El estrecho de Kerch bloqueado por un carguero, el 25 de noviembre de 2018 Andréi Krylov / Sputnik

El pasado domingo, las aguas cercanas a la península de Crimea fueron el escenario de una intensa persecución de tres barcos militares ucranianos que violaron la frontera estatal de Rusia y realizaban maniobras peligrosas, ignorando los requerimientos de la Guardia Fronteriza rusa. Desde Moscú han tachado de provocación planeada las acciones de la Armada de Ucrania, mientras que Kiev está considerando declarar la ley marcial.

Todo empezó alrededor de las 07:00 (hora de Moscú) de este 25 de noviembre, cuando los buques de la Armada ucraniana ‘Berdiansk’, ‘Nikopol’ y ‘Yany Kapu’ en violación de los Artículos 19 y 21 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, cruzaron la frontera estatal rusa e ingresaron ilegalmente en el espacio acuático temporalmente cerrado del mar territorial de la Federación de Rusia.

Alrededor de las 11:30 hora de Moscú (08:30 GMT), otras dos naves militares ucranianas zarparon del puerto de Berdiansk y se acercaron al estrecho de Kerch desde el otro lado. Ante esta situación, por motivos de seguridad se tomó la decisión de bloquear el estrecho de Kerch con el uso de un carguero mercante de enormes proporciones estacionado debajo del arco del puente de Crimea, cerrando de este modo el único paso a través del estrecho.

El barco de carga iba acompañado de varios buques militares rusos, además la zona de tensión fue patrullada por un helicóptero de combate Ka-52 y aviones militares rusos Su-25.

A las 19:00 (hora Moscú) los tres buques ucranianos realizaron otro intento de acciones ilegales en el mar territorial de la Federación de Rusia tras ignorar “los requerimientos legales de los barcos y las lanchas motorizadas” de la Guardia Fronteriza del FSB y de la Flota del mar Negro de la Federación de Rusia. Con el fin de detener a los buques militares ucranianos, Rusia utilizó armas, tras lo cual en las aguas territoriales rusas en el mar Negro los tres buques de la Armada de Ucrania fueron apresados.

“A los tres militares heridos de las Fuerzas Armadas de Ucrania les fue prestada asistencia médica. Sus vidas no corren peligro“, precisó un comunicado del FSB. Además, desde el FSB han subrayado que “la parte ucraniana está al tanto del procedimiento para el paso de los buques de guerra por el mar territorial de la Federación de Rusia y por el estrecho de Kerch-Yenikalski. Anteriormente utilizaron este procedimiento para pasar por allí pacíficamente“.

Como resultado, los tres barcos de la Armada ucraniana han sido transportados al puerto ruso de Kerch. Además, se ha incoado una causa penal en virtud de la parte 3 del artículo 322 del Código Penal de la Federación de Rusia (cruce ilegal de la frontera estatal).

Postura de Ucrania

A pesar del hecho de que los barcos militares ucranianos violaron la soberanía rusa, Kiev está acusando a Moscú de supuesta agresión y está a punto de declarar la ley marcial por 60 días en el territorio nacional: el presidente Piotr Poroshenko la madrugada de este lunes ya ha apoyado esta decisión del Consejo

Tras la introducción de la ley marcial en el territorio ucraniano, se efectuará la movilización de los individuos sujetos al servicio militar del primer turno, explicó Poroshenko, quien al mismo tiempo prometió que “Ucrania no llevará a cabo acción ofensiva alguna”, sino “exclusivamente acciones para defender su territorio, proteger y garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos”.

Una provocación planeada

“Hay evidencias irrefutables de la preparación y realización por parte de Kiev de las provocaciones mediante la Armada de Ucrania en la zona de mar Negro” y “estos materiales pronto se harán públicos“, han asegurado desde el Servicio de Seguridad Federal de Rusia (FSB, por sus siglas en ruso) en relación con el indicente.

Por su parte, la portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajárova, ha tachado de métodos criminales y provocación las acciones de Ucrania en el estrecho de Kerch. “Son bandidos de carretera. Y sus métodos son de bandidos: al principio la provocación, luego la presión de fuerza y luego la acusación de agresión“, escribió.

“Estoy seguro de que detrás de esta provocación están los propietarios occidentales del régimen de Kiev: no es casual que los políticos europeos y estadounidenses en los últimos meses hayan expresado activamente su preocupación por la situación en el mar de Azov. Ucrania, como un país privado de soberanía y que está bajo control externo, es una herramienta para alimentar la tensión internacional“, ha expresado al respecto el jefe de la república rusa de Crimea, Serguéi Axiónov.

Además, “en relación con el peligroso desarrollo de la situación” en el mar de Azov y mar Negro, Rusia ha solicitado una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU la mañana del 26 de noviembre con la agenda de mantener la paz y la seguridad internacionales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.