El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) advierte de la aparición de “una generación perdida” de niños rohingyas, si no se invierte en educación.

En un informe publicado este jueves, Unicef advierte de que a los menores de la comunidad musulmana rohingya se les niega la escolarización, lo que, destaca el organismo, aumenta el riesgo de que surja “una generación perdida”.

“Si no hacemos la inversión en la educación ahora, nos enfrentaremos al verdadero peligro de ver a una generación perdida de los niños rohingyas, niños que carecen de las destrezas necesarias para manejar la situación en la que se encuentran y serán incapaces de contribuir a su sociedad cuando vuelvan a Myanmar (Birmania)”, ha indicado Edouard Beigbeder, representante de Unicef en Bangladés.

El organismo lamenta que los pequeños, que viven actualmente en campos “rudimentarios” y “concurridos” en Bangladés, se enfrentan a un “futuro desolador” con pocas oportunidades para aprender, mientras tampoco saben cuándo volverán a Myanmar, su hogar.

Teniendo en cuenta todo eso, agrega Unicef, es muy necesario que la comunidad internacional impida la inyección de “desesperación” y “frustración” entre los menores rohingyas.

Unicef pide además al Gobierno birmano que garantice la seguridad en el estado de Rajine, en el oeste de Myanmar, donde aún residen más de medio millón de niños rohingyas, dado que el acceso a la educación primaria y superior debe facilitarse a los niños de todas las comunidades, destaca el organismo.

El muy escaso acceso a la educación no es el único problema de los niños rohingyas en Bangladés. La ONG World Vision advirtió en julio pasado de que un total de 485 000 niños de la comunidad más perseguida del mundo viven hacinados en campamentos en los que los brotes de infecciones respiratorias, la difteria y el síndrome de ictericia aguda “ya son comunes”.

Más de 900 000 rohingyas han huido a Bangladés desde agosto de 2017, cuando el Ejército birmano intensificó sus ataques a esa población y quemó cientos de viviendas y aldeas enteras de musulmanes en Rajine. Las Naciones Unidas consideran el trato que Myanmar brinda a los rohingyas “limpieza étnica”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.