Imagen ilustrativa. Mark Schiefelbein / AP

El gobierno chino ordenó detener las investigaciones genéticas recientemente anunciadas por He Jiankui, científico de ese país, informa la agencia AP.

Según declaraciones brindadas a la televisión estatal por el viceministro de Ciencia y Tecnología, Xu Nanping, ese Ministerio se opone de manera contundente al “escandaloso e inaceptable” trabajo realizado en torno a los supuestos bebés modificados genéticamente. El experimento de Jiankui “cruzó el límite de la moral y la ética” de la comunidad científica, dijo Nanping.

Aunque las autoridades chinas informaron que se adelanta una pesquisa, todavía no se ha divulgado cuáles son las medidas concretas adoptadas.

Jiankui transmitió a su vez que prestará colaboración “en todas las investigaciones” de su trabajo y suministrará a “terceros, para su revisión”, los datos aún no elaborados.

El controvertido investigador debía hablar de nuevo en la conferencia internacional celebrada esta semana en Hong Kong con motivo de la edición genética, donde dio a conocer por vez primera los supuestos frutos de su experimento. Como respuesta al escabroso suceso, científicos allí reunidos elaboraron un comunicado en el que se afirma que es irresponsable manipular genéticamente óvulos, esperma o embriones, al no conocerse de manera suficiente los riesgos que esa acción conlleva.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.