Este sábado, China ha lanzado con éxito la sonda Chang’e-4 en el cohete Long March 3B que puede dar un salto histórico en la ciencia al examinar el sector oculto de la Luna, aún no explorado.

La sonda —llamada en homenaje a la diosa de la Luna en la mitología china— viajará durante 27 días hasta posarse el próximo enero en el cráter Von Kármán, que se encuentra en el lado oscuro del satélite natural de la Tierra. Ahí llevará a cabo mediciones y recolección de rocas que podrían revelar nuevos detalles. Además, se espera que la profundidad del cráter permita el estudio de la corteza y del manto de la región lunar más alejada de la Tierra.

El proyecto incluye también un experimento biológico, que debe mostrar si existe la posibilidad para mantener la vida y con ese fin Chang’e-4 lleva semillas de papa y arabidopsis, una planta emparentada con el repollo y la mostaza, y huevos de gusanos de seda.

El próximo objetivo de China será lanzar la sonda Chang’e-5, que tendrá como misión traer a la Tierra muestras de la Luna.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.