Una manifestante ha muerto atropellada y al menos 227 personas han resultado heridas, cinco graves, durante las protestas de ayer en Francia por el alza de los impuestos a los carburantes, agrupadas en el movimiento espontáneo conocido como los “chalecos amarillos”.

Además, hay 117 detenidos, 73 de los cuales han quedado bajo custodia policial.

Jubilados, profesionales liberales o pequeños comerciantes han figurado entre los 300.000 participantes movilizados en unos 2.000 puntos repartidos por todo el país, como rotondas, peajes y puentes, muchas veces sin haber avisado a las autoridades, lo que ha generado desconcierto entre la policía.

La policía alertó de que con la caída de la noche cambia el perfil de los manifestantes y se quedan los más proclives a generar disturbios.

De entre las centenas de incidentes, destaca la muerte en Pont-de-Beauvoisin (sureste de Francia) de una mujer de unos 50 años atropellada por otra que tuvo una crisis de nervios cuando los manifestantes golpearon su coche.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.