Ayer se produjo un grave incidente naval en el Estrecho de Kerch entre buques ucranianos y rusos. Un barco ruso golpeó violentamente en el costado al remolcador ucraniano Yani Kapou cuando éste se acercaba al puente de Kerch escoltado por dos barcos de guerra ucranianos, el Berdyansk y el Nikopol.
El Estrecho de Kerch delimita las aguas del Mar de Azov y el Mar Negro. Sobre el mar, Rusia ha construido un puente para tener un acceso terrestre a la Península de Crimea, anexionada por Rusia tras el Golpe de Estado fascista de Kiev en 2014.

En virtud de un acuerdo de diciembre de 2003 entre ambos países, el mar de Azov tiene el estatuto de “aguas interiores de Ucrania y Rusia” y el estrecho de Kerch está controlado conjuntamente.

Los tres barcos ucranianos navegaban desde el puerto de Odessa, en el Mar Negro, hasta Mariupol, en el Mar de Azov. Desde septiembre, Kiev ha estado trabajando para reforzar su presencia militar en este mar poco profundo, atrapado entre Crimea y Rusia y cerrado por el Estrecho. Un tránsito anterior de buques de guerra ucranianos a finales de septiembre ya dio lugar a tensiones, sin llegar a la confrontación.
Según la versión rusa, la travesía de estos barcos es una violación de sus aguas territoriales. Moscú había anunciado previamente el cierre del Estrecho debido a la presencia de un buque comercial, y no habían sido informados de los proyectos ucranianos. La Armada ucraniana afirma que advirtió a Rusia previamente del itinerario de sus barcos. Como Kiev no reconoce la anexión de Crimea, tampoco reconoce el límite de las aguas territoriales rusas.
Un vídeo publicado anoche, aparentemente filmado por un marinero ruso, muestra la peligrosa maniobra. Se oye a un oficial ruso ordenando “aplastar” al barco ucraniano. La armada ucraniana informó inmediatamente del incidente e indicó que los otros barcos seguían su camino.
Entonces cuando los barcos rusos abrieron fuego contra los dos barcos de escolta que seguían al Yani Kapu, después de que rechazara la orden de detenerse. Fueron inutilizados y luego detenidos. En las grabaciones de audio publicadas por el sitio web ucraniano Liga, se oye a los marineros rusos advertir a sus homólogos ucranianos: “Manos arriba o disparamos”.
La marina ucraniana ha sido puesta en alerta. Anoche helicópteros y aviones de combate rusos se dejaron ver sobre el puente y, de madrugada, los rusos han retirado el petrolero que habían colocado bajo los arcos del puente. Además, los rusos han anunciado la reapertura de la navegación en el Estrecho.
Ayer la Armada ucraniana informó de una escalada y un enfrentamiento entre varios buques de guerra rusos y ucranianos. Esto dio lugar a que la Armada rusa disparara contra tres barcos ucranianos que luego fueron asaltados por los comandos del FSB, el servicio de seguridad ruso responsable de la protección de fronteras. Según Kiev, seis marineros resultaron heridos y 23 fueron capturados en el asalto, el más grave en esta zona, donde las tensiones han seguido aumentando en los últimos meses.
El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, seguida posteriormente por la parte rusa. Estaba previsto que esta reunión se celebrara a última hora de hoy por la mañana en Nueva York.
Poroshenko ha pedido al Parlamento la aprobación de la ley marcial, lo que podría provocar una ruptura de las relaciones diplomáticas con Rusia, el establecimiento de un estado de emergencia, o incluso el aplazamiento de las elecciones presidenciales de marzo del año que viene.
El objetivo de Ucrania es aflojar la mordaza sobre sus dos principales puertos del mar de Azov, Berdiansk y Mariupol. Desde la inauguración del puente entre Crimea y Rusia en mayo, Moscú ha estado llevando a cabo inspecciones sistemáticas en los buques comerciales con destino a estos puertos, lo que ha provocado retrasos muy costosos que pueden durar hasta varios días. En respuesta a estas medidas, Kiev ha comenzado a transferir parte de su armada (de la que casi el 80 por ciento de ella se perdió en 2014 con la anexión de Crimea) a esta zona anteriormente menos militarizada.
Anoche en Kiev varias decenas de manifestantes se reunieron frente a la embajada rusa. En el Donbass, una región fronteriza con el mar de Azov, se ha informado de un aumento de los disparos y bombardeos a lo largo de la línea de frente entre el ejército ucraniano y las fuerzas de las Repúblicas Populares.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.