El Gobierno turco ha sugerido este lunes que Francia encubre el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi para salvaguardar sus intereses económicos.

“No se sorprendan si niegan el asesinato de Khashoggi, que incluso Arabia Saudí ha reconocido. Maldito dinero. Seguid de cerca quién está cerrando qué tipo de acuerdos recientemente”, ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu.

El canciller turco ha respondido de este modo a unas declaraciones hechas más temprano en la misma jornada por su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian, en las que había desmentido al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan y lo había acusado de “jugar un juego político” del caso Khashoggi.

Le Drian ha manifestado que, contrario a lo que dice el mandatario turco, el Gobierno galo no ha recibido las grabaciones del asesinato de Khashoggi ocurrido el pasado 2 de octubre en el consulado de Arabia Saudí en la ciudad turca de Estambul.

El ministro turco también se ha mostrado sorprendido de la acusación de su par francés contra Erdogan y ha calificado a Le Drian de “maleducado” por “haber cruzado una línea” con sus palabras y su acusación “desconsiderada”.

“No se sorprendan si niegan el asesinato de Khashoggi, que incluso Arabia Saudí ha reconocido. Maldito dinero. Seguid de cerca quién está cerrando qué tipo de acuerdos recientemente”, ha afirmado el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu.

Cavusoglu, asimismo, ha enfatizado que, en los próximos días, no es extraño que algunos países, también incentivados por sus intereses económicos, lleguen a negar el asesinato del periodista saudí, y ha advertido de que Ankara seguirá de cerca estos avances.

Khashoggi, columnista del diario estadounidense The Washington Post y crítico de los Al Saud, desapareció el pasado 2 de octubre tras entrar en la sede consular saudí en Estambul. El presidente turco señaló de que la responsabilidad de su muerte recaía sobre altos cargos saudíes.

El régimen saudí rechazó en un principio toda implicación en la desaparición del periodista, pero, debido a la fuerte presión internacional, la Fiscalía saudí confirmó su muerte, si bien, justificó que se trató de una “pelea” en la sede consular. Como nadie creyó su versión, días después anunció que el asesinato fue premeditado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.