Una niña africana en un campo de refugiados en algún lugar del continente africano.

La ONU alerta de que el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) promueven “agresivamente” la privatización de servicios básicos. 

El relator especial sobre Pobreza Extrema y Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Philip Alston, afirmó que “la privatización de derechos transforma a los más vulnerables en clientes” y esa ola ha sido impulsada, “no solo por los Gobiernos y por el sector privado, sino también por organizaciones internacionales como el FMI y el BM”.

En un informe sobre la extrema pobreza y los Derechos Humanos (DDHH) dirigido y presentado el domingo a la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), Alston sugiere que con la privatización de servicios básicos “la igualdad y la no discriminación quedan inevitablemente relegadas a un segundo plano”.

“La privatización ha acabado convirtiéndose en una ideología de la gobernanza. El objetivo prioritario de la privatización es el beneficio económico. Las personas pobres, necesitadas o con problemas, quedan marginadas. El cuidado, la compasión, la interacción social, la solidaridad y la comunidad, entre otros, se ven como conceptos ajenos que corresponden a otros ámbitos (políticos)”, agrega en su escrito el relator especial de la ONU.

Según Alston, la privatización de los recursos viene de la década de los ochenta y busca “reducir el papel del Estado”, y culpa de este proceso al neoliberalismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.