El cine español es una mafia donde siempre actúan los mismos actores dóciles al poder. Aún no ha tenido cojones de hacer una película OBJETIVA sobre la Guerra Civil española, y eso se debe a que está prohibido por el régimen diabólico de Madrid. Y sus cobardes directores lo acatan sin rechistar.

Es una vergüenza- una conciliación con los criminales-, ubicar en un mismo plano a la victima y al verdugo “Los dos bandos fueron iguales” siempre es su mensaje, descarado o entre líneas.

Que le hablen de esa “igualdad” comparativa a los familiares de los 150 mil enterrados en las cunetas con un tiro en la nunca, cunetas a las que podríamos definir como “la mayor fosa común del mundo”

En eso sí que los vencedores fueron los “mejores”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.