Las fuerzas de seguridad iraquíes montan guardia mientras las personas se manifiestan contra el gobierno y la corrupción, 14 de julio de 2018.

Las autoridades iraquíes han decretado toque de queda en cuatro provincias meridionales debido a las protestas antigubernamentales que dejaron dos muertos.

El Gobierno impuso el toque de queda en las provincias de Nayaf, Kerbala, Mesena y Basora para impedir que prosigan las protestas.

Los manifestantes protestan contra la corrupción y la falta de eficacia en la gestión de las instituciones públicas. También piden empleos y un mejor acceso al agua potable y a la electricidad.

Durante las protestas, varios manifestantes incendiaron la sede del partido Al-Fadila, un edificio del aeropuerto de la ciudad de Nayaf, e irrumpieron en el edificio del consejo de la provincia de Kerbala.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.