Inicio Artículos Turquía: ¿Qué debería hacer nuestro pueblo contra la devaluación de nuestra moneda?

Turquía: ¿Qué debería hacer nuestro pueblo contra la devaluación de nuestra moneda?

Reproducimos por su interés la siguiente resolución del Partido Comunista de Turquía acerca de la devaluación de la lira:

85
0

NO DEJARSE ENGAÑAR MÁS

Nuestro país se ha convertido en el patio de recreo de los monopolios, empresas y bancos internacionales, cuyos nombres no podemos siquiera pronunciar correctamente.

Esto es una consecuencia de las políticas económicas liberales que se han seguido durante años.

Han regalado nuestra sangre, sudor y lágrimas a los capitalistas extranjeros a quienes invitaron a nuestro país diciendo que “tenemos mano de obra barata”.

Han saqueado los recursos naturales diciendo que “quemamos bosques, envenenamos ríos, y nadie siquiera se atrevería a pedirnos cuentas”.

Saqueando sin medida recursos naturales y sociales, han establecido una economía hipotecada que les aporta extraordinarios beneficios, y se han enorgullecido en su crecimiento.

Era evidente desde el primer día que se darían contra un muro como resultado de su desarrollo podrido. La economía turca se deslizaría hacia una crisis aunque los Estados Unidos  lo hayan interferido maliciosamente.

Los y las comunistas han estado resaltando cómo la economía turca se ha vuelto frágil durante años. ¿Pero qué es la fragilidad? La fragilidad es vulnerabilidad, es ser impotente para resistir los desarrollos negativos.

Este sistema de explotación, que no tiene futuro, que se ha sostenido agotando todos los recursos y volviendo a la economía más dependiente cada día que pasa, es frágil.

Este sistema de explotación ha dejado a Turquía indefensa.

RECONOCER AL AUTOR

Señalan a la administración estadounidense como el agente responsable de la devaluación de la lira turca. Es cierto. Aparte de guerras de agresión, golpes de estado e invasiones, los Estados Unidos también recurren a sanciones económicas, incluso sabotajes, para mantener su posición dominante en el sistema imperialista.

Sin embargo, los Estados Unidos no son el único autor de la crisis actual.

Es cierto que el gobierno del AKP tiene responsabilidad en la crisis actual. Las políticas económicas adoptadas por el AKP, que ha estado en el poder durante 16 años seguidos, han reforzado la explotación, el saqueo, el pillaje y las injusticias. Más allá de ello, estas políticas han dirigido el país hacia una profunda crisis. Aun así, no es verdad echarle toda la culpa de la crisis actual al AKP.

El perpetrador real no es nadie más que la clase capitalista a la que no le importa nada más que sus beneficios; este orden social que se basa en la explotación. La consecuencia natural del hecho de que nuestra economía se basa en el enriquecimiento de una pequeña minoría en vez de seguir intereses sociales y nacionales no es más que deslizarse hacia crisis sucesivas.

LEVANTARSE CONTRA EL IMPERIALISMO

Turquía es un miembro de la OTAN. Los Estados Unidos tienen bases militares y tropas en Turquía. Turquía se ha involucrado en operaciones militares en varios países, sobre todo en Siria, junto a los Estados Unidos y otros países imperialistas. Hasta ayer, el partido gobernante en Turquía se estaba jactando de su asociación estratégica con los EE.UU. Pero de nuevo, era el AKP quien estaba de humor festivo cuando hicieron progresos en el proceso de acceso a la Unión Europea. Los comunistas se levantaron y lucharon contra la OTAN, la Unión Europea, bases militares extranjeras en nuestro país, ayer como lo hacen hoy.

No puedes luchar contra el imperialismo negociando con él. No puedes ser “independiente” declarando a países amigos un día y rivales otro día. El gobierno del AKP ha hecho de Turquía un país clave en una lucha dentro del sistema imperialista, que en cambio hizo al país proclive a todo tipo de operaciones militares, económicas y políticas. Un país que bendice los denominados “mercados libres”, que es miembro de la OTAN y un miembro candidato de la Unión Europea está indefenso contra tales operaciones. Nuestro pueblo debe levantarse contra el imperialismo por completo y enseñar a los ricachones que temen a las “relaciones tirantes con los EE.UU.” quiénes son los auténticos propietarios de este país

HACER OÍDOS SORDOS A QUIENES NOS PIDEN HACER SACRIFICIOS

Quienes no tienen nada más que su trabajo para vender para poder vivir, los asalariados, son pobres; están expuestos a la amenaza de ser  despedidos cada día. Ahora, piden a nuestro pueblo hacer sacrificios proclamando que “todos estamos en el mismo barco”.

En los próximos días, empezarán a declarar “programas de estabilización”, uno tras otro. ¡Los monopolios internacionales y los peces gordos llorarán juntos y pedirán sacrificios mientras gestionan sus asuntos como siempre con placer! Quienes ponen a Turquía en tal arreglo, quienes acumulan enorme riqueza, ya han empezado a “hacer de la crisis una oportunidad”. No debemos permitirles llevarse el pan de nuestras bocas, hacer que las condiciones laborales empeoren.

Hoy, los trabajadores, el pueblo trabajador, son los más vulnerables, el sector más desorganizado de la sociedad. Los ricachones y su gobierno harán todo a su alcance para cargar el lastre de la crisis en los trabajadores. Tenemos que organizarnos contra esto.

El dicho “el pueblo unido jamás será vencido” debe ser tomado en serio. Y debemos saber que el pueblo desorganizado está obligado a empobrecerse.

FOMENTAR LA CULTURA DE LA SOLIDARIDAD

Debemos levantarnos contra la pobreza y el desempleo organizándose por doquier. Debemos organizarnos contra recortes salariales, contra la extensión de horas laborales, contra los despidos.

La pobreza, no tener nada que vender salvo la propia fuerza de trabajo, conseguir honradamente un penique no son cosas de las que avergonzarse. Al contrario, enriquecerse explotando a otros, saqueando la riqueza social y natural es de sinvergüenza, un crimen. Debemos revivir la “cultura de la solidaridad”, uno de los valores más preciados de nuestro pueblo que se ha silenciado, condenado al olvido, por el reino del dinero.

No debemos permanecer sordos a la pobreza de nuestro vecino, a nuestro compañero de trabajo siendo despedido.

Los capitalistas se están agrupando y también mantienen el poder político; nuestro único seguro es nuestra asociación, nuestra solidaridad.

CAMBIAR EL ORDEN SOCIAL ES UN DERECHO IRREBATIBLE

Antes de las elecciones del 24 de junio, el Partido Comunista de Turquía dijo que “hay una gran crisis en el horizonte, debemos estar preparados”.

Debemos organizarnos, levantarnos contra las injusticias, contra los esfuerzos de cargar el peso de la crisis en los hombros de los trabajadores y el pueblo trabajador.

Sobre todo debemos levantarnos contra este orden social que nos condena a las operaciones imperialistas, al empobrecimiento a casi el 20% en un sólo día, al desempleo y el hambre. No tendremos paz en este sistema de explotación. La comodidad, la paz, la prosperidad, la abundancia no son más que pura fantasía en este sistema. El sistema de explotación es el placer de una pequeña minoría.

Este orden social debe ser derrocado de una vez.

El reino de los capitalistas debe llegar al final.

PARTIDO COMUNISTA DE TURQUÍA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.