaria por el valor de US$ 260 millones a los dos sindicatos estaduales que participan de la movilización, en caso de desabastecimiento.

La falta de combustible también impacta a los aeropuertos. En las ciudades de Recife y Brasilia el producto se agotó. Se cancelaron al menos nueve vuelos en el aeropuerto de Brasilia.
La huelga también repercute en otros frentes. Rondonia, en la región Norte del país, 16 plantas termoeléctricas racionan energía y se cancelaron las clases en diversas instituciones de enseñanza del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.