Una niña siria recibe tratamiento en un hospital en Alepo tras representar síntomas de asfixia por un ataque con gas tóxico, 24 de noviembre de 2018.

Rusia contradice a EE.UU. y afirma tener evidencias sobre el uso de armas tóxicas por parte de las milicias contra los civiles sirios en Alepo.

“La parte rusa tiene pruebas irrefutables del uso de municiones llenas de agentes tóxicos contra la población civil el 24 de noviembre de 2018 en Alepo (norte de Siria)”, ha denunciado este viernes el Ministerio ruso de Defensa en un comunicado.

La Cartera rusa ha asegurado que, con este tipo de declaraciones, EE.UU. busca “blanquear la imagen de los terroristas internacionales que actúan en Idlib (noroeste de Siria, y se asocian con los pseudo rescatadores de los cascos blancos”.

Previo a la denuncia del Ministerio ruso, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Robert Palladino, alegó este viernes que Washington cuenta con información creíble, la cual apunta que el Ejército sirio usó en noviembre gas tóxico contra civiles en Alepo.

La nota de la Defensa rusa subraya también que el suministro de armas químicas por parte de los servicios especiales occidentales a los terroristas en Siria está sincronizado con las declaraciones del Departamento estadounidense de Estado.

Entre 73 y 107 personas, según diversas fuentes, fueron ingresadas en hospitales de Alepo, con síntomas de asfixia, después de que grupos terroristas lanzaran el pasado 24 de noviembre proyectiles cargados con gas cloro contra la zona residencial de Al-Jalidiya.

Un día después, Rusia lanzó un ataque de represalia contra la provincia de Idlib para destruir los sistemas de artillería que los grupos terroristas emplearon para atacar Alepo con armas químicas y prevenir otro ataque similar.

El Gobierno de Siria dijo que los llamados cascos blancos estuvieron implicados en el ataque químico de Alepo para responsabilizar a las tropas gubernamentales, tal y como ocurrió en la provocación en Guta Oriental (cerca de Damasco, capital) que dio a Occidente un pretexto para acusar a Damasco del uso de armas químicas y atacar instalaciones del Ejército sirio en abril pasado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.