Inicio Artículos El mundo bajo presión de la multipolaridad: entrevista al sociólogo peruano Enrique...

El mundo bajo presión de la multipolaridad: entrevista al sociólogo peruano Enrique Muñoz Gamarra

151
0

La siguiente nota es una entrevista al reconocido sociólogo peruano, Enrique Muñoz Gamarra, experto en geopolítica y un gran estudioso de la realidad mundial después del 2008. La entrevista corre a cargo del sociólogo peruano, Rosendo Felipe Vivanco Cuzcano. El tema central de la entrevista es el nuevo orden político mundial o sistema multipolar instalado en el planeta a partir del año 2010. Un tema de extremado valor actual.

La entrevista:

1.- Rosendo Felipe Vivanco Cuzcano: ¿Al parecer últimamente se ha sentido una especie de silenciamiento de sus trabajos? No puede negarse que sus análisis han sido puntuales por la profundidad de sus abstracciones muy útiles en el esclarecimiento de muchos temas. Se sabe que usted es muy referenciado por analistas y prensas honestas, incluso en libros, en ellas es observado como analista marxista. Sobre esto quisiera rememorar unas frases de los editores de “Detectives de Guerra” cuando publicaron el 5 de octubre del 2016 su artículo: “Pentágono, Otan y Erdogan en operativo militar para desarmar posicionamiento geoestratégico de Rusia en Siria y Oriente Medio”, que en su nota introductoria dicen lo siguiente: “No suele ser fácil encontrarse con un lujo de investigación como la que están prestos a leer; y, mucho menos si viene de la tinta de un intelectual latinoamericano. El presente trabajo seguramente ha pasado desapercibido por la gran mayoría de lectores, de allí que sea ineludible reproducirlo en nuestro sitio. Enrique Muñoz Gamarra es un reconocido sociólogo de nacionalidad peruana, analista internacional y un gran especialista en geopolítica. Quien conoce el trabajo de Muñoz Gamarra lo identificará como el autor del libro: “Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos”.

Enrique Muñoz Gamarra: Tres cuestiones a este respecto:

Primero, debo decir que a mí nadie me paga por escribir estos artículos, tampoco escribo a fin de congraciarme con una determinada prensa o monopolio informático. Escribo desde el punto de vista marxista, que como se sabe es ciencia de compromiso social, consecuentemente mis análisis tienen aquel contenido. Por ejemplo, no puedo decir bajo ningún concepto que Rusia y China sean países socialistas o medianamente progresistas, cuando claramente son países capitalistas e imperialistas. A mucha honra todo esto los tuve que zanjar. Decir lo contrario sería engañar a los pueblos, sobre todo, obstaculizar la noble tarea que desarrolla el proletariado en condiciones sumamente desventajosas en diferentes regiones del planeta por la revolución comunista.

Segundo, debo decir que la mayoría de las prensas, páginas web y agencias de información digitales especializadas en estos temas (Geopolítica) de habla española, han publicado mis trabajos, por supuesto a excepción de los monopolios informáticos y las prensas seudo-izquierdistas.

Y tercero, debo agradecer a los medios digitales de los diversos países que publican mis trabajos. Sobre esto dije bien claro que son prensas que están escribiendo con letras de oro la nueva realidad mundial. Mi reconocimiento y agradecimiento sinceros a todos ellos.

2.- Rosendo Felipe Vivanco Cuzcano: Sin embargo lo central en esta entrevista es conocer con algo de profundidad lo que se llama el sistema multipolar muy en boga en la actualidad. Por los múltiples trabajos que ha efectuado desde el año 2008 en el que ha sido infaltable el enfoque de este tema, se podría decir que usted es uno de los principales teóricos de la multipolaridad, ¿Podría definir lo que es el sistema multipolar?

Enrique Muñoz Gamarra: Cierto, últimamente hay mucho interés por conocer el nuevo orden político mundial. Es lo que se llama el sistema multipolar. Algunos lo llaman mundo multipolar. El asunto es que este nuevo orden político mundial está en pleno proceso. Aquello se inició en 2010 cuando implosionò el sistema unipolar bajo batuta de Estados Unidos en el momento en que perdió la hegemonía mundial tras su bancarrota económica. Esto para algunos era extraño. No aceptaban aquella situación. Aquello corrió entre los años 2008-2016. Ni siquiera aceptaban la profundidad de la gran crisis económica. Eran partidarios acérrimos de la omnipotencia de Estados Unidos. En otras palabras no querían hablar, por diversas razones, de los profundos cambios que se habían dado a partir del año 2008 y consecuentemente no aceptaban que la unipolaridad haya colapsado. En realidad seguían a pie juntillas las directivas del pentágono. En esa danza estaban los monopolios informáticos occidentales. Entonces la lucha ideológica era muy fuerte. Y ocurría cuando las tempestades sobre el planeta eran muy duras que atestiguaban la instauración de la multipolaridad. Consiguientemente la multipolaridad debía ser analizada como debe ser.

Como sabemos, tras la gran crisis económica iniciada en 2008, el sistema capitalista ingresa a un proceso muy importante de reajuste. Aquello engloba la totalidad del sistema capitalista mundial, es decir, la estructura económica y la superestructura política. Sobre una nueva estructura económica que actualmente está en proceso con China como primera potencia capitalista se levanta un nuevo sistema internacional con una marcada multipolaridad. Aquello se inicia a partir del año 2010.

Saber discernir correctamente la relación base económica y superestructura política es muy importante. En esto es trascendental el manejo correcto de la dialéctica, donde el mecanicismo y el fatalismo deben ser desechados. A partir de ahí es posible observar la relación base económica superestructura política no de una forma fatal, obligatoria o lineal  sino, en una relación recíproca, en la que la superestructura política puede influir sobre la base económica. Esto nos da luces para entender mejor la situación actual del mundo.

Por supuesto esto los apologistas del sistema, jamás lo entenderán. Esto para ellos es desconocido. Es un limbo que sobreviene de sus concepciones ideológicas.

3.- Rosendo Felipe Vivanco Cuzcano: En la actualidad hay distintas conceptualizaciones de la multipolaridad sostenidas por las diferentes opciones políticas e ideológicas ¿Puede explayarse en esto?

Enrique Muñoz Gamarra: Para responder a esta pregunta antes es necesario ubicar el actual contexto de las contradicciones inter-imperialistas. Tenemos por un lado el capitalismo occidental encabezado por el imperialismo estadounidense, seguidos por los países capitalistas de Europa como Alemania, Inglaterra y Francia, son países que conforman el llamado grupo G7, un bloque que está prácticamente en bancarrota económica. Por otra parte está el capitalismo oriental, encabezado por China seguida por India y Rusia, fundamentalmente. Un bloque en mejores condiciones económicas. Con esto no queremos decir que no tengan dificultades económicas. Las tienen. No olvidemos que son parte del sistema capitalista en crisis. Algunos a menudo olvidan esta situación. Sin embargo ambos bloques tienen sus propios horizontes geopolíticos.

Cuando decimos que tienen sus propios horizontes geopolíticos lo que estamos tratando de decir es que tienen sus propios objetivos y sus propios intereses. Por ejemplo para el bloque occidental el mundo sigue siendo unipolar. Estados Unidos sigue considerándose la máxima potencia mundial. Esa es la posición del pentágono y de sus apologistas desde The New York Times, Washington Post, CNN, Google, Wikipedia, etc. Por el contrario para el bloque oriental el mundo ya está en el sistema multipolar. Por el momento esto es válido para sus pugnas inter-imperialistas. La están utilizando en la actualidad como bandera de lucha en sus contraposiciones con el otro bloque.

En realidad el análisis de los sistemas mundo es de propiedad de las corrientes científicas. El análisis científico implica el análisis total de las estructuras mundiales. En esto las corrientes marxistas que se preocupan por la andadura del mundo bajo un criterio científico de la realidad mundial, están en primera línea. Pues su debido análisis sirve a las luchas revolucionarias sobre todo en lo referido a las tácticas de las luchas del proletariado. Consecuentemente el análisis de los sistemas mundo no es de incumbencia de los países imperialistas. Estos están preocupados más bien en cómo avanzar hacia espacios geopolíticos, es decir, geopolítica fascista. Repito, por el momento Rusia y China lo utilizan como bandera de lucha, lo es solo por conveniencia momentánea.

En este marco podemos observar la multipolaridad en sus diversas posiciones ideológicas y políticas.

A.- Ante todo las agitaciones de google y demás buscadores de internet al servicio del capitalismo occidental:

Lo llaman mundo multipolar, escenario uni-multipolar, etc. En realidad una reverenda confusión. Google es un instrumento del capitalismo occidental. Representa a la región del capitalismo que se hunde. Esto ocurre cuando Estados Unidos ya no es la primera potencia capitalista.

La región oriental es el capitalismo que emerge y la parte que está interesada en la imposición del sistema multipolar.

Lo anterior no significa que Google y demás instrumentos no estén involucrados en este objetivo de manipulación ideológica. Lo están. Ahora mismo están en una labor de confusionismo. Sabiendo a quienes sirven, de donde provienen y quienes lo manejan y financian (el Pentágono) se entiende estos objetivos.

Inmerso en esto mismo Wikipedia anda desactualizada. Es parte de sus acciones al servicio de los capitales occidentales.

Veamos unos apuntes (los tomé el 9 de abril de 2018):

“La expresión mundo multipolar particularmente designa y caracteriza el tipo actual de sistema internacional, en oposición al mundo bipolar de la guerra fría, este último destacando y potenciando la oposición entre los Estados Unidos y la URSS como las únicas y verdaderas superpotencias mundiales de la segunda mitad del siglo XX”.

Como se sabe la multipolaridad no es oposición al mundo bipolar de la época de la guerra fría, sino, en oposición al sistema unipolar establecido en 1991 tras la implosión de la economía de la ex URSS en aquel año.

En realidad Wikipedia está congelada en los setenta del siglo pasado. Esto es lo que observamos cuando leemos el siguiente pasaje: “Los EEUU son la primera potencia económica mundial (y segunda si se cuenta la Unión Europea). EEUU es miembro de la OTAN, tiene un poderío militar incuestionable, y además es un importante actor comercial y cultural”.

B.- El enfoque ruso abordado desde el punto de vista de la exigencia del respeto a sus intereses de superpotencia:

Las agencia rusas de información hablan que aquello habría sido expuesto por primera vez por la presidencia rusa. En efecto fue mencionado por Vladimir Putin en su discurso del 11 de febrero del 2007 en la conferencia de Seguridad de Munich (Alemania) bajo el título de: “Querer regentar el mundo de manera unipolar es ilegítimo e inmoral”.

Como se sabe del 9 al 11 de febrero de 2007 se celebró en el hotel Bayrischer Hof de Múnich (Alemania) la 43ª Conferencia de Política de Seguridad. El presidente de Rusia, Vladímir Putin, participó el segundo día del conclave (10 de febrero). Su discurso fue impactante que conmocionó el conclave desde un inicio. “Si mis razonamientos les parecen demasiado polémicos o no muy exactos, pido que no se pongan bravos, pues estamos en una conferencia solamente. Espero que tras dos o tres minutos de mi intervención el señor Telchik no encienda la luz roja…”.

Aquí las partes más impactantes de aquel discurso, previamente advirtiendo que tengo en mis manos el discurso completo publicado por Red Voltaire el 11 de febrero del 2007. Observar el siguiente enlace: http://www.voltairenet.org/article145413.html :

“Hace dos decenios todavía, el mundo estaba escindido en lo ideológico y lo económico, su seguridad se garantizaba por los inmensos potenciales estratégicos de dos superpotencias. La confrontación global desplazaba a la periferia de las relaciones internacionales y la agenda acuciantes problemas económicos y sociales. Igual que sucede en toda guerra, la “fría” nos dejó sus “minas sin explotar”, figuradamente dicho. Me refiero a los criterios ideológicos estereotipados, la política de doble rasero y otros clichés de la mentalidad de la época de bloques. El mundo unipolar que se proponía establecer después de terminada la “guerra fría” tampoco se hizo realidad…La Historia de la Humanidad conoce, desde luego, períodos de unipolaridad y aspiraciones a alcanzar el dominio mundial. Hubo tanto en la Historia de la Humanidad. ¿Pero qué es un mundo unipolar? Por mucho que se intente adornar ese término, en la práctica ello tiene sólo una significación: existencia de un solo centro del poder, de un solo centro de fuerza y un solo centro de la toma de decisiones”.

Continua: “Es el mundo en que hay un solo dueño, un solo soberano. Al fin y al cabo, ello resulta pernicioso no sólo para aquellos que se encuentren dentro de los marcos de tal sistema, sino también para el propio soberano, pues ese sistema lo destruye desde dentro. Además, tal estado de cosas no tiene nada que ver con la democracia. Porque la democracia, como es sabido, es el poder de la mayoría, en el que se consideran los intereses y las opiniones de la minoría…En mi opinión, el modelo unipolar no sólo es inadmisible para el mundo contemporáneo sino que imposible. Y no solamente porque a un líder único en el mundo contemporáneo – precisamente en el contemporáneo – no le van a alcanzar recursos militar-políticos ni económicos. Sino porque – y ello es áun más importante – se trata de un modelo que no puede funcionar por estar carente de la base moral propia de nuestra civilización”.

Continua: “Las acciones unilaterales, a menudo ilegítimas, no permitieron solucionar ni un solo problema. Es más, generaron nuevas tragedias humanitarias y nuevos focos de tensión. Juzguen Ustedes mismos: no ha disminuido el número de guerras ni el de conflictos locales y regionales. El señor Telchick hizo una mención muy suave de ello. Hoy día en tales conflictos perece no menos gente que antes, y hasta más. ¡Mucho, mucho más!…Somos testigos de un siempre mayor menosprecio a los principios básicos del Derecho Internacional. Es más, determinadas normas o casi todo un sistema del Derecho vigente en un país, en primer lugar en Estados Unidos, ha excedido sus marcos nacionales en todos los campos: en la economía, la política y la esfera humanitaria, y se impone a otros Estados. ¿A quién puede gustar tal estado de cosas?. Ello es muy peligroso. En tal situación ya nadie se siente seguro. Quiero subrayarlo: ¡nadie se siente seguro! Nadie se siente protegido ni puede tener firme confianza en el Derecho Internacional. Tal política actúa, por supuesto, como catalizadora de la carrera armamentista…Estoy convencido de que nos hemos llegado a un etapa crucial en la que debemos ponernos a reflexionar seriamente sobre la arquitectura que ha de tener la seguridad global”.

Considero esta versión algo más seria, aunque por supuesto muy sesgada desde el lado unilateral de la exigencia del respeto de los intereses de la burguesía rusa que a partir del 2000 cuando Vladimir Putin llega a la presidencia de Rusia había empezado a resurgir fundamentalmente sobre la base del petróleo y su armamentística estratégica.

En un reciente artículo que publiqué hice mención sobre cómo había sido la hoja de ruta seguida por las burguesías de Rusia y China exigiendo a sus pares estadounidenses el respeto a sus intereses sobre la base de la paridad estratégica que estaba latente en el mudo, que incluso había conducido al sistema multipolar.

Veamos esto:

En realidad la paridad estratégica no es de reciente data. La primera paridad estratégica se dio entre la URSS y Estados Unidos cuando este país (URSS) aun cuando estaba vivo Stalin detonó su primera bomba atómica (RDS-1) el 29 de agosto de 1949. Aquello ocurrió después de los duros años de chantaje estadounidense (1945-1949) por el asunto de aquel artefacto en su poder.

Luego cuando en 1953 llegó al poder Nikita Jrushchov inmediatamente después de la muerte de Stalin (5 de marzo de 1953), la paridad estratégica fue entre la ex URSS en que había devenido aquel país (URSS) tras la restauración capitalista impuesto bajo la línea de Jrushchov. Entonces la paridad estratégica corrió desde 1949 (primera bomba atómica de la URSS) hasta 1991 en que implosiona aquella ex URSS.

Tras la implosión de la ex URSS en 1991 se instauro en el mundo la era de la unipolaridad sobre la base del poderío estadounidense. Entonces la paridad estratégica había quedado en entredicho. Por supuesto los estadounidenses habían puesto sus manos sobre la armamentística estratégica de la ex URSS y, seriamente pensaron que la habían desmantelado por completo. Por eso se apuntaron un triunfo contra el comunismo. Cuando en el año 2000 Vladimir Putin llegó al poder en Rusia, lo primero que hizo fue reagrupar y luego reimpulsar aquella armamentística.

Posteriormente cuando en 2010 se produce la perdida de la hegemonía mundial estadounidense tras la debacle de su economía y el nítido ascenso de la economía China en medio de una gran crisis económica que se había iniciado en 2008, Rusia y China culminan un serio balance geopolítico iniciado entre los años 2005-2006 de los profundos cambios que se habían dado en el mundo hasta esos momentos (no olvidemos la intervención de Vladimir Putin en la conferencia de seguridad de Múnich, Alemania, en 2007), sobre todo, pasan una revista a sus posicionamientos estratégicos y concluyen que en efecto la paridad estratégica estaba latente, además, se percataron que en el sistema internacional ya se había instalado el sistema multipolar (2010).

Y como es de entender bajo este correlato Estados Unidos estaba preocupado por la paridad estratégica y la multipolaridad, no sabía cómo resolver su desplazamiento geopolítico tras su pérdida de la hegemonía mundial en 2010. Y más aún, en contraste a su enorme arrogancia como el resto de burguesías, China y Rusia, temía la guerra nuclear.

C.- Divagaciones fascistas de la multipolaridad:

Cierto a medida que avanzan los cambios mundiales empiezan a emerger los esperpentos ideológicos que hablan de un orden multipolar como si se tratara de una nueva sociedad similar a las divagaciones de los teóricos o fanáticos de la llamada teoría fascista de la globalización que fabricó el pentágono en los años 80 del siglo pasado, cuyo fondo era “El fin de la Historia”.

Hay conjeturas antojadizas entre ellas las sostenidas desde las agencias abiertamente reaccionarias y anticomunistas que atribuyen su paternidad a Samuel Huntington, uno de los teóricos de la globalización anticomunista que escribió el artículo “¿The Clash of Civilizations? y el libro titulado: “Choque de civilizaciones”.

Veamos algunas de sus barbaridades (lo podemos ubicar en su artículo: “¿The Clash of Civilizations?”, en español: ¿Choque de Civilizaciones?, publicada en 1993, en: https://web.archive.org/web/20100821191056/http://history.club.fatih.edu.tr/103%20Huntington%20Clash%20of%20Civilizations%20full%20text.htm  ):

“Primero, las diferencias entre civilizaciones no son solo reales; son básicos Las civilizaciones se diferencian entre sí por la historia, el idioma, la cultura, la tradición y, lo más importante, la religión. Las personas de diferentes civilizaciones tienen puntos de vista diferentes sobre las relaciones entre Dios y el hombre, el individuo y el grupo, el ciudadano y el estado, padres e hijos, esposo y esposa, así como diferentes puntos de vista sobre la importancia relativa de los derechos y responsabilidades, libertad y autoridad, igualdad y jerarquía. Estas diferencias son producto de siglos. No desaparecerán pronto. Son mucho más fundamentales que las diferencias entre las ideologías políticas y los regímenes políticos. Las diferencias no necesariamente significan conflicto, y el conflicto no necesariamente significa violencia. Sin embargo, a lo largo de los siglos, las diferencias entre las civilizaciones han generado los conflictos más prolongados y más violentos”.

Continua: “…En cuarto lugar, el crecimiento de la civilización-conciencia se ve reforzado por el doble papel de Occidente. Por un lado, Occidente está en un pico de poder. Al mismo tiempo, sin embargo, y tal vez como resultado, se está produciendo un fenómeno de retorno a las raíces entre las civilizaciones no occidentales. Cada vez más, se oyen referencias a tendencias hacia un cambio hacia adentro y “asiáticoización” en Japón, el final del legado Nehru y la “hinduización” de India, el fracaso de las ideas occidentales de socialismo y nacionalismo y, por lo tanto, “reislamización” del Medio Oriente, y ahora un debate sobre la occidentalización versus la rusificación en el país de Boris Yeltsin. Un Occidente en el apogeo de su poder se enfrenta a los no occidentales que cada vez más tienen el deseo, la voluntad y los recursos para dar forma al mundo de maneras no occidentales”.

Continua: “En el pasado, las elites de las sociedades no occidentales solían ser las personas más involucradas con Occidente, habían sido educadas en Oxford, la Sorbona o Sandhurst, y habían absorbido las actitudes y los valores occidentales. Al mismo tiempo, la población en los países no occidentales a menudo permaneció profundamente imbuida de la cultura indígena. Ahora, sin embargo, estas relaciones se están revertiendo. En muchos países no occidentales se está produciendo una des-occidentalización e indigenización de las élites, al mismo tiempo que las culturas, los estilos y los hábitos occidentales, generalmente estadounidenses, se vuelven más populares entre la masa de la gente”.

Continua: “…Históricamente, Turquía ha sido el país más profundamente desgarrado. Para los Estados Unidos, México es el país desgarrado más inmediato. A nivel mundial, el país desgarrado más importante es Rusia. La cuestión de si Rusia es parte de Occidente o el líder de la civilización eslavo-ortodoxa ha sido recurrente en la historia de Rusia. Esa cuestión quedó oscurecida por la victoria comunista en Rusia, que importó una ideología occidental, la adaptó a las condiciones rusas y luego desafió a Occidente en nombre de esa ideología. El dominio del comunismo cortó el debate histórico sobre la occidentalización versus la rusificación. Con el comunismo desacreditado, los rusos una vez más se enfrentan a esa pregunta”.

La decodificación es la siguiente:

Samuel Phillips Huntington introduce la tesisl que consiste en que los principales conflictos del mundo de la posguerra fría serán producto del choque entre las diferentes civilizaciones o culturas, y no así, de conflictos económicos por mercados y zonas de influencia entre superpotencias.

En general los teóricos de la globalización en el que se incluye Samuel Phillips Huntington junto a Alvin Toffler (fallecido el 27 de junio de 2016) y Francis Fukuyama (autor del libro “El fin de la Historia y el último hombre”), se contraponen a la ciencia, tratan de negar, de encubrir y finalmente se niegan a mencionarla, porque lo contrario implica entre otras cosas observación de cambios y transformaciones. Huntington no acepta esto, cierra los ojos y niega toda esa posibilidad y se traslada a un mundo estático, inerte y muerto donde lógicamente no se aceptan interrogantes ni observaciones, es reticente a aceptar movimiento alguno, suplanta la vida y los cambios con lo religioso (religión) étnico (Etnia) y razas al que llama civilización, negándose a observar la verdadera situación interna del sistema capitalista entre ellas la crisis económicas en que se desenvuelve. Aquello por supuesto le sirve para no observar las atrocidades de las fuerzas armadas imperialistas contra los pueblos, negar las crueles dictaduras en las cuales se apoyan, resistirse a aceptar los oscuros organigramas políticos, jurídicos y militares que sostienen a los estados capitalistas y atreverse a rechazar el ejercicio pleno de los derechos humanos en la vida de las naciones civilizadas. Además, a negarse a observar el gran movimiento de los aparatos estatales capitalistas que cumplen tareas específicas y concretas, para sostener que son aparatos estáticos y sin movimiento, alcanzando a decir, que son “benefactores de la sociedad”.

Los apologistas de la burguesía se valen siempre de la anti-dialéctica. Están en contra del movimiento y se oponen a los cambios que se producen tanto en la naturaleza como en la sociedad. Y lo más importante las raíces de estas elucubraciones están en las entrañas del fascismo, de cuyas canteras se nutren para sustentar sus posiciones, pues, sus conceptos de civilización del que precisamente emerge el titulo este de “Choque de Civilizaciones” se engarza perfectamente con la idea de las razas esbozada por las corrientes fascistas. Estas corrientes anti-históricas hablan de la existencia de razas superiores e inferiores, donde, lógicamente, la raza superior sería la llamada raza aria con derecho a ser “dirigente y administrador” y, el resto, razas inferiores resignadas a ser “dirigidos y productores”. Semejante esbozo, no lleva sino, a la imposición del sofisma reaccionario sintetizado como “desigualdad natural de los seres humanos”. Esta, observa al hombre no como especie humana, sino como un ser variopinto al que se le puede dividir en razas. La escalinata de razas creada por este sofisma es contrapuesta a la moral y la ética y sobre todo al concepto de especie humana manejada por las ciencias sociales, pues lo que existen no son definitivamente razas sino especie humana. Así Samuel Phillips Huntington y la calaña de los teóricos de la globalización en su afán de servir a sus amos del pentágono sostenían la importancia de la civilización, etnia y raza. Habían desempolvado viejas teorías del fascismo contra los pueblos del mundo entero.

La meta final de la elucubración burguesa es hacer creer que el capitalismo es eterno. Eso es precisamente lo que busca con ese sofisma llamado “Choque de civilizaciones” que en su insano juicio afirma que la cultura norteamericana seria la que prevalecería y las periferias tenían que atenerse a ella. Según esta teoría el imperialismo estadounidense era eterna, pues supuestamente, la humanidad habría ingresado a una etapa en que los cambios se habrían terminado.

Es en esas circunstancias que se habla de aquella multipolaridad que algunos medios han empezado a difundir con especial atención. Por supuesto todo esto nada tiene que ver con la actual multipolaridad que agita el mundo.

D.- Incluso los partidos comunistas la rechazan:

Es muy posible tengan razón. Sin embargo sostengo que esto con el correr del tiempo debe quedar aclarado. En realidad la lucha política del proletariado, lucha de clases, etc., debe ser analizada como corresponde a la nueva realidad mundial. De hecho hay una nueva realidad mundial. Esto debe ser entendido. Como sabemos, los cambios mundiales han sido muy importantes que las direcciones políticas del proletariado deben asimilarlas. Debemos tener en cuenta que hay etapas que se cierran y etapas que se abren. Esto no quiere decir que la ideología del proletariado haya quedado obsoleta. No. La ideología del proletariado está vigente, más presente que nunca. Lo que deben cambiar son las tácticas y las estrategias que deben asumirse para lograr su emancipación. Con esto no quiero dar lecciones a nadie, menos a las vanguardias políticas del proletariado de cuyas posiciones me nutro para entender la nueva realidad mundial.

4.- Rosendo Felipe Vivanco Cuzcano: En sus análisis habla de la gran depresión económica del 2008 como la causa principal de los cambios habidos últimamente, entre ellas la instauración del sistema multipolar. ¿Puede explicar esto?

Enrique Muñoz Gamarra: Cierto, nada se puede explicarse sobre el vacío, sobre la nada o simplemente sobre la superficialidad. Las fatalidades, las concepciones religiosas, son la nada, el vacío, la mediocridad ideológica. Lo expectorado por la historia. Luchando contra estas corrientes nocivas al saber y la cultura es que podemos avanzar en la visión de la nueva realidad mundial que como sabemos nunca estará terminada, pues, el conocimiento siempre es relativo porque la materia siempre está en constante movimiento. Con esto no quiero decir que no se pueda llegar al conocimiento (realidad objetiva). Por supuesto que se puede llegar a través del análisis concreto de la situación concreta. Hay una serie de pasos del conocimiento sensorial al conocimiento científico. Consecuentemente las condiciones objetivas son determinantes en la explicación de la realidad objetiva. La gran depresión económica del 2008 es la condición objetiva central para explicar la nueva realidad mundial. Es lo que llamamos “el análisis concreto de la situación concreta”. Este es el método que aplicamos cuando analizamos la nueva realidad mundial.

En julio de 2008 decía lo siguiente: “En ese sentido, la actual recesión económica sólo ha podido emerger de la tendencia decreciente de las tasas de ganancia al que finalmente habían llegado las burguesías como consecuencia del aumento grandioso de los capitales constantes en la actividad productiva, particularmente, por el uso de nuevas tecnologías, los que en efecto derivaron en la reducción de la fuerza de trabajo (masa trabajadora) y consecuentemente en la disminución de las ganancias capitalistas, es decir, un desarrollo inmerso en su propias leyes, pues, debemos entender que éstas sólo provenían de la explotación de esa fuerza de trabajo de la cual extraían lo que científicamente se llama la plusvalía, lo cual hoy se comprueba, a plenitud, en la preponderancia de las economías asiáticas, todas desarrolladas sobre la base de la cruel sobre-explotación (pillaje) de las masas trabajadoras de esa región. Por lo tanto esto nos demuestra que esta crisis, es en primer lugar, una crisis emanada de las leyes de desarrollo del sistema de producción capitalista. Eso ante todo”.

Continua: “Pero, en esencia, la burguesía financiera norteamericana quiere seguir manteniendo el orden unipolar, se aferra a su condición de país hegemónico, sometiendo a todos los pueblos, engulléndose capitales, agolpándose como fiera sobre las materias primas, sin aceptar para nada la preponderancia de los países emergentes (China e India). En sí, el asunto es el poder, el poder de ser siempre hegemónicas e imbatibles” (1).

En el artículo: “Estertores de la burguesía financiera norteamericana y nuevo ordenamiento mundial”, publicado el 30 de agosto de 2008 ya tenía en claro lo que era la multipolaridad (observar el siguiente enlace: https://www.aporrea.org/actualidad/a62929.html  ).

“El asunto es que la actual economía, China es una potencia económica a la que contribuyó el traslado de las transnacionales en su mercado interno. China el 2005 ha consumido el 26% de acero y el 50% del cemento producido en el mundo. China se ha unido a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el 2001. Hoy el banco más grande del mundo sería un banco chino (ICBC) aún más poderoso que la norteamericana Goldman Sachs. La empresa estatal de petróleo PETROCHINA fue la segunda en el mundo en el 2007, después de EXXON-MOBIL. El Yuan, bajo, es una ventaja considerable en el mercado internacional que afecta drásticamente al dólar norteamericano”.

Continua: “Segundo, el caso de Rusia. La actual Rusia proviene del desmantelamiento de los bienes de varias generaciones soviéticas (incluso de sus archivos secretos) que tras el colapso de la ex URSS en 1991 se impuso en esa región. En otras palabras, es la antitesis de la revolución socialista de octubre. El periodo que corre desde Nikita Jruschov (1954) hasta Gorbachov e incluso hasta el inefable Yeltsin (1991) es materia de discusión en el Movimiento Comunista Internacional. Lo demás es historia conocida. Indudablemente Rusia es un país imperialista. Nadie en su sano juicio puede atreverse a decir que Rusia es un país socialista o progresista. Es muy claro como la luz del medio día. El asunto es que esta Rusia ha tenido un proceso muy fuerte de recomposición económica sobrevenida principalmente a raíz de la valoración que hizo de su poder energético. Es un gran productor del petróleo. Primer productor mundial de gas. GAZPRON es una de las más grandes empresas petroleras del mundo equiparada en poder a PETROCHINA y EXXON-MOBIL (norteamericano). Sus Reservas Internacionales en el 2006 llegaron a 315,000 millones de dólares…Ha heredado el armamento nuclear de la antigua ex URSS. La flota rusa reanuda su presencia permanente en los océanos del mundo. En lo que refiere a equipos espaciales nunca ha sido superado por los norteamericanos. Como tal hoy reclama mercados y zonas de influencia”.

Continua: “Tercero, el caso de la India. Este es un país de una vasta historia. Gobernada por elites imperiales su pueblo soportó siglos enteros de ostracismo. Aún más agravada por el colonialismo europeo. Allí tuvieron participación portugueses, holandeses, franceses e ingleses, particularmente este último. Los movimientos independentistas tuvieron su líder máximo en Mahatma Gandhi y luego de su asesinato en 1948 fue continuada por J. Nehru. Las pugnas entre las culturas hindúes e islámicas terminaron fraccionándolo del que emergió el hoy Pakistán (1947). El conflicto de Cachemira es una consecuencia de estos hechos. Y en 1971 se independizó Bangladesh. Debido a la falta de consolidación de sus capas dominantes, por el permanente asedio del imperialismo norteamericano por enfrentar a India con China, pasó por periodos muy graves de luchas internas que llevaron incluso al asesinato de varios miembros de la familia Gandhi. Sin embargo la india fue un país que en su momento lidero el movimiento tercermundista. Fue una aliada tradicional de la ex URSS. En las últimas décadas ha tenido un grandioso desarrollo industrial. Tiene una población de más de 1000 millones de habitantes. Aliado con China han conformado en Sudan la empresa GNOPC (Creather Nile Petroleun Operative Compaña) para explotar petróleo. Es una potencia en la industria farmacéutica. Tiene posesión de armamento nuclear y hoy se orienta a la carrera armamentista en el espacio”.

Continua: “Cuarto, el caso de la Unión Europea. Aquí, en primer lugar, no vamos a negar los fuertes lazos que hay entre los países europeos y los EEUU. La OTAN es un grillete que atenaza muy duramente a estos países. Es cierto que existen esos fuertes lazos entre ellos. Pero aún más cierto es que hay siempre una opción particular en cada una de sus elites. No podemos menospreciar sus aspiraciones. Por ejemplo Alemania, Francia, Italia y otros países tienen importantes acuerdos económicos con Rusia sobre todo en el caso energético. De igual modo con Irán. Cada una de estas elites aspira a desarrollarse, contar con sus propios mercados internos, sus propias perspectivas y en esa medida entran en contradicciones con los intereses de EEUU. Y no sería raro que en una posible confrontación mundial estos países terminen aliándose con el frente ruso-chino. Por lo tanto la existencia de la UE y de la misma OTAN es muy frágil. Los EEUU ven en Rusia, China, India, UE y Japón como potenciales competidores que podrían obstaculizar su hegemonía. Por lo que las contradicciones interburguesas están plenamente avivadas”.

Continua: “Y sobre esta base la implantación de un nuevo ordenamiento mundial es indudablemente muy cierta, a tal punto que debemos decir, que hoy el mundo marcha necesariamente a una estructura multipolar en medio de los estertores de la burguesía financiera norteamericana. La base es el debilitamiento del poder económico de esta burguesía, el impulso de las economías de China, Rusia e India y las fuertes luchas que los pueblos presentan en el mundo entero. Y por lo tanto ese mundo multipolar se estaría edificando sobre la base de China, Rusia, EEUU e India.” (2).

El análisis económico ha sido un constante sustento de todo lo anterior: En el artículo publicado el 11 de septiembre de 2012: “Gran Depresión Económica y Guerra Imperialista”, decía lo siguiente:

“El mundo se debate en una gran vorágine incontrolable de crisis económica, crisis política y crisis militar. Son los efectos de la Gran Depresión Económica iniciada en 2008. La sobreproducción y los abultados capitales especulativos o ficticios (1.500 billones de dólares, cuando el PBI mundial es solo de 60-65 billones de dólares) son muy graves. Esto exteriormente está expresado en guerra económica, carrera armamentística, tensiones militares y un proceso acelerado de pauperización de las masas trabajadoras del mundo. Pero en lo más profundo de todo esto hay un gran movimiento de estructuras que se irradian desde los centros de poder económico estadounidense y avanzan en un sentido oscilante y de colisión con especial fuerza dirigidas contra los poderes económicos que han empezado a brotar y fortalecerse en China, Rusia e India, inmersas en una situación de succión del poder económico europeo (no Unión Europea) en cuyas manos hay por lo menos unos 400 a 500 billones dólares como capitales especulativos. En realidad es una reestructuración de los poderes internacionales avivadas por la profundización de la gran crisis económica, en medio de la expansión de China y el agotamiento de las fuerzas occidentales (3).

El 17 de noviembre de 2012 se produjo la publicación del artículo “Estructura multipolar en pleno proceso” (4). Allí se decía lo siguiente:

“El asunto es que hay cambios. Son cambios que avanzan de lo más profundo de las estructuras económicas instituidas en Estados Unidos (Wall Street) y pasan por Inglaterra (City londinense) y Japón, como un orden estructural no compacto que trata de amalgamarse en el poder estadounidense y avanzan en un sentido oscilante y de colisión con las estructuras que encabeza China junto a las de India y Rusia inmersas en una situación de atracción de las fuerzas europeas, en este caso, encabezada por Alemania que trata de salvar su control sobre esta región aunque en desventaja por las contradicciones de poder que allí existen. En realidad es un gran movimiento que viene estableciendo en el mundo una Estructura Multipolar, sobre todo, impulsado por la gran crisis económica, el agotamiento de las fuerzas occidentales y la expansión de China”.

Continua: “Esto es siempre teniendo en cuenta que el sistema imperialista nunca fue un bloque homogéneo. El desarrollo desigual y las contradicciones interimperialistas han sido inherentes a este sistema a lo largo de toda su existencia. Pero la burguesía ha hecho lo indecible por mostrar lo contrario. Por ejemplo la teoría de “Globalización”, trabajada en el Pentágono desde los años ochenta del siglo pasado ha tergiversado en extremo el asunto de la Mundialización de los Capitales, una divagación que incluso tuvo resonancia en algunos teóricos de “izquierda” que hablan de la caducidad de los aportes de Lenin respecto al sistema imperialista y, otros, hasta se atreven a decir que la globalización y el neoliberalismo son una etapa más del sistema capitalista. El asunto es que por encima de todas estas divagaciones teoretéticas los bloques imperialistas han seguido existiendo”.

Continua: “Y, por supuesto, hay una Hoja de Ruta a este respecto. Sus inicios llegan hasta el 14 de junio de 2001 en que se funda la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) y donde se sella el Acuerdo Estratégico Militar entre Rusia y China. Pero, en lo fundamental, la Gran Depresión Económica iniciada en 2008 marca la pauta de inicio de esta estructura. La catástrofe de la economía estadounidense y la ascensión de la economía China como una potencia de primer nivel fueron determinantes y, que luego, en medio de la reacción militarista de Estados Unidos y sus graves provocaciones llevaron a la ruptura del Acuerdo Estratégico que en materia económica habían establecido Estados Unidos y China en 1978, la ruptura se selló cuando este último país (China) reanuda la flotación del yuan en junio de 2010. En esos mismos días (junio de 2010) los dirigentes chinos rechazaron el ingreso del entonces Secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, a Pekín. Y, desde entonces hasta la fecha ya hay demasiados hechos que indican esta situación”.

Finalmente, el 11 de febrero de 2013 se publicó el libro “Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos”. Allí respecto a este punto era muy claro (introducción):

“La estructura unipolar corre de 1991 a 2010. En efecto, tras la desintegración de la ex URSS (1991), Estados Unidos termino siendo la única superpotencia imperialista (mundo unipolar) con intereses en todas las regiones del mundo, al punto de instalar bases militares en regiones donde antes, simplemente, estaban prohibidas: Europa del Este. En fin, fue una superpotencia económica y militar cuyo rol fue exactamente la de un gendarme internacional. Esto, indudablemente, iba generar el rechazo y la confrontación de las burguesías rusas y chinas, pero, en lo fundamental, de los pueblos del mundo entero, por lo que sus contradicciones se tornaron muy antagónicas. En efecto, la lucha de clases se hizo aguda, sobre todo, en Asia (Oriente Medio), donde la intromisión estadounidense fue muy descarada por los recursos naturales, sobre todo, el petróleo. También en África y América Latina (Colombia y otras regiones), donde los conflictos llegaban a tener verdaderos matices de guerras revolucionarias. Ello desesperaba a la burguesía financiera estadounidense que sin dudar un instante se apresuró en ahogarla a sangre y fuego”.

La estructura multipolar se inicia a finales de 2010. Pero antes, de 2008 a 2010 hay un periodo de transición. Un periodo previó signado por la gran crisis económica. Duras tempestades sobre el planeta. Ha sido tan devastadora esta crisis que en sólo tres años demuele las bases de la estructura económica de Estados Unidos. Entonces a finales de 2010 hay tres hechos muy importantes que conmueven al mundo y conducen a la estructura multipolar y es cuando Estados Unidos está decidido a confrontar la situación desde el plano económico (guerra económica y proteccionismo) y militar (una serie de hechos) y cuando China también está decidido a actuar como una economía de primer nivel impulsando en primer lugar su moneda (Rinminbi) como Moneda de Reserva Internacional. Estos tres hechos importantes son: primero, la cumbre de Lisboa de la OTAN (noviembre de 2010) donde se acuerda la instalación del Escudo Antimisiles de Estados Unidos en Europa. Segundo, China, a consecuencia de lo anterior, empieza una nueva orientación y consecuentemente hay ruptura del Acuerdo Estratégico en economía entre Estados Unidos y China firmada en 1978. Y, tercero, simultáneamente Estados Unidos inicia su ofensiva militarista en el Norte de África y Oriente Medio que la llama “Primavera Árabe” y donde el papel fundamental la tienen sus fuerzas paramilitares (reacción religiosa Anti-Islam que otros llaman “fundamentalismo islamista”) en medio de una guerra de baja intensidad. ¿Por qué Estados Unidos utiliza a sus estructuras paramilitares mostrándolos a la opinión pública internacional como fuerzas anti-estadounidense y, no directamente a sus fuerzas armadas? Es porque en efecto percibía que había paridad estratégica. Luego la estructura multipolar se reconfirma a finales de 2011 cuando hay reacción de Rusia y China a la ocupación de Siria por parte de las fuerzas militaristas estadounidenses.

En mi segundo libro, “Implosión de la hegemonía mundial estadounidense”, el sistema multipolar está aún más claro (paginas 404-407):

“Ya hemos visto al inicio de este capítulo una breve historia de los sistemas mundo. En este caso, el sistema multipolar, debe ser observado, lo considero así, teniendo en cuenta en primer lugar los hechos sobre los cuales ha emergido este sistema. Sobre esto hay que apuntar en primer lugar la gran crisis económica como parte del ciclo económico largo de estancamiento y crisis de 1973, la bancarrota económica de los Estados Unidos, el ascenso económico capitalista de China y la constatación de la existencia de la paridad estratégica en lo que refiere a las fuerzas nucleares, esto es en las tres superpotencias más armadas del planeta: Estados Unidos. Rusia y China. Hay que tomar nota debida sobre esto”.

Para continuar con este análisis es necesario aclarar para no caer en confusiones que todo lo anterior está inmerso en el gran reajuste del sistema capitalista mundial iniciado en el año 2008.

El asunto era que había cambios. Eran cambios que se originaban en las estructuras económicas que se alzaban en la región asiática, sobre todo, en China, India y Rusia, desplazándose hacia Europa, en una interacción con los posicionamientos económicos de Alemania y Francia y. pasando por Gran Bretaña (City londinense) y Japón, avanzaron en un sentido oscilante y de colisión contra los tejidos económicos que sostenían a Wall Street y otros órganos del emporio estadounidense. En realidad era un gran movimiento que paulatinamente ha ido forjando una nueva estructura económica del sistema capitalista mundial encabezada por China. Aquí la gran crisis económica y el agotamiento del sistema de producción capitalista han tenido un gran papel.

Por supuesto todo aquello avanzaba a la sazón de las leyes capitalistas. El desarrollo desigual era un gran indicador que mostraba que el sistema imperialista nunca había sido homogéneo. El proceso de acumulación y reproducción capitalista, inentendible para algunos teóricos de la seudo-izquierda, conducía a peligrosas divagaciones que incluso teorizaban la caducidad de los aportes de Lenin respecto al sistema imperialista y, otros, hasta se atrevieron a decir que el neoliberalismo era una fase del sistema capitalista, sin poder observar, en su estreches de visión, que el neoliberalismo era una escuela económica, una política económica que había emergido como respuesta a la gran caída de las tasas de ganancia de los capitalistas que incluso se batía desde las décadas de los 60 y 70 del siglo XX, que a partir de 1973 dio lugar al largo ciclo económico de estancamiento y crisis que hasta la actualidad perdura. El asunto es que por encima de todas estas divagaciones los cambios han sido formidables.

Además en esto no quisiera pasar por alto un hecho ocurrido a finales del año 2010 de mucha trascendencia y gravitante para el desenlace posterior de estos hechos que precisamente dieron origen a la nueva estructura económica capitalista, me refiero a la ruptura del acuerdo estratégico en lo económico entre Estados Unidos y China ocurrida a finales del año 2010.

Como se recordará aquel acuerdo fue firmado entre Jimmy Carter (presidente de Estados Unidos desde 1977 hasta 1981) y Hua Kuo Feng-Teng Siao-Ping, en 1978 cuando China había virado hacia el sistema capitalista.

Esta ruptura ocurre en momentos en que las relaciones comerciales entre ambos países (Estados Unidos y China) se habían vuelto muy complicados. A esto se agregaba la tensión mundial que se vivía entonces a partir del inicio de la llamada “Primavera Árabe” en el norte de África como parte de una ofensiva a gran escala desatada por Estados Unidos. Entre otras, crecía el proteccionismo económico sobre todo de la parte estadounidense, existía una fuerte exigencia por elevar la cotización del yuan. Aplicaba una serie de medidas proteccionistas referidos a los aranceles de importación en contra de las mercancías provenientes de los países asiáticos, particularmente, muy fuertes contra los productos chinos. En la Organización Mundial del Comercio (OMC) deben existir una serie de expedientes irresueltos (acero, energía renovable, etc.). Además China denunciaba restricciones estadounidenses de más de 2.400 artículos exportados a China y, que eran, según este país (China), la razón fundamental del desequilibrio comercial que Estados Unidos reclamaba. Este país sabía que su economía marchaba a la bancarrota. Por eso se tensionaba muy fuertemente.

Y, por supuesto, hay una Hoja de Ruta respecto a la aparición y concreción del nuevo reajuste del sistema capitalista mundial en cuyo regazo marchaba el sistema multipolar. En este caso, sus inicios, sin ir muy lejos, llegan hasta el 14 de junio de 2001 en que se funda la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) y donde se sella el Acuerdo Estratégico Militar entre Rusia y China, que luego al unísono de la gran crisis económica del 2008 empujaron a los fenomenales cambios que empezaron a batirse sobre el planeta.

Así, tras aquellos fenomenales cambios ha sucumbido el sistema unipolar de dictadura estadounidense a finales del año 2010 de una forma irreversible. Estamos ahora ante la presencia de las siguientes potencias económicas de relevancia mundial: China, Estados Unidos, India, Japón, Alemania y Rusia. Pero por encima de esta cuadratura de potencias están elevadas de forma excepcional tres superpotencias capitalistas de mucho valor económico y militar. Son los siguientes países: China, Estados Unidos y Rusia (por favor os ruego observad en este orden). Entonces en esto se sostiene el sistema multipolar del actual sistema internacional.

Algunos hablan confusamente de un sistema tripolar, el asunto es que aún no está completamente definida esta situación, las tempestades mundiales aún no han terminado, siguen su curso e incluso la gran crisis económica iniciada en 2008 aún no ha llegado a fondo, muchos menos se ha iniciado un nuevo ciclo económico largo de avance y prosperidad tan angustiosamente esperada por todas las potencias y superpotencias imperialistas de la actualidad.

Finalmente hago la siguiente advertencia: Tengo plena claridad sobre las consecuencias que pueden sobrevenir en el ámbito internacional tras la adopción de esta teoría para el movimiento comunista internacional. Si aquello ocurriera en sentido negativo, es decir, si se convirtiera en un obstáculo para las luchas del proletariado, pido a mis camaradas borren todas mis aportaciones a este respecto. Pues, lo fundamental es la revolución por el que he dado todas mis privaciones y mi propia vida.

5.- Rosendo Felipe Vivanco Cuzcano: ¿Pero también afirma que de acuerdo al materialismo histórico el actual sistema multipolar es cada vez muy claro con la nueva estructura económica del sistema capitalista mundial en proceso?

Enrique Muñoz Gamarra: Por supuesto. El materialismo histórico es muy importante en la explicación de la nueva realidad mundial. Sin el materialismo histórico el mundo estaría en el limbo. Las distintas divagaciones sin el aporte de esta ciencia conducen fácilmente a corrientes anti-científicas, fatalistas y fascistas. Si quieren mayor información sobre este último, observad lo que dice CNN respecto a los últimos cambios en el mundo. Allí Estados Unidos sigue siendo el número en el ámbito mundial. Por cierto, es una gran defensora de este imperialismo.

Cierto, para tener una idea clara del sistema multipolar hay que sostenerse en el materialismo histórico. El reajuste capitalista iniciado a partir del año 2008, justo, tras el inicio de la gran crisis económica que hasta ahora sacude el sistema, es un aporte del materialismo histórico. A la luz de aquello se puede hablar de la nueva estructura económica emergida tras aquel proceso.

De acuerdo a esto podemos decir que la estructura económica capitalista después del 2008 no está terminada. Está en proceso. Esto es muy importante.

Cierto, la nueva estructura económica capitalista aún está en proceso. Acentuar en el cataclismo en que estuvo envuelto el sistema capitalista a partir del 2008, es muy importante. La crisis económica ha sido muy fuerte. Solo esto puede explicar la caída de la antigua estructura económica capitalista que desde el nacimiento de este sistema lo encabezaron los llamados países occidentales y desde 1931-1945 la comandaba Estados Unidos. El asunto es que aquel cataclismo en primer lugar ha debilitado el poderío económico de estos países, sobre todo, de Estados Unidos y luego ha quebrado la arquitectura de aquel dominio. Ahora la nueva estructura económica que está en proceso está encabezada ya no por Estados Unidos, sino, por China. Esto ocurre en medio de un gran conflicto que puede conducir a una gran conflagración solo amortiguada por el momento por la paridad estratégica. Algunos no tienen en cuenta esto, repiten como loros, “tercera guerra mundial, tercera guerra mundial” sin tener en cuenta la paridad estratégica. Hay que ser claros. Cierto, es una situación que sacude el sistema capitalista desde sus cimientos. Lo estamos observando claramente ahora.

El sistema unipolar, que desde 1991 estuvo vigente, ha quedado en los recuerdos de la historia. En realidad su existencia ha sido muy efímera. No olvidemos la actual desesperación del pentágono proviene de esta situación.

La nueva estructura económica después del 2008 es como sigue: Primero, China, Segundo, Estados Unidos. Tercero, India. Cuarto, Japón. Quinto, Alemania. Y sexto, Rusia.

Para explicar los primeros lugares de aquella nueva estructura económica del sistema capitalista, basta observar el proceso y las consecuencias de la gran crisis económica iniciada en 2008. De entre ella surge clara y nítidamente China como primera potencia y Estados Unidos como segunda potencia. La primera en ascenso y el segundo en bancarrota. Esto en la actualidad es absolutamente indiscutible.

Es totalmente real el ascenso económico de China como primera potencia capitalista. Es primer socio comercial en varias regiones del planeta. Sus capitales han surcado todas las fronteras incluyendo la de Estados Unidos. Sus bancos y corporaciones económicas son de primer orden.

Por el contrario en Estados Unidos hay estancamiento económico que se arrastra desde aquellos años (2008). Sus afanados crecimientos del que aun hablan algunos economistas son sobre la bases de deudas. Las leyes económicas capitalistas han sido sumamente inflexibles con este país, que desde el punto de vista geopolítico lo ha conducido a una situación de deriva e inestabilidad general. Entonces esto demuestra que el entrampamiento de la economía estadounidense es histórico.

En el caso de India, tercera potencia capitalista. Ante todo hay que tomar nota que su población es de 1240 millones de habitantes. Es el segundo país más poblado del mundo después de China. Su crecimiento económico en los años más tumultuosos de la economía mundial ha sido superior al de Alemania y Japón. Mientras estos estaban en estancamiento, India estaba en un importante crecimiento económico. El 20 de septiembre de 2011 ya se había anunciado que India podía desplazar a Japón del tercero al cuarto lugar en el contexto de la economía capitalista mundial.

El apunte decía lo siguiente:

“La India podría desplazar este año a Japón como la tercera mayor economía mundial en términos de Producto Interno Bruto (PIB), opinó un experto de una reputada compañía de análisis de la economía global. La nación surasiática es actualmente la cuarta mayor economía del mundo -también marcha detrás de Estados Unidos y China-, pero le pisa los talones a Japón al ser mínima la diferencia entre sus PIB: 4,31 trillones de dólares por 4,06” (5).

En efecto el 30 de mayo de 2013 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reafirmo aquellos cálculos, y dio cuenta al mundo que India había pasado a ser la tercera mayor economía del mundo, es decir, había desplazado a Japón del tercero al cuarto lugar en la nueva estructura económica capitalista mundial que estaba entretejiéndose. Cierto Japón desde 1985 en que le impusieron el Acuerdo Plaza está en un decrecimiento económico crónico. En cambio en India el crecimiento corre a un orden de los 5-6 %.

En la actualidad por sus desavenencias geopolíticas con China y los fuertes vientos de integración que soplan sobre lo que se llama la región de Eurasia donde Alemania debe ser el más beneficiado y en el que India marcha a la zaga por sus alianzas con las decadentes burguesías estadounidense, es posible que este país (Alemania) lo desplace. No olvidemos que los fuertes vientos de cambio y el nuevo reajuste capitalista aún están batiéndose y en proceso, respectivamente.

Aquí un apunte de la evolución anual del PBI de India desde el año 2008 hasta el 2016, incluso agrego unas notas del primero al tercer trimestre del 2017 (Fuente: Expansion/ Datosmacro.com: “Mejora el PIB trimestral de India en el tercer trimestre” observar el siguiente enlace: https://www.datosmacro.com/pib/india ). Veamos: 2008, 4.9 %. 2009, 9.1. 2010, 11.0 %. 2011, 7.9 %. 2012, 4.9 %. 2013, 6.1 %. 2014, 7.0 %. 2015, 7.5 %. 2016, 7.9 %. En 2017: primer trimestre: 6.1 %. Segundo trimestre: 6.0 %. Tercer trimestre: 6.1 %. En realidad es muy interesante la evolución del PBI de India. (Esta última parte es un párrafo de mi segundo libro que está en proceso de edición).

Sobre Japón y Alemania (cuarto y quinto respectivamente en la nueva estructura económica del sistema capitalista mundial), habría que ver los índices de crecimiento de sus PBI. En lo general partimos de las fuertes consecuencias de la gran crisis económica en estos países. Allí en concreto hubo estancamiento. Sus crecimientos han sido 0 %, a lo mucho 1 % e incluso decrecimiento. Cierto son países sumamente industrializados, pero, si hay caídas históricas del consumo y del comercio mundial, ¿De qué valen crecimientos industriales?, por el contrario conducen a la sobreproducción de mercancías e incluso, por las bajas tasas de ganancia de las avarientas burguesías, los llevan a la preponderancia del sector servicio, como realmente está ocurriendo en la actualidad. Todo esto es un reflejo del grave deterioro de las economías occidentales.

Y en el caso de Rusia, sexta potencia capitalista, su renacimiento ha avanzado al influjo de los fuertes vientos de desarrollo capitalista que soplan sobre la región de Asia. Aquí el factor energético fue muy importante. Su armamentística sobre todo el armamento nuclear es de primer nivel. Cuando a finales del 2011 Rusia y China inician una muy importante reacción política militar para contener el avance de Estados Unidos hacia el Este del planeta, Rusia se constituyó en la baluarte de aquella reacción. Su armamentística relució entonces como una fuerza de enorme valor.

Aquí un apunte sobre la actual economía de Rusia.

“El auge económico se asegurará por el restablecimiento de la demanda interna. Los consumidores rusos ampliarán su actividad debido al incremento de los salarios reales, la falta de reducción de otros tipos de ingresos en términos reales y la finalización del proceso de recuperación de ahorros. La demanda inversora va a reactivarse al reducirse el nivel de incertidumbre y aumentar la flexibilización de las condiciones de crédito. El rublo se ha estabilizado y no hay razones para creer que esta situación vaya a cambiar, continúa Kuzmín. La razón principal de tal confianza del analista es el mantenimiento de niveles bajos de salida de capitales. De acuerdo con sus estimaciones, la salida neta de capitales de Rusia en 2016-2017 puede estar en unos 50.000 millones de dólares, que es 4 veces menos que en 2014-2015” (6).

6.- Rosendo Felipe Vivanco Cuzcano: De igual modo sus análisis en el sentido que en la concreción de la multipolaridad la alianza estratégica rusa-china ha sido importante, ¿Cómo ocurre esto?

Enrique Muñoz Gamarra: En principio es necesario advertir que, aun de las duras tempestades que se baten sobre el planeta, el acuerdo estratégico ruso-chino se mantiene por el momento muy firme. Esto está demostrado, sobre todo, en la posición que ambos países asumen en el asunto sirio e iraní. La posición defensiva asumida por China después del 2013 no ha quebrantado este acuerdo. Ayuda en esto la profundización de la gran crisis económica que preocupa enormemente a las tres superpotencias capitalistas. Las graves provocaciones de Estados Unidos tanto en las fronteras de Rusia y en las inmediaciones del Mar Meridional de China incluido en Taiwán, fortifican la alianza chino-ruso. Así las contradicciones inter-imperialistas se vuelven muy agudas.

Esto ocurre en medio de una marcha muy rápida de los acontecimientos internacionales. De hecho la tendencia es favorable a Rusia y China. En esto es muy importante el ascenso de China como máxima potencia capitalista, es decir, por encima de Estados Unidos. Pero aquello solo funciona a condición del mantenimiento del acuerdo estratégico entre ambas superpotencias, es decir, entre Rusia y China. Por eso se dice que el acuerdo estratégico militar ruso-chino es la base del sistema multipolar.

Según el viceministro ruso de Desarrollo Económico, Oleg Formichev, la alianza ruso-chino es muy fuerte, en el que la cooperación en ciencia y tecnología militar estaría convirtiéndose en otro estímulo para las relaciones de China-Rusia.

El apunte:

“China ha sido el mayor socio comercial de Rusia durante los últimos cuatro años. Existen planes para aumentar el volumen del comercio bilateral hasta los 100.000 millones de dólares estadounidenses para 2015 y hasta los 200.000 millones para 2020. La consecución de estos objetivos está altamente asegurada por el actual ímpetu en los negocios bilaterales, afirmó Formichev” (7).

Y como una adición a lo anterior el 13 de octubre de 2014 hubo un importante acuerdo comercial entre Rusia y China justamente en el momento en que las sanciones occidentales empezaban a hacerse muy fuertes. En realidad el apoyo de China a Rusia es muy importante. Por supuesto hay otros acuerdos comerciales mucho más trascendentales, sobre todo, en el tema energético.

Veamos esto:

“De entre los 38 acuerdos firmados en Moscú este lunes (13 de octubre de 2014) el periódico destaca la concesión de garantías interestatales para la inversión de más de 4.000 millones de dólares por parte de bancos chinos en distintos negocios rusos. A juicio del periodista, eso supone un “importante sustento en un momento en que las sanciones han secado el financiamiento occidental”. Para demostrar la importancia de la inversión china, el corresponsal del diario estadounidense cita a un experto ruso, Vasili Kashin, del Centro para el Análisis de Estrategias y Tecnologías. “Hong Kong es ahora especialmente importante para Rusia, porque es el único gran centro financiero que está fuera del control político de Occidente” (8).

En concreto esto ocurre tras el ascenso de China como máxima potencia capitalista (2014) y los fuertes cambios que a partir del año 2008 se baten sobre el planeta. La alianza ruso-china no solo es en lo militar sino también, como hemos sostenido más arriba, en lo económico. Esto es clave en la nueva realidad mundial. Cierto, la alianza ruso-china viene desde el año 2001 en que se funda la Organización de Cooperación de Shanghái. Aquella en realidad ha sido una alianza estratégica. Las prensas internacionales no le dieron mucha importancia. En la actualidad los intentos por mantener la alianza se inscribe a través de constantes acercamientos tanto desde Rusia como desde China. Así fue por ejemplo en la 18 ª reunión de la comisión ruso-china para la preparación de las reuniones periódicas de los Jefes de Gobiernos (10-11 de octubre de 2014). Allí fue muy importante el llamado que hiciera China a Rusia a fin de dar una respuesta adecuada y conjunta a Occidente.

El apunte es el siguiente:

“El viceprimer ministro de China, Wang Yang, considera equivocadas las sanciones occidentales contra Rusia y hace un llamamiento a Moscú para fomentar el apoyo mutuo y resistir los intentos de forzar revoluciones ‘de colores’. El político chino subrayó que en momentos críticos como el actual, es necesario mantener la solidaridad.  El viceprimer ministro también ha recordado que el presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente de China, Xi Jinping, han llevado a cabo una serie de negociaciones que han permitido intensificar el apoyo mutuo, así como contrarrestar conjuntamente los riesgos externos y proporcionarse préstamos mutuamente. Asimismo, Yang acusó a países occidentales de tratar de apoyar a la oposición en Hong Kong. “El propósito de ellos es el mismo: realizar la llamada revolución ‘de colores”, comentó. El político añadió que, en tales circunstancias, Rusia y China deben centrarse en promover la cooperación estratégica de beneficio mutuo y dar así una respuesta adecuada a Occidente” (9).

Por supuesto todo lo anterior trasunta las esferas internacionales sosteniendo extraordinariamente el sistema multipolar. Es decir, aquello, el nuevo sistema internacional, es consecuencia del nuevo reajuste del sistema capitalista mundial que está en proceso desde el año 2008. Y lo más importante, para entender esta situación es necesario abordar esto desde el punto de vista dialéctico. En esto lo mínimo es tener muy en cuenta el concepto de base-superestructura. Sin estos conceptos es imposible observarla con corrección. El sistema multipolar es reflejo de la nueva estructura económica capitalista. Sin olvidar, por supuesto, que ambos temas, el reajuste del sistema capitalista y el sistema multipolar, son muy importantes en el análisis internacional.

7.- Rosendo Felipe Vivanco Cuzcano: Finalmente una última inquietud: ¿El mundo bajo presión de la multipolaridad? ¿Hasta qué punto tiene valor esta afirmación?

Enrique Muñoz Gamarra: En la actualidad hay cuatro países y una región (Europa), importantes. En realidad son los países más influyentes en el actual sistema internacional. Esto es parte de la nueva realidad mundial advenida después del 2008. Esos países son: China, Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Ya sabemos que la RPDC se ha ganado este lugar a razón de los siguientes hechos (está referida a una serie de hitos históricos):

Primero, lo que significó 2006 (Octubre) cuando la RPDC efectuó una prueba exitosa de su primera prueba nuclear.

Segundo, el 6 enero de 2016 cuando la RPDC efectuó nuevamente con éxito la prueba de su bomba de hidrógeno, un artefacto máximo en avance científico.

Tercero, el 3 de septiembre del 2017 cuando la RPDC probó con éxito el misil balístico intercontinental (ICBM) con capacidad de transportar ojivas de hidrogeno hasta territorio estadounidense. Una situación que había cambiado de forma definitiva la correlación de fuerzas que hasta entonces existía en el mundo.

Y cuarto, lo que ocurrió el 14 de octubre de 2017 cuando se vino abajo el letal imperialismo estadounidense. Prácticamente su rendición. Me refiero a la nota enviada por la RPDC a Estados Unidos por medio de la presidenta de la Cámara Alta rusa, Valentina Matvienko (en el marco de la 137a Asamblea de la Unión Interparlamentaria celebrada en octubre de 2017 en la ciudad rusa de San Petersburgo”), donde le hacía saber que estaba lista para un combate nuclear.

Bueno fue así. Pero en concreto Estados Unidos está en bancarrota económica. Ahora el dilema de este país es su sobrevivencia como super-potencia capitalista. Su quiebra económica no la salvan las nuevas orientaciones casi desesperadas, se dice proteccionistas, que ha desplegado últimamente la administración Trump en representación de las caducas burguesías financieras estadounidenses. De hecho la crisis económica y la guerra comercial (reciente) la están aplastando.

Por otra parte la quiebra del sistema unipolar es una cuestión real. Con esto es irremisible el desplazamiento de Estados Unidos en el ámbito geopolítico. Cierto, está empantanada en casi todas las regiones en las que está comprometida en conflictos. Así tenemos: su derrota crucial en la península coreana y en el Mar Meridional de China. Allí nada tiene que hacer. En Oriente Medio su situación es incierta. Por lo pronto en Siria está siendo derrotada. En Europa está parapetada desesperadamente. Es clave su presencia aquí. Sin embargo los análisis indican que de allí pronto será expulsada. Si aquello ocurre, su defenestración será mortal para su sobrevivencia como super-potencia. En África y América Latina tiene que luchar muy duramente contra Rusia y China, países que están ingresando a esta región. Por supuesto su actual ofensiva militar es por esta situación, es decir, por su precaria situación geoestratégica.

Así se cumple lo que a tantos imperios les sucedió, es decir, el que tanto abarca poco aprieta. Y así está en proceso su implosión como máxima potencia capitalista en el que la multipolaridad es un factor muy importante. Con esto finalmente queda aclarado aquello que caracteriza la nueva situación mundial, el mundo bajo presión de la multipolaridad.

NOTAS.

1.- “El Talón de Aquiles” del Imperialismo es la Economía”. Autor: Enrique Muñoz Gamarra. Artículo publicado el 12 de julio de 2008.

2.- “Estertores de la burguesía financiera norteamericana y nuevo ordenamiento mundial”. Autor Enrique Muñoz Gamarra. Artículo publicado el 30 de agosto de 2008.

3.- “Gran depresión económica y guerra imperialista”. Autor: Enrique Muñoz Gamarra. Artículo publicado el 11 de septiembre de 2012, en: http://elpravda.blogspot.com/2012/09/gran-depresion-economica-y-guerra.html

4.- Ver el siguiente enlace:  http://elpravda.blogspot.com/2012/11/estructura-multipolar-en-pleno-proceso.html#more

5.- “India podría sustituir a Japón como tercera mayor economía”. Nota publicada el 20 de septiembre de 2011, en: Prensa Latina.

6.- “¿Por qué el 2017 será bueno para la economía rusa?”. Nota publicada el 8 de noviembre de 2016, en: Sputnik: https://mundo.sputniknews.com/prensa/201611081064685102-2017-ano-de-auge-economico/

7.- “ENTREVISTA: Cooperación en alta tecnología impulsa relación China-Rusia”. Nota publicado el 12 de octubre de 2014, en: Spanish. xinhuanet.com

8.- “The Washington Post’: Rusia y China, “una unión geopolítica contraída en los cielos”. Nota publicada el 16 de octubre de 2014, en: Rusia Toiday.

9.- “China llama a Rusia a dar una respuesta adecuada y conjunta a Occidente”. Nota publicada el 11 de octubre de 2014, en: Rusia Today.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.