El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, en una cumbre de ministros de la Unión Europea (UE) en Luxemburgo, 25 de junio de 2018.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, acusa a las autoridades británicas de Gibraltar de estar “parasitando” el área española circundante.

“Alguien está parasitando a alguien”, dice el jefe de la Diplomacia española en una entrevista publicada este domingo por el diario madrileño El País, tras señalar que el disputado territorio bajo soberanía británica “tiene la tercera renta per cápita más alta del mundo”, al lado de una región subdesarrollada y marcada desde hace décadas por el tráfico de drogas.

En los últimos meses ha cundido la alarma en la comarca española del Campo de Gibraltar (extremo sur) por la sucesión de episodios de violencia, con agresiones a agentes policiales por narcotraficantes y, en mayo, la muerte de un niño golpeado por la lancha de un delincuente. En abril se incautó un alijo récord de 9 toneladas de cocaína.

Borrell hace esa observación, pero se distancia con un “es pronto” de las amenazas a Londres de su predecesor en el cargo José Manuel García-Margallo con aprovechar las negociaciones de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) para “parar la inversión” y “poner la bandera” española en el Peñón.

Frente a “algún exministro de Exteriores” para quien “las cuestiones de soberanía eran importantes”, señala el actual canciller, para el Gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) “la clave (del Brexit) son las consecuencias para el desarrollo económico del Campo de Gibraltar: aeropuerto, contrabando, fiscalidad, pesca…”.

España no reconoce la soberanía británica sobre el istmo que une el peñón de Gibraltar a la península ibérica, que Londres ejerce desde el siglo XIX, y las tensiones por el control de las aguas que rodean la zona son además relativamente frecuentes, aunque Madrid ya renunció el año pasado a bloquear el acuerdo Londres-Bruselas para el Brexit por esta cuestión.

Otra cuestión de política internacional abordada en la entrevista de Borrell son las tensiones de la UE con Moscú: “Nos guste o no, Rusia está de vuelta”, afirma el ministro, que apunta en ese sentido a cómo el presidente ruso, Vladimir Putin, representa “el regreso a la escena internacional de un país humillado” tras la caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Respecto a las sanciones impuestas por la UE a Rusia, en la misma línea de las Administraciones españolas anteriores consistente en conformarse con los límites marcados por Bruselas sin avivar tensiones —salvo contra Venezuela—, Borrell indica que “hay una posición común europea sobre Rusia” y “España no va a ser más dura”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.