Alepo, Siria, 24 de noviembre de 2018. Reuters

Expertos rusos de las tropas de protección de radiación, química y biológica (RJBZ, por sus siglas en ruso) han confirmado el caso de contaminación por sustancias químicas en la ciudad siria de Alepo, que este sábado sufrió un ataque con cohetes perpetrado por grupos terroristas, informa RIA Novosti citando a un representante de las RJBZ, teniente coronel Konstantín Potiomkin.

Este 24 de noviembre, terroristas lanzaron desde la zona desmilitarizada de Idlib ataques contra áreas residenciales de Aleppo con proyectiles que contenían sustancias tóxicas, presumiblemente cloro. Despues del bombardeo, según los médicos sirios, fueron hospitalizadas más de 70 personas. La agencia SANA informó de 107 civiles que fueron llevados a hospitales. Posteriormente, las Fuerzas Aeroespaciales rusas contratacaron la zona desde la que se lanzaron los proyectiles, elimnando a los radicales.

“Los especialistas de las tropas de RJBZ, gracias al uso de analizadores de gas, confirmaron el hecho de que el área estaba contaminada con químicos”, ha declarado Potiomkin.

“Hemos tomado muestras de suelo, fragmentos de los edificios y fragmentos de municiones para un examen posterior en el laboratorio de la base aérea de Jmeimim. Esto nos permitirá a determinar la composición de la sustancia tóxica”, ha añadido.

  • En octubre, desde el Ministerio de Defensa ruso culparon a la irresponsabilidad de los países occidentales de que los terroristas sirios se hayan apoderado de una sustancia tóxica como el cloro, una situación que tiene consecuencias impredecibles
  • La parte rusa también instó a los países occidentales a que pongan fin a las provocaciones contra las autoridades sirias a través de los grupos terroristas que están en las zonas bajo su control
  • Además, el Ministerio de Defensa ruso en repetidas ocasiones ha informado acerca de trasiego de cloro por parte de militantes en varias regiones sirias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.