Simeferópol (Rusia), 25 nov (Sputnik).- Rusia cerró el estrecho de Kerch para las embarcaciones civiles tras el incidente de esta mañana con tres buques de guerra ucranianos, dijo a Sputnik el director general de la empresa KMP que gestiona los puertos de Crimea, Alexéi Vólkov.

“El estrecho de Kerch está cerrado para las embarcaciones civiles”, declaró Vólkov alegando los motivos de seguridad.

La Dirección de Fronteras del Servicio Federal de Seguridad (FSB) en Crimea denunció más temprano que tres buques de guerra ucranianos incursionaron en el mar territorial de Rusia hacia las 7.00 hora Moscú (4.00 GMT) y avanzan hacia el estrecho de Kerch, a pesar de que necesitan un permiso para navegar en esta zona, cerrada provisionalmente.

El FSB señaló en una nota de prensa que guardacostas rusos “están tomando las medidas necesarias para garantizar la seguridad de la navegación y poner fin a una provocación deliberada” de tres buques de la Marina de Guerra ucraniana, por quinta hora consecutiva. El objetivo, según el ente, es crear una situación de conflicto en esta región.

Por su parte, la Marina ucraniana acusó a los guardacostas rusos de “flagrante agresión” contra dos lanchas artilladas y un remolcador, que habían zarpado de Odesa, en la costa del mar Negro, con destino a Mariúpol, en el mar de Azov.

Uno de los barcos rusos, Don, supuestamente embistió al remolcador, causando daños a su motor principal y al revestimiento.

Ucrania dice haber avisado del paso de sus buques a Rusia acorde a las normas internacionales.

La libre navegación en el mar de Azov –mar interior entre Rusia y Ucrania, según un acuerdo bilateral– se complicó después de que guardacostas ucranianos detuvieran en marzo pasado y escoltaran hasta Berdiansk el pesquero ruso Nord con 10 tripulantes a bordo, por su visita a Crimea que para Kiev es “territorio ocupado”.

En agosto, las autoridades ucranianas arrestaron otro barco ruso, el Mekhanik Pogodin, anclado en el puerto de Jersón.

Moscú calificó las acciones de Kiev como “terrorismo marítimo” y contestó endureciendo los controles en la zona rusa del mar de Azov, que se conecta con el Negro a través del estrecho de Kerch.

Para Kiev, se trata de inspecciones injustificadas que entorpecen el tránsito de los barcos hacia los puertos de Ucrania y se traducen en demoras con un coste adicional para las navieras.

El Departamento de la Guardia Fronteriza de Crimea del Servicio Federal de Seguridad de Rusia sostiene que la inspección de embarcaciones extranjeras se efectúa de conformidad con el derecho del mar internacional y no ha generado denuncias por parte de los propietarios de los barcos.

También la vicecanciller ucraniana Elena Zerkal admitió que los guardacostas rusos no violan las normas durante la inspección de barcos ucranianos en el mar de Azov. (Sputnik)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.