El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, ofrece una rueda de prensa, Estambul, 30 de octubre de 2018. (Foto: AFP)

Turquía vuelve a acusar al príncipe heredero saudí del asesinato de Khashoggi, y denuncia que los asesinos del periodista disfrutan desmembrando a la gente.

En una entrevista concedida el lunes al diario germano Süddeutsche Zeitung, el canciller turco, Mevlut Cavusoglu, descartó que aquellos que asesinaron el pasado 2 de octubre al periodista opositor Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul hubieran actuado arbitrariamente o sin orden del príncipe heredero, Muhamad bin Salman.

Al señalar que escuchó una de las grabaciones de audio que revelaban los momentos del asesinato, el titular turco subrayó que “se podía escuchar en la grabación cómo el experto forense (del escuadrón saudí) daba instrucciones”.

“Se escuchaba a (el forense militar Salah al-Tubaigy) decir que los demás debían escuchar música mientras él está descuartizando el cuerpo. Se puede entender que le gusta hacerlo. Le gusta desmembrar a la gente. Esto es asqueroso”, remarcó.

El máximo diplomático turco, recogido a su vez por el diario turco Hurriyet, recordó que hay muchas pruebas que responsabilizan al polémico hijo del rey saudí Salman bin Abdulaziz Al Saud.

Cavusoglu se refirió a un informe dado a conocer la semana pasada, en el que se afirma que el forense militar saudí Salah al-Tubaigy desangró al columnista del diario The Washington Post antes de desmembrar su cadáver.

“Se escuchaba a (el forense militar saudí Salah al-Tubaigy) decir que los demás debían escuchar música mientras él está descuartizando el cuerpo. Se puede entender que le gusta hacerlo. Le gusta desmembrar a la gente. Esto es asqueroso”, dijo el canciller turco, Mevlut Cavusoglu, sobre el asesinato de Jamal Khashoggi.

El caso Khashoggi ha desatado una gran ola de condenas a nivel internacional y sacudió con fuerza la realeza gobernante en Arabia Saudí. En un principio, Riad aseguraba que Khashoggi abandonó el consulado, pero más tarde sucumbió a las presiones internacionales ofreciendo distintas versiones sobre el crimen cometido.

El Gobierno de Turquía y la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, afirman contar con grabaciones, las cuales corroboran que la orden para asesinar a Khashoggi vino directamente de Bin Salman.

Sobre Bin Salman pesan además las responsabilidades de la agresión saudí a Yemen y la muerte de miles de civiles y niños y la peor crisis humanitaria del mundo y del “secuestro” del premier libanés, Saad Hariri, en 2017.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.